fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

En el momento en que los cocodrilos surcaban los océanos De la misma forma que si es que fueran ballenas

Hace al menos 390 millones de años, Algunas criaturas dotadas de cuatro extremidades dejaron el océano y se aventuraron sobre parte superficial terrestre. Son los ancestros de anfibios, reptiles, aves y mamíferos. La evolución siguió su curso y muchos de esos animales se hallaron cómodos en tierra firme, Mientras que otros decidieron regresar al mar definitivamente. Este es la situación de cetáceos Del mismo modo que ballenas y delfines. No obstante no fueron los únicos. Unos antepasados jurásicos de los cocodrilos modernos, conocidos De esta manera tal y como talatosuquios, tomaron mucho Ya antes, hace unos 180 millones de años, exactamente el mismo trayecto. Los talatosuquios eran seres insólitos. Predadores de hasta diez mts de largo, probablemente respiraban por la nariz en vez de por orificios de ventilación, Sin embargo tenían la piel suave y las maneras corporales de las ballenas y delfines modernos. Sus extremidades se convirtieron en aletas, racionalizaron sus cuerpos y desarrollaron colas onduladas para poder atravesar las olas. Sin embargo no Sólo eso, De la misma forma adaptaron su oído interno a la vida marina, De exactamente la misma manera que han descubierto estudiosos de la Universidad de Edimburgo. Al igual que explican en un Sólo nuevo estudio publicado en la gaceta «Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)», los científicos estudiaron los oídos de 18 reptiles extintos y 14 modernos, particularmente una estructura rígida del oído interno denominada laberinto óseo, que tiene repercusión en el equilibrio y la orientación espacial. Los resultados mostraron que estos antiguos cocodrilos desarrollaron canales auditivos más gruesos y un labertino óseo más compacto y pequeño a medida que se adentraron en el mar. «Los cambios en la manera del canal se adaptan mejor a la vida en los océanos, donde la flotabilidad puede apoyar a un animal, en comparación con la tierra, donde se Necesita un sentido de equilibrio altamente sensible para hacer ante a la gravedad y los paisajes complejos», asevera la paleontóloga Julia Schwab, responsable de la investigación. Los creadores Creen que ciertos de estos animales se limitaron a zonas costeras poco profundas, Pero otros llegaron a mar abierto y eran capaces de bucear por las profundidades. La cuestión es que algo muy parecido Ocurrió en los oídos de los cetáceos En el momento en que se sumergieron hace unos 50 millones de años. Eso sí, las antiguas ballenas fueron muy rápidas adaptándose al océano, al paso que los talatosuquios vivieron millones de años entrando y saliendo del agua. Conforme los autores, esta diferencia puede deberse a que los cocodrilos ponen huevos y tienen que ir a la tierra para poder hacerlo. Evolución convergente
Según los investigadores, las similitudes entre el oído interno de la ballena y el talatosuquio son un ejemplo de un fenómeno llamado evolución convergente en el que organismos dispares desarrollan independientemente peculiaridades afines, Del mismo modo que las alas de las aves, los murciélagos y los reptiles voladores extintos llamados pterosaurios, para adaptarse a entornos afines. «Los talatosuquios son uno de los Grupos de animales más peculiares que jamás hayan existido y Me sorprende que no reciban más atención», asevera el paleontólogo y coautor del estudio Steve Brusatte. Lo curioso, prosigue, «es que Comenzaron a cambiar sus esqueletos primero -extremidades en aletas, cola esponjosa…-, lo que les permitió moverse en el agua y convertirse en mejores nadadores, y Solo después cambiaron sus oídos, En tanto que los sistemas de sus sentidos tuvieron que evolucionar para mantenerse al día». El elenco planea continuar investigando otras características del cráneo para aprender más acerca de de qué forma se adaptan los animales que deciden cambiar el medio en el que viven. Un conocimiento que Además podría darnos pistas acerca de de qué forma evolucionarán los animales en el futuro.