fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Una ministra italiana plantea dar papeles a 600.000 ilegales

Es evidente que el coronavirus, más allá de sus trágicas cifras (602 muertos en La día de ayer y 2.972 nuevos infectados), está revolucionando muchas cosas en Italia. Por servirnos de un ejemplo, la eventual regularización de los inmigrantes ilegales en Italia ha entrado a formar una parte del debate público Desde hace días. Se necesitan para la agricultura y otros trabajos Al semejante que la asistencia a los ancianos. Los temporeros que llegaban de África, ahora no pueden venir. Los cuales ya se hallaban en Italia, unos 360.000, eran los «invisibles», explotados y marginados en guetos. Viven hacinados en campamentos, compartiendo miseria, acerca de todo en el sur. Debido a ellos la fruta, verdura y hortalizas llegaban a los mercados. Pero con la epidemia Covid-19 ese ejército de trabajadores, sin papeles, sin contratos y sin derechos, se ha tenido que quedar De la misma forma recluidos en sus tugurios. Más tarde muchos sostienen que pasan hambre. Un conjunto de esos trabajadores «invisibles» de Foggia, en la zona de Apulia, ha hecho un llamamiento por medio de la plataforma GoFundMe, con la intención de recolectar fondos: «Nuestro sudor es uno de los ingredientes de vuestra dieta diaria. Somos seres humanos, con el estómago prácticamente Siempre y en toda circunstancia y en todo momento vacío, y no Sólo brazos para ser explotados», afirman en su una parte de Gofundme, plataforma en la que ya han recogido 112.000 euros Desde el 3 de abril. Incremento de los precios
Mientras, los productos se marchitan en los sectores, en los árboles y en los invernaderos. Un desastre para la cadena agroalimentaria del «made in Italy». Los agricultores, pequeños y medianos, Piden a gritos una solución al gobierno. La primera organización importante en lanzar la voz de alarma ha sido Coldiretti (Confederación Nacional de Cultivadores): «Con el bloqueo de las fronteras, 370.000 trabajadores nos faltan en los campos». Con preocupación, el Gobierno de Giuseppe Conte investiga A partir de hace semanas de qué manera encarar el problema. Se teme especialmente que la escasez de productos cause un incremento desproporcionado de los costos, con el consiguiente malestar social. Hay que tener en cuenta que en Italia hay casi 10 millones de pobres, Conforme la escuela oficial de estadística (Istat). Para descubrir una solución la ministra de Agricultura, Teresa Bellanova, está intentando un consenso con Rumanía para que lleguen miles trabajadores del sitio del Este de Europa, Sólo de países comunitarios, para no disponer incidentes con los permisos. De todas formas, no es una solución fácil, En tanto que deberían hacer cuarentena, se les debería buscar alojamiento y sus sueldos tendrían que ser atractivos. Hasta acto seguido los temporeros llegaban acerca de todo de los posteriores países, Según los sindicatos: Marruecos (35.013), India (34.043), Albania (32.264), Senegal (14.165) y Túnez (13.106). Frente esta dramática ocasión, la ministra de Agricultura propuso una posible solución A partir de hace días y reiteró ayer: Regularizar a 600.000 inmigrantes ilegales pues «se tiene que prevenir la urgencia en los guetos, completar con su explotación y garantizar a las compañías mano de obra».