fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Aprovechar una buena epidemia

Demasiada gente lleva demasiado tiempo con el tantarantán de que la democracia liberal no funciona. Hasta la forma en que el régimen de República Popular China ha convertido su autoritarismo en la mejor medicina en contra de el coronavirus forma ya comunicado del casposo repertorio que cuestiona la libertad, la dignidad de las personas y los derechos humanos Del mismo modo que si es que la democracia fuese el equivalente a un pacto de suicidio colectivo. No queriendo desaprovechar una buena pandemia, todo tipo de inseguros dirigentes autoritarios –desde dictadores consagrados a novedosos practicantes del nacional-populismo– aprovechan el instante para expandir Aún más sus poderes ejecutivos en cuestiones que poco o bien nada tienen que ver con la defensa de la salud pública. La creciente lista de sospechosos habituales está encabezada por República Popular China y Rusia, No obstante De la misma forma añade a Hungría, Israel, Chile, Singapur, Jordania, Filipinas, Azerbaiyán, Egipto, Tailandia, Enorme Bretaña, U.S.A. o bien Bolivia. La gran excusa compartida por estos gobiernos, que de forma tan oportunista han empezado a saltarse toda clase de líneas rojas dentro de su búsqueda terminante de chivos expiatorios, es que los tiempos extraordinarios que sufrimos requieren medidas extraordinarias. Con el agravante de que la angustia de los ciudadanos se traduce en una mínima resistencia frente este inquietante abandono de garantías constitucionales y demás consideraciones democráticas. Por supuesto que los funcionarios necesitan poderes especiales para combatir la actual pandemia. El problema es en el horario autócratas aprovechan el río revuelto del Covid-19 para asumir atribuciones que nada tienen que ver con el interés general. La velocidad viral con que se están aprobando estas medidas de emergencia y la tecnología disponible no favorecen precisamente ni controles para evitar abusos ni caducidad En el momento en que el maldito virus sea Para concluir sometido. El resultado más que previsible de este corrosivo brote autoritario será una erosión adicional de instituciones democráticas, con Todavía mayores facilidades para perseguir opositores y acallar voces disidentes.