fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Proa al Futuro

BARCOS ARGENTINOS JUNTO A LA PREFECTURA ECHARON A POTEROS CHINOS QUE PESCABAN EN AGUAS ARGENTINAS.


En el límite de la Zona Económica Exclusiva el capitán de al menos tres buques pesqueros marplatenses permitió, junto a Prefectura Naval Argentina, echar este fin de semana a un numeroso grupo de embarcaciones chinas que pescaba calamar en forma absolutamente ilegal dentro de las aguas argentinas.

La buena calidad del calamar que en esta época del año se encuentra en el extremo de la zona costera argentina atrajo una vez más a embarcaciones de empresas asiáticas que operan en forma ilegal, navegando sigilosamente, con los sistemas de identificación (AIS) apagados y las señales con el nombre de los barcos tapados, para no ser detectados.

Fuentes del Observatorio Marítimo de la Asociación Armadores Langostineros Federales Argentinos (ALFA) consignaron que, desde el jueves, alrededor de 100 barcos poteros de origen chino se encuentran robando diariamente una gruesa cantidad de toneladas de calamar dentro de la Zona Económica Exclusiva, a apenas unas 5 o 6 millas adentro de la plataforma continental y a 196 millas de la costa.

Además de destruir el recurso natural, la nutrida presencia de estos poteros extranjeros impide que los buques pesqueros argentinos puedan operar libremente en la zona. La puja, por supuesto, es económica.

Se calcula que cada uno de estos barcos chinos roba al menos 12 millones de dólares por día del litoral marítimo nacional apropiándose principalmente del calamar en aguas argentinas. La cifra es exorbitante si se multiplica por la totalidad de embarcaciones asiáticas en esta zona, más las que operan en otras zonas del país. Estiman que además de estos 100 poteros detectados, hay otros 350 en las inmediaciones, más otros 120 en el sur. La destrucción del recurso, las toneladas de calamares apropiadas y los millones de dólares son escandalosos.

Fue sin embargo el patriótico accionar de los capitanes de los buques marplatenses Beagle I, Don Pedro y Stella Maris I lo que permitió advertir -una vez más- la operatoria ilegal, denunciar la situación ante Prefectura Nacional Argentina y literalmente echar a al menos una parte de los poteros asiáticos fuera de las 200 millas que divide a la zona de pesca argentina de aguas internacionales.

Haciendo sonar sus ruidosas bocinas y enfrentándose a la nutrida flota extranjera, los capitanes de estas embarcaciones con asiento en el Puerto de Mar del Plata, que se encontraban en los límites de la Zona Económica Exclusiva pescando legalmente, enfrentaron y echaron a algunos de los poteros de origen chino que cuando cae la tarde, ingresan a las aguas argentinas y durante la noche se apropian de los recursos en forma clandestina.

En más de un caso, debido a que estos barcos asiáticos están “totalmente intercomunicados”, respondieron apoyándose entre sí y amedrentando a los pesqueros de bandera nacional.

En primer lugar, el capitán Pablo Isasa, al mando del Beagle I, su par del Stella Maris I, Eduardo Sosa y el capitán del Don Pedro, Alberto Mendoza, dieron oportuno aviso a Prefectura mediante un mensaje por el Sistema de Avistaje en el Mar (Siamar), que los obliga a informar cualquier tipo de avistamiento en altamar.

No obstante, la maniobra ya es conocida: cuando los barcos que pescan ilegalmente en aguas argentinas advierten la llegada de alguno de los guardacostas de Prefectura a través de los radares, simplemente se retiran. Entonces atraviesan esas cinco o seis millas que los separan del límite de la Zona Económica Exclusiva en menos de diez minutos y el delito se esfuma.

Prefectura, cabe aclarar, no puede detectar a estas embarcaciones debido a que pescan con el AIS apagado (solo se observan estando allí, mar adentro) y sus señales identificatorias tapadas, en clara infracción a las normativas vigentes. Sumado a eso, en los últimos días una pesada niebla afectó las tareas de control en ese sentido.

PROA AL FUTURO RADIO ES UNA REALIZACIÓN DE RICARDO FERRADAS Y MARCELO MUCHI.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *