fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

la día en que Zambia lloró la muerte de su selección

Hace 27 años el fútbol africano vivía una tragedia. El 28 de abril de 1993 el aeroplano que llevaba a la mejor generación de jugadores de la historia de Zambia y del continente, se precipitó en el océano Atlántico, en ante de la costa de Gabón, matando a los 30 pasajeros, entre ellos los 18 internacionales, aparte de entrenadores y del 1er magistrado de la Federación del país. No hubo ni un superviviente y aquella terrible tragedia ha marcado para siempre y en todo momento y en toda circunstancia y en toda circunstancia el deporte del continente africano y de la vida de este país.

El sueño era real. Zambia podía vivenciar en la piel la sensación de ir a su 1er Mundial. Un sueño que había empezado en los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988, en el instante en que un club de  desconocidos parecía ser Solo un invitado más al campeonato de fútbol, incapaz de competir en ante de los grandes favoritos. Pero ante la Italia de Tassotti y Ferrara, Zambia se anunció al planeta con una goleada (4-0) y un hat-trick de Kalusha Bwalya, que de Corea fue de forma directa a Holanda, firmar con el PSV. El centrocampista, de 25 años, superó a Roger Milla, Rabah Madjer y George Weah y fue elegido el mejor futbolista africano el año

Un éxito que abrió el camino para la mejor generación de futbolistas que el país había producido en su historia. Que se quedó a un encuentro de clasificarse al Mundial de Italia 1990 Pero que había madurado y vivía su mejor instante en la clasificación para EE UU 1994. Seis de los jugadores que estaban en Seúl hacían una parte del club que en 1993 pasó por Madagascar, Namibia, Tanzania y Burkina Faso en la fase de Conjuntos. Cinco de ellos ingresaron en aquel aeroplano con destino a Dakar, para enfrentarse a Senegal, en la fase final de la clasificación para el Mundial de 1994.

«No hay palabras para delimitar el sentimiento devastador que tomó el país aquel día», contó Kalusha en una entrevista a la FIFA en 2018, que sobrevivió a la tragedia por el hecho de que fue a Senegal en otro vuelo, directo de Europa, por el hecho de que no pudo presentarse debido a compromisos de calendario con el PSV. «Había tanta esperanza, tanta alegría cerca de de nuestro club que pasamos días llorando, fue devastador para nuestro pueblo», explica el exjugador, que dio la cara en el resto de las eliminatorias liderando un club lleno de juveniles y estuvo a un encuentro de obtener la que hubiese sido la clasificación más increíble de la historia del deporte.

Cinco semanas Después de la tragedia, Zambia ganó a la todopoderosa Marruecos por 2-1 ante unos 50.000 hinchas que llenaron al Independence Stadium de emoción. Después de un empate y una senda goleada (4-0) ante Senegal, Kalusha y sus muchachos necesitaban un empate en Marruecos para sellar su billete a EE UU 1994. En un encuentro de infarto, donde llegaron a meter dos balones al travesaño y se quejaron de un mal arbitraje del colegiado gabonés Jean-Fidel Diramba, los héroes de Zambia terminaron cayendo por un 1-0, con un gol de Laghrissi en el 62′, que clasificó a Marruecos al Mundial.

Pero la historia de superación de este club no había llegado al final. Tan Solo dos meses ya Ya antes de arranque del Mundial de 1994, Kalusha y sus muchachos volvieron a llenar a Zambia de orgullo en el instante llegaron a la final de la Copa Africana de Naciones en Tunisia, en el instante perdieron contra el superequipo de Nigeria, con Okocha, Finidi, Amuneke, Amokachi y compañía.

No sería hasta 2012, con la conquista de la África en Gabón, que Zambia pudo Para finalizar celebrar el título continental y dedicarlo a las 30 damnificados de aquella tragedia del 28 de abril de 1993.

Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *