fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Castigados

Las sociedades hastiadas se rebelan. Es cuestión de tiempo. Las prisas y el modo de hacerlo lo determina su idiosincrasia y el bolsillo. En México lo escenificaron en «carro», bicicletas y motos. En 30 estados y 72 ciudades se esforzaron –con escaso eco en los mass media- en hacerle estallar los tímpanos a López Obrador. El presidenta acusó recibo el mismo domingo y reaccionó a lo Chávez: «No coman ansias, en 2022 viene la consulta sobre revocación de mandato, reforma constitucional que yo promoví, a fin de que la gente decida si es que A mí me voy o bien A mí me quedo.» Los seguidores de AMLO arremetieron en contra de las movilizaciones que calificaron de «fifi», pijas Pero no tanto Del mismo modo que para recurrir al, «O sea, tía», de Irene Montero. En Brasil, la gente de a pie, prefiere las cacerolas y el paso ligero sobre el asfalto abrasado. Los que llevan toga, Del mismo modo que Celso de Mello, decano del Tribunal Supremo, encuentran en la prensa, la plataforma de impacto donde poner mensajes impropios de su cargo. Posteriormente de comparar a Bolsonaro con el nazismo en «Folha de Sao Paulo», el juez aseguro que existe un deseo de imponer, «una dictadura militar despreciable y abyecta en Brasil». La gente no semeja convenir con él. Conforme Datafolha. Sólo el 43 por cien de los brasileros, piensa que la administración del exmilitar, A pesar de los más de 30.000 fallecidos por Covid-19, es mala o bien muy mala. El escenario de su vecina Argentina (un problema por el contagio) se construye de pacto al patrón de crisis de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias (más Alberto Gentili y Además Iván Redondo). Alberto Fernández continua un «cronograma» a imagen y semejanza del Gobierno de España aunque… el país tiene menos de 600 muertos por coronavirus. Fernández (Los dos) exprimen políticamente el «aislamiento» y lo prolongan hasta el 7 de junio. La imagen, En ocasiones, resulta «casi teatral», Al parecido que lo describe en su último relevamiento la consultora Starkelabs. Horacio Rodriguez Larreta, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, comparte tarima con Fernández y el inefable Axel Kicillof, Ambos reparten mandobles a los suyos Mientras que Larreta pone cara de poker. Exactamente la misma de Fernández Cuando la gente se manifiesta, en una decena de provincias, para denunciar La carencia de «libertad, pan y trabajo», Despues de más de 70 días castigados en sus casas.