El coronavirus afecta a muchos más niños de lo cual se creía

Conforme un nuevo estudio recién publicado en Journal of Public Health Management and Practice, revista que edita la Universidad de Florida, el número de niños infectados por el coronavirus es mucho mayor de lo que reflejan las actuales estadísticas sobre la enfermedad. Un detalle “oculto” que, por lo menos en U.S.A., podría haber llevado a subestimar el requerimiento de sistemas de atención médica infantil y unidades de cuidados intensivos pediátricos. El estudio considera que por cada niño que llega a necesitar cuidados intensivos a causa de la pandemia existen otros 2.381 pequeños infectados por el virus que escapan, en su mayor parte, al control de las autoridades sanitarias. El cálculo se ha llevado a cabo analizando los data de un relevamiento del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades elaborado En base a un estudio clínico de más de 2.100 niños con Covid-19 en China. Según los registros de EEUU, 74 niños norteamericanos infectados entraron en las unidades de cuidados intensivos pediátricas entre el 18 de marzo y el 6 de abril, lo que significa que otros 176.190 niños más se infectaron A lo largo del mismo periodo de tiempo. Los niños menores de 2 años representaron el 30% de los casos, al tiempo que el 24% tenían entre 2 y 11 años y el 47% de los ingresados tenían entre 12 y 17 años. 50.000 niños hospitalizados
Los estudiosos Creen que si es que hasta finales de 2020 se infectara con coronavirus un 25% de la población de U.S.A., algo más que probable, llegaría a haber hasta 50.000 niños internados, de los cuales 5.400 estarían muy graves y necesitarían respiración asistida. Los informes clínicos indican que la duración promedio de la hospitalización de niños con Covid-19 es de 14 días. Un detalle en el horario menos alarmante si es que se tiene presente que en todo U.S.A. Sólo existen 5.100 camas para todo tipo de urgencias pediátricas. “Aunque el riesgo de enfermedad grave por Covid-19 es menor en casos pediátricos que en adultos -asegura Jason Salemi, maestro asociado de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de South Florida y cantautor principal de la investigación-, los hospitales deben estar preparados y tener los equipos y niveles de personal adecuados para hacer frente a una posible afluencia de pacientes más jóvenes”. Bajos ingresos
En la ocación de los niños, la hospitalización resulta más compleja de lo habitual, Porque muchos centros de salud prohiben visitantes para cumplir con los protocolos de alejamiento social y cuarentena. Y un cuidador Además podría estar infectado, lo que requeriría adaptar la logística habitual para el control de infecciones, aumentando Aún más la presión sobre los recursos del centro médico. También, Tras el alta hospitalaria, los niños pequeños probablemente serían incapaces de cumplir por ellos mismos las recomendaciones de autoaislamiento en el hogar. En su estudio, Finalmente, los investigadores señalan que la tasa de infección será mucho más alta para los niños en familias de bajos ingresos y con padres en trabajos manuales o de servicio, en los que no es posible trabajar Desde casa.