fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

¿Cómo se propaga el Covid-19 A lo largo de las gotas de saliva por el aire?

Hace un mes la Organización Mundial de la Salud asumió que es muy probable que se esté menospreciando la transmisión por el aire del nuevo coronavirus, el Covid-19. De llegarse a confirmar lo cual muchos expertos creen, el SARS-CoV-2 tendría una incidencia mayor de lo pensado A lo largo de los aerosoles, lo que nos debería llevar invitablemente a replantearnos las medidas de distanciamiento social, la efectividad de los sistemas de ventilación y nuestra presencia en espacios compartidos Por lo general. Sin embargo para que las medidas adoptadas sean eficaces, primero hay que comprender el fondo del asunto: en un Sólo caso así, la física detrás del comportamiento de las gotas que nuestro sistema respiratorio lanza al exterior. Este es El objetivo nuevamente estudio publicado en la gaceta «Physics of Fluids», planteado por un conjunto de investigadores de la Universidad Heriot-Watt y la Universidad de Edimburgo en el UK, quienes han creado un modelo matemático delimitando, Por una parte, el tamaño de las gotas (que clasifican en pequeñas, intermedias y grandes) y su dispersión. «La física del flujo de alguna persona que tose es compleja, involucra chorros turbulentos y evaporación de gotas», explica Cathal Cummins, de la Universidad Heriot-Watt y primordial autora del estudio. «Y el aumento de Covid-19 ha contado las lagunas de nuestro conocimiento acerca de su funcionamiento físico y cómo se aplica en las estrategias de transmisión y mitigación». Modelo matemático simple
Una de esas brechas es la descripción clara y simple de dónde va cada gota Cuando se expulsa. «Nuestra intención era desarrollar un modelo matemático basado en la respiración de una persona que Además pudiera explorarse de forma analítica para observar la física detrás de ese gesto», asevera Cummins. Además, se tuvo en cuenta que en dependencia de la manera de respiración de una persona, se emiten gotas de diversos tamaños que, Además, no tienen por qué continuar fielmente el flujo del aire. Es por ello que se recreó matemáticamente un circuito simple en el que una fuente -que sería el aparato respiratorio de una persona- lanza tanto aire Tal como gotas; Por otro lado, un «sumidero» o superficie puntual al que llegan tanto el aire En este sentido como las gotas -receptor-. «Para contar en cuenta sus diferencias de tamaño y densidad, utilizamos la ecuación de Maxey-Riley, que describe el movimiento de una esfera rígida chiquita No obstante de tamaño finito A través de un fluido». Asimismo, se tuvieron en cuenta los tipos de respiración, Porque no se expulsa La misma cantidad de fluido en el momento se respira en reposo que Tras hacer deporte, por ejemplo. Las gotas pequeñas, más peligrosas
A través de un modelo tan «simple», los investigadores apuntan a que las gotas son a la vez aire y fluido, por lo que Gracias a esta fórmula se podría predecir en qué momento determinadas gotas tendrían rangos de dispersión más o bien menos cortos o largos. «Nuestro estudio muestra que no hay una relación lineal entre el tamaño de las gotas y el desplazamiento, Ya que las gotas pequeñas y grandes viajan más lejos que las de tamaño mediano», asevera Felicity Mehendale, coautora y académica de la Universidad de Edimburgo. Izquierda: caminos de gotitas A partir de el paciente al dispositivo de extracción: gotitas pequeñas, medianas y grandes. Derecha: Distancia horizontal máxima cubierta por fluido exhalado para Varios diámetros de gotas: respiración pesada vs. silenciosa. El punto rojo indica el mínimo global en la distancia recorrida. En un Sólo caso así, se alcanza el mínimo para gotas de diámetros entre 50 y 80 micras. – Cathal Cummins
Sin embargo, Conforme la investigadora, el problema más desconocido está en las gotas más pequeñas, que podrían «colarse» entre las fibras de las mascarillas. «No podemos menospreciar a las gotas más pequeñas; los trajes de protección personal son una barrera efectiva para las partículas grandes, Pero pueden ser menos efectivos por debajo de cierto rango». Un «extractor» de gotas
Como solución, a Mehendale se le Tuvo lugar la idea de crear un dispositivo extractor que mantendría a los médicos seguros A lo largo de muchos de los procedimientos médicos rutinarios en los cuales se está en contacto con pacientes. Las unidades de extracción, colocadas cerca de las fuentes de gotas -pacientes-, pueden ser neutralizadas si su diámetro es menor que el de un cabello humano. «Esto tiene implicaciones importantes para la pandemia de Covid-19 -dice Cummins-. Las gotas más grandes serían Sencillamente tomadas por el PPE, con mascarillas y protectores. Sin embargo las gotas más pequeñas pueden penetrar Ciertas maneras de PPE, por lo cual un extractor podría ayudar a reducir la debilidad en nuestra defensa actual en contra de COVID-19 y próximas pandemias». Este modelo matemático Asimismo puede servir Del mismo modo que base para modelar el impacto en la dispersión de gotas de los sistemas de ventilación existentes dentro de una gama de espacios clínicos y para aplicarse en otras enfermedades que se propaguen por el aire.