fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

Llorente, de qué planeta viniste

arrancó el encuentro con una taquicardia y en las piernas de Llorente. de qué forma no. Le metió Simeone en invierno en el laboratorio y lo que ha brotado en primavera-verano es un futbolista imparable. Bajo el traje de delantero, luciendo zancada, como si La Nucía fuera la la capital española Fashion Week en la 1era pelota del encuentro, 2do 26, se plantó delante de Aitor. Tuneló al Levante en la izquierda y cada Pelota debía una orden: buscarle. Él respondía. En cada uno de ellos ganaba la línea de fondo.

Con la ambición de volver a dormir y empezar a efectuar colchón con el Sevilla en los puestos de Champions, salió el Atlético con siete cambios, sin João ni Giménez, y olvidando todos y cada uno de los malos vicios que semejan haberse quedado en la vieja normalidad, más allá del día que cambió todo, la día de Llorente en Anfield. A coger el encuentro de la pechera y Asimismo ir a por él, verticalísimo, estrangulándole los espacios al Levante y llevando el peso del encuentro y el Pelota. Por dentro, por fuera, con ese futbolista cuyo movimiento arriba lo ha cambiado todo.

Minuto 15. Todo partió de una falta que Koke estampó en un contrincante y acabó en Arias. El colombiano levantó los ojos No obstante no tuvo que pensar demasiado a quién buscar. Llorente. Para el mañana queda ese control, de una plasticidad extrema. Orientado, de espaldas, girándose entre Toño y Bardhi para buscar a Costa con un pase de la muerte que acabó introduciendo Bruno en su propia arco Entre tanto todos buscaban a Llorente con exclamaciones en la boca. Y al Cholo. Otra medalla que prender de su chaqueta. Como esa que decía Griezmann, la que afirmó Lucas.

a continuación del gol, trató el Levante de atemperar el encuentro, No obstante el Atlético Solo había dado el paso atrás para tomar aliento. Un hurto era la señal para salir en estampida cara Aitor, diez hombres al galope dirigidos por Llorente y Costa en su mejor versión, esa que grita Bestiaaa. Una de las primeras mejores partes de la época. Con presión eficiente, ritmo, intensidad y una maquinaria perfecta de fútbol. Thomas y Saúl eran los cimientos de las jugadas, Koke y Carrasco llenaban los pasillos interiores y Lodi y Arias atacaban por fuera Entre tanto Costa y Llorente afilaban sus botas. Del Levante en los primeros 45 minutos Solo una noticia: una apisonadora le pasó por arriba.

Regresó el encuentro de la caseta como si el Atlético no hubiese reposado: misma intensidad y Thomas desenfundando la pierna. No obstante Carrasco había soltado la pelota tarde, en el instante Costa ya estaba en fuera de juego. Thomashawk anulado. Toño y Vezo seguían en apuros, Vukcevic y Radoja superados, Roger cegado, Solo Toño parecía procurar hacer daño a la defensa rojiblanca con sus subidas por la izquierda. Y las de Coke, por la derecha, con alegría.

Minuto 60. El encuentro era otro. Simeone agitaba su club y Paco López Asimismo. Tres cambios por club. Si el Levante con Campaña y las subidas de Toño igualaron el duelo, João Félix entró con la linterna encendida. 1era pelota, ocasión. 2da, Pelota al travesaño. a continuación se apagó. Entre tanto, en el área contraria, disparaba Bardhi y Giménez le arrebataba el Pelota a Sergio León con un empujón al límite que ni árbitro ni VAR castigaron con penalti. Justo a continuación dejó su lugar a un Mayoral fresco que tuvo el empate en la cabeza. Caño de un Toño incansable a Arias y dentro medido a su cabezazo que se fue acariciando el poste. El juego estaba volcado cara Oblak. Los cambios le habían quitado el mando. Tocaba mostrar su otra versión: la de apretar los dientes y mutar en frontón. 3era victoria seguida, acodo en el podio y esa pregunta: ¿Marcos, de qué planeta viniste?

Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *