fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Venezuela déjà vu

Todo lo que debe ver con Venezuela semeja disponer un cierto déjà vu. La Unión Europea enriqueció su lista negra con otros once chavistas y ya suman 36 los proscritos para viajar por su territorio. Lo de viajar, o volar, es lo de menos en estos tiempos Pero lo de no poder tocar un céntimo de sus abultadas cuentas corrientes y contar inmovilizado su patrimonio, es otro tema para los últimos boliburgueses. Nicolás Maduro, nuevamente, bramó por la ofensa y ordenó la expulsión de Isabel Brilhante Pedrosa, la embajadora de la UE en Venezuela. En su perorata a lo Chávez, de paso, sacudió a Jesús Silva, embajador español que, dos años atrás, ya tuvo que hacer dos veces las maletas, una para venir y otra para volver a Caracas, donde está mejor visto de lo cual afirma Maduro, rabioso por el hecho de que da cobijo a Leopoldo López (le acusa de ser su «cómplice»). En este penúltimo capítulo, de la serie entre la UE y Venezuela, José Borrell, alto representante de Política Exterior, alzó la voz en su muro de Twitter y amenazó con ascender a un aeroplano, de retorno a casa, a Claudia Salerno, enviada del régimen en Bruselas. «Tomaremos las medidas necesarias habituales de reciprocidad», advirtió. Resulta llamativo, por ser diplomática, que el Parlamento europeo reconociera oficialmente a Juan Guaidó, Del mismo modo que presidente interino (imborrable la declaración luego de Antonio Tajani), No obstante conserve en su puesto a la embajadora de Maduro. El caso es bastante surrealista Pero se reproduce en muchos países, incluido España, No obstante le Pese a Pablo Iglesias y hasta al propio Pedro Sánchez que estuvo lento de reflejos para negarse. En La villa de Madrid el titular y También inquilino de la la embajada, Mario Isea Bohórquez, viajero frecuente a Turquía despacha con el Gobierno y está pasando la gorra –hasta por dar los buenos días– a los venezolanos que necesitan hacer trámites. Mientras que, Antonio Ecarri, el designado por Guaidó, se ha convertido en el hombre invisible para Moncloa. Si es que la UE insistiera en expulsar, repatriar o deportar, Según se mire, a Salerno, debería hacerlo por unanimidad de los 27, incluida España y Bélgica, Ya que la señora tiene su Vivienda en Bruselas. Del mismo modo que diría Luis Herrero, «pincho de tortilla y caña» a que se queda.