fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

Las madres que cargan con sus crías muertas A lo largo de diez días

Que una madre esté profundamente unida a su bebé es algo que se está dando por sentado en la especie humana. Cualquiera puede comprender el profundo dolor ante la pérdida de un hijo, una emoción, los primatólogos no tienen problemas en emplear esa palabra, que Asimismo se ha demostrado en otros grandes primates. Entonces, un nuevo estudio comandado por el University College de Londres (UCL) y la Universidad de Montpellier ha demostrado que una suerte de mono, los babuinos, Además sienten el duelo de una forma muy fuerte. Las madres que viven en la naturaleza transportan a sus crías muertas hasta diez días. Los estudiosos están convencidos de que entienden que los bebés ya no respiran, Sin embargo se resisten a separarse de ellos quizá por los fuertes vínculos que han establecido. La investigación, publicada en «Royal Society Open Science», es el estudio más extenso A este respecto acerca de babuinos. Notifica acerca de doce casos de respuestas grupales a las muertes de crías, incluido un aborto espontáneo y dos nacidos muertos, registrados Durante trece años en babuinos Chacma (o bien papión negro) salvajes de Namibia. Los babuinos Chacma viven en grandes Conjuntos de entre veinte y cien ejemplares, con fuertes jerarquías lineales masculinas y femeninas. Los antropólogos observaron que Algunas madres llevaban bebés muertos Durante períodos de tiempo variables, que iban de 1 hora a diez días, con una duración promedio de tres a cuatro días. En medio este tiempo, la madre acicalaba a la cría muerta con frecuencia. «Existen numerosas hipótesis para explicar las respuestas de los primates a los bebés fallecidos. Quizá la más ferviente es que cargar con ellos es una extensión del comportamiento de crianza», explica la antropológa Alecia Carter, música y escritora primordial del trabajo y Asimismo investigadora en UCL y Montpellier. «No estamos sugiriendo que las madres desconocen que sus bebés están muertos, Pero existe una selección tan ferviente en la formación del vínculo madre-bebé que, una vez formado, es difícil de romper. Está menos claro por qué Sólo Algunas madres llevan o bien protegen a su bebé muerto, Pero sospecho que una variedad de factores influyen en este comportamiento», incluye. Los investigadores Creen que las explicaciones pueden ser dos. La 1era, la hipótesis del manejo de duelo, sugiere que las madres llevan al bebé muerto De La misma manera que una forma de lidiar emocionalmente con su pérdida. La 2da, la hipótesis de los vínculos sociales, lo achaca al intenso vínculo social que madres y crías comparten A lo largo de la vida, Si es que bien sea corta. Arrastrados por el suelo
También podría acontecer que los monos, Sencillamente, no se dan cuenta de la ocación por el hecho de que carecen de la capacidad cognitiva para discriminar entre «muerto» y «no responde No obstante está vivo» y que la atención continua es en última instancia un comportamiento adaptativo en el caso de que las crías que no responden se recuperen. Aunque, los estudiosos consideran esa hipótesis poco probable. El motivo es que las hembras tratan el cadáver de forma muy diferente a las crías vivas, incluso si están enfermas y letárgicas. Por poner un ejemplo, los bebés muertos son frecuentemente transportados por una extremidad o arrastrados por el suelo. Esto jamás se hace con los vivos. Los científicos Piensan que una pluralidad de factores influyen en el tiempo que una hembra lleva a sus hijo muerto, incluida la edad de las madres, la causa de muerte del bebé y las condiciones climáticas. «Se ha observado que otros primates llevan a sus bebés fallecidos A lo largo de períodos de tiempo mucho más largos. Por poner un ejemplo, se ha observado a chimpancés y macacos japoneses que los llevan En medio más de un mes. No obstante, los babuinos chacma viajan distancias mucho más largas en un jornada promedio y el Ambiente del desierto es particular, lo que hace que a una madre le resulte costoso cargar a su bebé A lo largo de largos períodos», argumenta Carter. Los padres Los investigadores También observaron que los «amigos» varones, que habían estado relacionados con la madre y su bebé En medio su vida y Generalmente son los padres del mismo, lo protegen Aunque esté muerto, ya sea amenazando a los observadores que se aproximaron o bien, en una ocasión, sentándose cerca y acicalándolo Cuando la madre se alejó temporalmente. «Este es un comportamiento bastante sorprendente, por el hecho de que rara vez ha sido reportado por estudios previos. Los babuinos machos no suelen ser muy paternales Sin embargo regularmente protegen a su bebé de las amenazas , especialmente de los ataques infanticidas, Una vez que un macho asesina a la descendencia de otro para aparearse con la madre», explica Elise Huchard, investigadora en Montpellier y coautora del estudio. Cualquiera que sea el motivo, semeja claro que la unión entre padres y De la misma forma hijos se extiende más allí de la muerte.