fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

El jefe del Gobierno ruso pide a la ciudadanía quedarse en Rusia este verano y no salir al inmigrante

El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, aparentemente restablecido Después de enfermar de COVID-19, ha solicitado a sus conciudadanos que se abstengan de viajar este verano al extranjero para pasar las vacaciones. A lo largo de una asamblea celebrada Ayer por videoconferencia con el presídium del comité coordinador de lucha contra la pandemia, Mishustin asumió que «algunos países han levantado ya las restricciones de confinamiento y comentan estar preparados para recibir turistas». Pero, advirtió que la OMS «no ha dado ninguna recomendación para reanudar los viajes al extranjero». «Pido a nuestros ciudadanos que no se apresuren. Sí, hemos logrado algunos de los avances en la lucha contra el coronavirus, Sin embargo hay que rememorar que la infección por COVID-19 nos vino A partir de el extranjero», señaló el 1er ministro ruso en una alocución que fue retransmitida por el canal público «Rossiya-1». Conforme su opinión, «es aconsejable abstenerse de hacer viajes turísticos fuera de Rusia (…) es mejor y más seguro pasar las vacaciones en el país propio». Tráfico aéreo detenido
Debido a la epidemia de coronavirus, Rusia detuvo el tráfico aéreo internacional el 27 de marzo. Sólo se han realizado vuelos chárter para repatriar ciudadanos rusos que quedaron atrapados en distintos puntos del mundo. Las fronteras terrestres fueron También clausuradas el 30 de marzo y, por ahora, no se ha anticipado ninguna fecha para reabrir el país. Rusia contabiliza ya más de 360.000 contagios por coronavirus y en torno a los 3.800 muertos. Acto seguido de Las palabras de Mishustin, en la sesión gubernamental de La día de ayer intervino el viceprimer ministro, Dmitri Chernishenko, para anunciar que «a partir del 1 de junio se irán levantando paulatinamente las restricciones a los viajes dentro del país y al turismo interno». Afirmó que «se está trabajando ya en las medidas a aplicar para posibilitar la apertura de hoteles, centros turísticos y playas». Sin embargo Chernishenko advirtió que «existe el peligro de una segunda ola de COVID-19». La semana pasada, el primer magistrado del comité parlamentario de Cultura y Deportes, Mijaíl Dégtiarev, aseveró que la industria turística rusa, sus resorts, balnearios, hoteles y líneas aéreas, podrían volver a estar funcionando absolutamente A partir del 1 de julio. Según sus palabras, «esperamos que A partir de el primero de julio se reanuden las conexiones aéreas y terrestres dentro de Rusia y se reabran los hoteles (…) También los balnearios y sanatorios». La mayoría, en Rusia
De pacto con una encuesta del centro sociológico ruso VTsIOM, Solo un 4% de los rusos planean veranear en el extranjero este año. El 61% declara su intención de no moverse del país. VTsIOM subraya el hecho de que la causa de semejantes preferencias se debe, no tanto al miedo de contagiarse en el extranjero, Sino más bien que a que la situación económica de los rusos ha empeorado por culpa de la pandemia. Los datos oficiales indican que el pasado año los rusos hicieron prácticamente 18 millones de viajes turísticos al inmigrante. Turquía prosiguió siendo el destino de vacaciones más popular para la población seguido de Alemania, Italia, Tailandia y España. Las autoridades turcas han informado que negocian ya el restablecimiento del flujo turístico con Rusia. Ankara espera reanudar los vuelos internacionales a mediados de julio. A inicios del año vigente, Ya antes de que la epidemia de coronavirus tomara impulso, los rusos permanecieron viajando activamente al extranjero. Aun a mediados de marzo, Una vez que las medidas de confinamiento y cuarentena ya se estaban aplicando en diversos países, unos 100 mil turistas, Según la Agencia Federal de Turismo, todavía andaban dando vueltas por el planeta en viajes organizados. La cifra total incluyendo a los viajeros individuales se considera que se dirigió mucho mayor.