fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

Munir y Bruno están de vuelta

Si no fuera por el hecho de que la Champions está en juego, el titular, el grueso de esta crónica y las tres picas deberían ser para Bruno, una de las estrellas de nuestro fútbol que ha vuelto a los terrenos de juego tres años Después de que las lesiones le frenaran. Su entrada en el minuto 88 fue la guinda a un encuentro de nivel, con dos equipos que presumen de plantillas y que han vuelto del parón como dos cohetes con rumbo a la gloria. Pudo ganar cualquiera y no lo hizo ninguno. El Sevilla, de nuevo tercero, sale más conforme de El encuentro por haber superado al Atlético en la tabla, Pero el Villarreal, lejos de haber malgastado una bala para soñar con planes que no debía, debería rememorar que no hace muchos meses los más atrevidos hacían porras acerca de si iba a ser capaz de alcanzar la permanencia.

Villarreal y Sevilla comparecieron con seis cambios cada uno en sus equipos. Calleja se atrevió por el hecho de hacer convenir acerca de el campo a su once pata negra. Este encuentro lo debía señalado en rojo en el calendario. En el original y en el más apretado del postconfinamiento. Lopetegui, Por su lado, dio el paso con la pretensión de disimular el cansancio amontonado Después de neutralizar al FC Barcelona. de entrada, el plan pareció salirle mejor al Sevilla, más ágil en la salida del Pelota aferrado a Banega, un mediocentro con ojos en la nueca y retrovisores para lso ángulos fallecidos, y con dos laterales idéntico de alegres que Navas y Reguilón. Pero, el Submarino, sin necesidad de mandar como suele ni de mostrarse suelto, halló la arco con la facilidad que tantas veces se le resistió en invierno. En el 18’ Alcácer puso a su club en ventaja Después de una nueva diagonal de Gerard, de esas que todos conocen y muy pocos frenan, y que siguió con un tímido cabezazo de Anguissa y un rechace de Vaclik que Paco no desaprovechó. El delantero es feliz a un toque. Lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

El Villarreal pareció entonces sacudirse la presión alta de En-Nesyri y compañía y comenzó a descubrir a Chukwueze, que es como más cómodo se halla. Fue feliz hasta el instante en que le duró la gasolina. La solidez de Albiol y Pau Torres le daba alas. hasta el instante en que Escudero se sacó un latigazo desde la esquina izquierda del área que no dio tiempo a Asenjo a sacar las manos en su vuelo de compromiso. Ni Villarreal ni Sevilla dominaban, con lo que el empate dejaba idéntico de felices que descontentos a los dos con rumbo al descanso. Pero la nueva normalidad ha traído Asimismo un fútbol repleto de novedades. Ahora el descuento es una eternidad. Al cuarto minuto de la prolongación, Cazorla botó un córner medido desde la derecha que halló la cabeza de Pau Torres. El central puso en ventaja a su club, y colorado a su marcador.

En el 2do tiempo el Sevilla apretó de lo lindo. Consciente de que el Villarreal se ponía a dos puntos en la tabla, sacó fuerzas de flaqueza y movió el banquillo en busca de esperanza. Lopetegui metió tres revulsivos de una tacada y la estrategia no pudo salirle mejor. El Sevilla tuvo otro vigor, Navas y Ocampos hicieron un surco en su banda y Munir aportó al ataque todo el sentido que añoraba. En el 59’, Jordán tuvo el empate a centro del capitán, Pero entre Asenjo y el colegiado desbarataron la ocasión. Solo unos pocos minutos más tarde, Navas retornó a poner un caramelo en el área y ésta vez Munir empalmó de volea con tanta violencia como puntería. Asenjo retornó a estirarse con pereza sin desplegar los brazos. Si en los dos tantos fue trasparente, en un mano a mano con De Jong fue decisivo. El empate parecía no avivar debates y pareció poner a todo el planeta de pacto hasta el final, por mucho que el Sevilla insistiera sin demasiada claridad. A esas horas mostraba más entereza, al mismo tiempo que el Villarreal, entre achaques, cansancio y retoques de pizarra acabó de perder la brújula y, quién sabe, si las opciones de estar en el podio del que no se baja el Sevilla.

 

Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *