fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

«La Policía Revolucionaria cubana A mí me inventó un proceso», denuncia el colaborador de ABC

Ya está libre». De esta forma anunciaba a ABC el viernes (sábado de madrugada en España) la familia de Jorge Enrique Rodríguez, Durante whatsapp, la liberación del periodista. El colaborador de este periódico fue detenido el pasado domingo «por un enfrentamiento con la policía», Según las primeras informaciones ofrecidas por su hermano, Leonel Rodríguez, quien Asimismo sospechaba que su retención estaba relacionada con la movilización convocada para el 30 de junio por la ocación de Hansel Hernández, un adolescente negro muerto a tiros por la policía el 24 de junio, que ha sido bautizado Del mismo modo que el «George Floyd cubano». En Cuba, uno de los países que menos respeta la libertad de prensa en el planeta, ocupa el puesto 171 en una lista de 180 países en el último informe de Reporteros sin Fronteras, retratar la realidad tiene serias consecuencias:censura, arresto, multas o cárcel. «La Policía Nacional Revolucionaria Me inventó un proceso», aseveró el viernes Jorge Enrique Rodríguez, en un vídeo Tras su liberación. Algo que «se extiende a la sociedad civil: activistas, opositores…», sumó. El periodista se dirigió acusado de «desobediencia» y debía que acudir a juicio el 8 de julio. El delito: grabar un altercado de la Policía con dos muchachos y recriminar a los agentes el excesivo manipulación de la fuerza. «A la Policía se le fue de las manos la arresto por su brutalidad, por la manera en que proceden con las personas. Cogieron a uno de los muchachos, lo esposaron, lo tiraron contra el suelo y el muchacho se desmayó», explicó al «Diario de Cuba», medio en el que trabaja Además. La grabación (que ha desaparecido, por el hecho de que le quitaron el móvil) era una prueba más de la represión de los agentes en contra de los ciudadanos. Esta acción se producía días Después de la muerte de Hansel Hernández. «Ellos (la policía política) están muy preocupados pues saben el malestar que hay con el abuso policial y el tema racial, y pues la campaña a mi favor reflejaba que yo soy negro y periodista independiente. Ellos están con eso aterrorizados», confirmó Rodríguez. «Ellos (la policía política) están muy preocupados pues saben el malestar que hay con el abuso policial y el tema racial, y pues la campaña a mi favor reflejaba que yo soy negro y periodista independiente. Ellos están con eso aterrorizados» Tanto la detención del periodista Al idéntico que la represión de la protesta solicitando justicia por Hernández han recibido estos días un eco extraordinario dentro y fuera de la isla por comunicado de medios de comunicación y organismos de defensa de la libertad de prensa, que han solicitud la liberación del periodista. Esta campaña, para Rodríguez, que se ha mostrado muy agradecido, es la razón «de que yo esté ahora en libertad». <iframe src=”https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2F100009542973002%2Fvideos%2F2640355096292564%2F&show_text=0&width=560″ width=”560″ height=”316″ style=”border:none;overflow:hidden” scrolling=”no” frameborder=”0″ allowTransparency=”true” allowFullScreen=”true”></iframe> Pero Rodríguez fue liberado el viernes, El jornada de ayer sábado tuvo que personarse de nuevo ante la policía para liquidar una multa por el delito de «desacato», cuyo importe ascendió a 800 pesos. El caso de Roberto Quiñones
Mientras Rodríguez podrá volver a retomar su actividad informativa, otro periodista continua en cárcel Pese a la presión internacional: Roberto Quiñones. Su nombre forma comunicado de la lista de One Free Press Coalition, que incluye los diez casos más urgentes de injusticia contra periodistas en el planeta. El 22 de abril de 2019, Quiñones fue arrestado Una vez que cubría un juicio en contra de el matrimonio de pastores evangélicos, procesados por educar a sus hijos en casa. Cinco días más tarde viajó liberado, con la obligación de liquidar una multa por el cargo de «desobediencia» y «resistencia». Su negativa a hacerlo, por juzgar que era falsa la acusación, le llevó a ser condenado a un año de prisión. El periodista independiente, de 61 años, ingresó en la prisión de Guantánamo el 11 de septiembre del pasado año. El periodista Roberto QuiñonesEl delicado estado de salud del poeta y periodista ha hecho que se intensifiquen las campañas solicitando su liberación. El último en reclamarla ha sido PEN Internacional el pasado mes de junio:«Roberto Quiñones Haces es víctima de la censura en Cuba y su arresto viola su derecho a la libertad de expresión. Estamos preocupados por su salud, y pedimos que sea puesto en libertad inmediatamente», dijo Carles Torner, director ejecutivo de la asociación mundial de escritores. «Ley Azote»
A pesar de las denuncias y críticas que recibe el Gobierno cubano por la represión de la libertad de expresión, este no ceja en crear nuevas formas para reprimir la libertad de expresión. Es el caso de la promulgación el pasado año del Decreto Ley 370, popularmente conocido Como «Ley azote», que comenzó a ser empleada de forma sistemática a principios del año actual, y con más intensidad con la llegada del Covid-19 a la isla. Se han hecho virales las quejas contra el Decreto-Ley 370Controlado el ámbito de los medios, el régimen quiere vigilar, y sancionar, todo aquellas críticas colgadas en las redes sociales. Con esta ley quiere «consolidar el manipulación de las Tecnologías de la Datos y la Comunicación (TIC), De este modo tal y como instrumento para la defensa de la Revolución». Yestablece Del mismo modo que delito «difundir, Durante las redes públicas de transmisión de información, la información contraria al interés social, la moral, las buenas costumbres y la integridad de las personas». El castigo por vulnerar esto (colgar un vídeo o una imagen de gente haciendo cola en plena pandemia, es suficiente) es una multa de 3.000 pesos. Una volumen que representa entre 2,4 y 7,5 el sueldo cubano. Si es que no se paga, puede ser condenado a una pena de cárcel de entre uno y 6 meses. Varias ONG han denunciado la «Ley azote» por inconstitucionalidad, en la situación de Observatorio Cubano de DD.HH., Mientras que Prisoners Defenders, que ha documentado al menos 33 casos de personas –artistas, activistas, periodistas– afectadas por esta ley, la ha denunciado frente la ONU.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”es” dir=”ltr”>Denuncia de Prisoners Defenders ante Naciones Unidas: Eliminación de la libertad de expresión ejecutada por medio del Decreo-Ley 370 y el amparo de la Constitución&quot; y el Código Penal de <a href=”https://twitter.com/hashtag/Cuba?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#Cuba</a> – Nota de prensa: <a href=”https://t.co/kDR3Js4T9k”>https://t.co/kDR3Js4T9k</a>. Denuncia: <a href=”https://t.co/BJsE4eweMU”>https://t.co/BJsE4eweMU</a> <a href=”https://t.co/jh9AkNi3Go”>pic.twitter.com/jh9AkNi3Go</a></p>&mdash; Cuban Prisoners Defenders (@CubanDefenders) <a href=”https://twitter.com/CubanDefenders/status/1272949751709827072?ref_src=twsrc%5Etfw”>June 16, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>