fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Los socialdemócratas alemanes desean investigar el racismo en la policía germana

El pasado objetivo de semana, ignorando la distancia social, 15.000 participantes de la manifestación se concentraron en Berlín Alexanderplatz para sumarse a las quejas estadounidenses. Aprovechando el evidente interés de la opinión pública alemana, la dirigente del Partido Socialdemócrata (SPD) Saskia Esken se pronunció El jornada de ayer a favor de investigar Además el racismo y la violencia policial en la policía germana. Una «investigación independiente» debería analizar las «denuncias existentes» acerca de violencia policial, dijo al grupo de medios de comunicación Funke, que justificó la medida en la «desconfianza de una parte de la población al proceder policial». «No investigar», advirtió, «implicaría desamparar crecer la impresión de que se da más valor al cuerpo policial que a los derechos de los ciudadanos». El SPD se suma De esta forma a la iniciativa del gobierno regional de la ciudad-estado de Berlín, gobernada por una alianza que constituyen el SPD y el partido de izquierda radical Die Linke, que reúne a una vieja escisión de los socialdemócratas y a los excomunistas de la RDA que se reciclaron a la democracia Tras la caída del Muro de Berlín. El pasado 5 de junio, ya en plena movilización en EE.UU. por la muerte de George Floyd, el Senado de Berlín aprobó una ley que establece que los 3,8 millones de residentes de la capital alemana no podrán ser objeto de discriminación Por un lado de los agentes públicos Debido a su sexo, origen étnico, religión, convicciones políticas, discapacidad, edad, identidad sexual o estatus social. La igualdad de trato en todos estos supuestos estaba ya ampliamente garantizada por las leyes alemanas, No obstante esta normativa introduce un controvertido punto: los policías van a tener que probar su inocencia. En el caso de acusación, los agentes deberán poder probar que no son culpables de haber incurrido en ningún trato discriminatorio, Mientras que Hasta ahora era la presunta víctima la que debía demostrar que fue injustamente indiscriminada. En el caso de que las pruebas a favor de los agentes de la ley no sean suficientes, el Senado establece indemnizaciones mínimas de entre 300 y 1.000 euros, que aumentan en caso de daños. Otra novedad es que los colectivos y asociaciones podrán emprender acciones en nombre de las damnificados, por lo cual un vídeo en internet, por servirnos de un ejemplo, puede dar sitio a un proceso sin intervenir siquiera la persona involucrada. El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, reconoció en Twitter: «en Alemania viven 30.000 ultraderechistas, hay ataques racistas, los negros sufren discriminación, se arranca la kippa de el cuero cabelludo a los judíos. Tenemos que mirar lo que ocurre en nuestra propia casa. El racismo no Sólo asesina en EE.UU».