Los países cierran sus fronteras y extreman la seguridad para luchar contra el coronavirus