fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

La ‘Quinta del Buitre’, de héroes a villanos

El fútbol de España siempre y en todo momento y en toda circunstancia y en toda circunstancia debería estar agradecido a la ‘Quinta del Buitre’. No solo con lo que significó su escenificación en el Real la villa de la capital de España y en la Liga al arranque de la década de los 80 desde el punto futbolístico y social, Sino más bien más bien Asimismo por su aportación a la Selección en aquellos tiempos en los que “jugábamos como jamás y perdíamos como siempre y en todo momento y en toda circunstancia y en toda circunstancia”.

Butragueño, Míchel, Sanchís, Martín Vázquez y Pardeza jamás llegaron a convenir juntos acerca de el terreno de juego en ningún encuentro del club nacional, No obstante los cinco sí estuvieron presentes en el Mundial de Italia 90. Los cuatro primeros jugando en el Real la villa de la capital de España y el último ya en el Zaragoza. Todo un hito que esa generación modelo pudiera coexistir en la máxima competición mundial a nivel de selecciones.

No concurrieron los cinco acerca de el terreno pues, por norma general, en el instante entraba Pardeza solía salir Butragueño. Y en el instante no fue De este modo, en el último amistoso contra Yugoslavia ya Ya antes del Campeonato, en el instante entró el zaragocista en un triple cambio fue sustituido Sanchís. En el Real la villa de la capital de España tampoco fueron titulares los cinco a la vez en la Liga. Coincidieron a través de dos partidos: contra el Espanyol (8’) y el Barca (13’). Pero, si compartieron el once titular en una semi-finales de Copa contra el Atlético (1986-87).

Habituales en las categorías cantera de la Selección, la 1era aparición de uno de los componentes de ‘la Quinta’ en la absoluta fue en la Eurocopa 88 en Francia. Miguel Muñoz se llevó a un Emilio Butragueño con 20 añitos, No obstante no llegó a debutar. Él fue Asimismo el primero en estrenarse. Justo en el 1er encuentro clasificatorio para el Mundial de México 86 (17-10-84). Un año más tarde lo hizo Míchel (20-11-85).

Los dos fueron a El encuentro azteca y Asimismo como titulares. Precisamente fue allá donde el delantero vivió su gran noche con la Roja. Los cuatro tantos a Dinamarca en los octvs. en Querétaro.

El tercero en incorporarse al conjunto de internacionales absolutos fue Manolo Sanchís (22-11-86). más tarde del Mundial-86 y de proclamarse vencedor de Europa con la sub 21. Unos meses más, siempre y en todo momento y en toda circunstancia y en toda circunstancia con Miguel Muñoz como técnico, demoró Martín Vázquez (23-9-87). Los cuatro forman una parte de la nómina que controversia la Eurocopa 88 en Alemania. Sanchís, Míchel y Butragueño juegan como titulares los dos primeros partidos. Martín Vázquez entra en los segundos tiempos contra Dinamarca y Asimismo Italia. Y los cuatro son de la salida contra Alemania Federal en el último encuentro.

El quinto de la Quinta, Miguel Pardeza, tiene su ocasión el 11-10-89, ya con Luis Suárez de seleccionador, No obstante la lesión de Butragueño para ese encuentro contra Hungría, no deja a los cinco reunirse por 1era vez en el club nacional. El pleno se consumó en el Mundial de Italia 90. Ese fue el instante culminante de ‘la Quinta’ vestida de rojo.

Pardeza no retornó a ser llamado más tarde y los otros cuatro miembros sufrieron en 1era persona la desastrosa fase de clasificación para la Eurocopa del 92. Luis Suárez fue sustituido por Vicente Miera. Bajo el mando del cántabro tampoco se enderezó el rumbo y el club no se clasificó. Sanchís, Míchel, Martín Vázquez y Butragueño estuvieron presentes en el naufragio de Reykjavic, donde se perdió ante Islandia (2-0) y preludio de la derrota terminante en Sevilla ante la Francia de Platini (1-2) que certificó la eliminación –esa noche no jugó Míchel- y, Asimismo, supuso la 1era derrota en su ciudad fetiche.

A pesar de la desilusión de no estar en Suecia, nada hacía presagiar que con la llegada del nuevo técnico, Javier Clemente, su trayectoria internacional iba a ser truncada de raíz. Cuestión de meses. Sanchís y Pardeza ya no aparecieron en la 1era lista… ni en ninguna otra. Butragueño tampoco está en la del comienzo del vasco en Santander contra Inglaterra. Es repescado prácticamente por obligación para el cuarto encuentro contra la Republica de Irlanda por La carencia de gol del club en los tres encuentros jugados (uno en el amistoso del comienzo). Como el encuentro contra los ‘verdes’ en Sevilla Asimismo termina en empate sin tantos, la carrera del Buitre en la Selección Asimismo llega a su punto y final.

Tampoco Míchel pasa de ese encuentro. Sus llamadas en la era Clemente se resumen a tres de las cuatro primeras convocatorias. Es Martín Vázquez quien más entra en los planes del entrenador vasco. Titular en los cuatro primeros partidos, tres siendo Deportista del Olympique de Marsella y el cuarto, ya como madridista, fue suplente en el quinto y desaparece de la escena en el amistoso contra México en Las Palmas (27-1-93). más tarde aqueja una lesión en el quinto metatarsiano que le tiene dos meses apartado de la actividad. Su ciclo Asimismo se termina.

Ya no se vuelve a poseer rastro de ninguno. Sus vidas como internacionales forman una parte de la historia.



“Jamás reaccioné con ira cara Clemente”

En el libro “Corazones blancos”, Emilio Butragueño analiza su paso por la Selección y explica especialmente dos instantes cumbres de su trayectoria. Los cuatro tantos a Dinamarca en el Mundial-86 y su despedida forzada con la llegada de instante.

Los recuerdos de Querétaro fluyen son tal como si el encuentro se hubiese jugado la día de la día de ayer. Era su décimo quinto encuentro con la Selección (18-6-86) “Los expertos afirman que fue el mejor encuentro de mi carrera. Los profesionales somos conscientes de que marcar cuatro tantos en un encuentro es casi imposible y más si es en un Mundial y en un encuentro de tanta trascendencia. La vida fue muy generosa conmigo ese día. Fue tal como si me dijera Emilio te voy a dar un día de gloria. Fue un día de suerte”.

Seis años más tarde asimiló con Exactamente la misma grandeza que el seleccionador dejara de contar con él. “Hubo un proceso lento de asimilación. en la decepción que supuso no ser llamado más, intenté ser práctico y aceptar la realidad. Luché con el Real la villa de la capital de España para volver No obstante esa etapa estaba terminada. Jamás reaccioné con ira cara Clemente. Soy de los que piensa que la gente no actúa con mala fe. Era el seleccionador y elegía a los que él consideraba los mejores, De este modo de sencillo. en esta ocasión tuve presente el exquisito comportamiento de Santillana en el instante Di Stéfano lo sentó para incluirme a mí en el once titular del Real la villa de la capital de España”.


Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *