fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Purga en la extrema derecha de Marine Le Pen

Marine Le Pen ha decidido aprovechar las «vacaciones del coronavirus» para ejecutar una purga política de su propio encuentro, Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), destituyendo de sus cargos a personalidades sospechosas de independencia o bien fidelidad a sus dos primeros adversarios, su propio padre, Jean-Marie, y su sobrina, Marion-Marechal Le Pen. El matutino conservador «Le Figaro» considera que Marine Le Pen intenta extraer consecuencias políticas internas de los malos resultados en las comicios municipales del pasado mes de junio y de las malas previsiones para las elecciones regionales del año cercano. Una veintena de personalidades de segundo rango, ocupando cargos de influencia en AN, han sido depuestos, desplazados o De forma fácil eliminados del organigrama del partido político. La purga de personalidades sospechosas de infidelidad son un gesto de fuerza y debilidad personal, al mismo tiempo. Marine Le Pen desea confirmar que es la única «patrona» de la extrema derecha francesa. Pero, al mismo tiempo, su encuentro es víctima de los enfrentamientos familiares, pasablemente «cainitas», y de un cierto desencanto atizado a toda hora por su padre y su sobrina, que siguen intrigando para intentar debilitar a Marine. El último éxito de la extrema derecha marinista, la conquista de la alcaldía de Perpignan (120.500 residentes), el mes de junio pasado, tuvo para ella un gusto muy amargo: el nuevo alcalde, de extrema derecha, Louis Aliot, fue su novio o bien compañero En medio muchos años. Hasta que se cansó de Marine, abandonándola por una inédita novia, con la que festejó el gran éxito de la extrema derecha, tan significativo Del mismo modo que amargo para Marine. Marine Le Pen espera que la purga política de su Agrupación Nacional (AN) le permita iniciar una reconquista política por ahora invisible. Despues de las bambalinas del teatro de polichinela de la extrema derecha francesa, Marion Marechal Le Pen y su abuelo, Jean-Marie, continúan manejando sus títeres personales, esperando destruir a Marine, a cachiporrazos.