fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Concluye en Pakistán un nuevo caso de pena de muerte por presunta blasfemia

Después de seis años de espera en el corredor de la muerte, un humilde matrimonio de cristianos de una aldea de Pakistán sabrá Desde Hoy si va a ser ejecutado por un cargo de «insulto al profeta Mahoma», acusación que niegan. El Tribunal Superior de Lahore tiene prevista para esta jornada la última de las vistas del caso, Ya antes de dictar sentencia acerca de la apelación presentada en 2014. El sentido común y los anteriores -la ley paquistaní condena con la muerte la «blasfemia» en contra de el islam, Pero jamás se ha ejecutado- apuntan a que serán absueltos. Sin embargo el miedo de los jueces a la reacción popular, a causa a la campaña llevada a cabo por algunos líderes religiosos radicales y partidos islamistas, puede producir una sorpresa. La ocación de Shagufta Kausar y su marido Shafqat Emmanuel se parece mucho al ya icónico de Asia Bibi, la cristiana paquistaní que avanzó diez años Además en la prisión esperando de ser ejecutada, y Por ultimo se dirigió absuelta por la máxima instancia judicial del país. Asia Bibi tuvo que huir junto a su marido y Asimismo hijos, y La jornada de hoy está refugiada en Canadá. Su absolución provocó en su día disturbios muy violentos en varias ciudades de Pakistán. El abogado de la pareja cristiana es el mismo que defendió a Asia Bibi. En dichos a la BBC aseveró Ayer que Ambos casos de presunta blasfemia «se parecen mucho», Si bien las pruebas acusatorias del vigente son «aún más débiles». Se atribuye a Shagufta -una cuidadora de una escuela de aldea «en la práctica analfabeta»- el envío de un mensaje de texto al imán local para burlarse de Mahoma, Solo pues el móvil A partir de el que se envió estaba registrado a su nombre. Su marido, que padece una parálisis parcial, habría sido cómplice. El matrimonio tiene cuatro hijos, y lleva seis años en la prisión sufriendo torturas y vejaciones. No es increíble esta clase de acusaciones en Pakistán, un país mayoritariamente musulmán, con un extremismo muy acentuado, y en el que los cristianos apenas llegan al 1,6 % de la población. Por norma general son cargos dirigidos a hostigar a los no musulmanes -que viven en guetos miserables en un país con altos índices de pobreza-. En ocasiones la acusación de blasfemia en contra de el islam es un recurso utilizado de modo torticero por alguna persona para hacer daño a un cristiano con el que tiene algún litigio. La Justicia civil no ha ejecutado todavía ninguna sentencia de muerte por blasfemia, Pero decenas de personas han muerto linchadas por la turba al salir de la prisión.