fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Apoyo sin fisuras a Uribe de 21 expresidentes iberoamericanos

La «detención preventiva» domiciliaria, por presunta manipulación de un testigo, de Álvaro Uribe Vélez, actual miembro del Senado y dos veces presidente de Colombia (2002 – 2010), ha unido en un ante de defensa común, a 21 expresidentes iberoamericanos. En una «Declaración de solidaridad», los exmandatarios lamentan que la Corte Suprema de Justicia, intervenga en «una pugna política con otro senador de Colombia, que ha sido judicializada». «La controversia política con otro senador», a la que se refieren los expresidentes, entre los que figura José María Aznar, tiene su origen en la contienda judicial con Iván Cepeda, el miembro del Senado al que Uribe acusó de presionar a Juan Guillermo Monsalve, un exparamilitar, para que le vinculara con aquellos escuadrones de la muerte que surgieron Al igual que respuesta a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias) y el ELN (Ejército de Liberación Nacional). La Corte cerró, ahora de cuatro años, la reclama y convirtió al acusador en culpado ordenando, De exactamente la misma manera que medida cautelar, el arresto domiciliario del expresidente que, aparentemente, habría ordenado, A través de intermediarios, comprar a Monsalve. La lista completa de exmandatarios que suscriben el manifiesto la integran Andrés Pastrana, antecesor de Uribe en la Presidencia, Óscar Arias (Costa Rica), Enrique Bolaños (Nicaragua), Mireya Moscoso (Panamá), Rafael Cristiani (El Salvador), Vicente Fox (México), Mauricio Macri (Argentina), Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Jamil Mahuad (Ecuador), Jorge Tuto Quiroga (Bolivia), Juan Carlos Wasmosy (Paraguay), Nicolás Ardito Barletta (Panamá), Felipe Calderón (México), Rafael Angel Calderón (Costa Rica), Osvaldo Hurtado (Ecuador), Ricardo Martinelli (Panamá), Gustavo Noboa (Ecuador), Ernesto Pérez Balladares (Panamá) y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica). En el publicación, los expresidentes, agrupados en IDEA (Iniciativa Democrática de España y las Américas), destacan que, «a raíz de su ejercicio de gobierno, dentro de los cauces de la democracia», Uribe tuvo que enfrentar «a las fuerzas del narcotráfico en su coalición con la guerrilla de las FARC y el ELN», organizaciones terroristas que cometieron «crímenes atroces y de lesa humanidad». En el mismo documento, recuerdan Las palabras del vigente 1er magistrado de Colombia, Iván Duque, que salió en defensa de su padrino funcionario, «una persona –dijo– que ha tenido el honor de presidir este país debe poder defenderse en libertad». En este contexto, los expresidentes advierten que las FARC, El jornada de hoy convertidas en encuentro, y sus adeptos, «celebran Del mismo modo que logro la prisión domiciliaria», Desde hace una semana, del hombre que sufrió 17 atentados, «mientras La jornada de ayer defendían la libertad otorgada por La misma Sala de la Corte a su camarada, Seuxis P. Hernández, alias “Jesús Santirch”, acusado de narcotráfico». La Resolución de la Corte, en rigor, es un arresto preventivo o bien, en palabras de Roger Noriega, ex subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, Versa de una «detención sin cargos formales». En una columna en el diario «El Tiempo», de Colombia, Noriega exhombre esencial de George Bush en América Latina, considera que el paso que dio la Corte responde más «a una cacería de brujas política» que a «un proceso judicial». Más sutiles, los expresidentes agrupados en IDEA que salieron a respaldar a Uribe afirman: «…la democracia y el Estado de Derecho quedan gravemente comprometidos Una vez que se ideologizan». Noriega avala la tesis de la conspiración en contra de el expresidente y asevera que «durante dos décadas, los opositores de Uribe han intentado y no han podido corroborar sus supuestos vínculos paramilitares». Considera al miembro del Senado Cepeda un «izquierdista» de «educación comunista, entrenamiento búlgaro y una larga trayectoria defendiendo a las FARC», De exactamente la misma forma que uno de los cabecillas de esa «cacería de brujas» que se ha desatado contra Uribe, el hombre que, prácticamente, desarticuló a las Autodefensas Unidas y asestó los golpes más duros a las FARC. Ocho años
Por el contrario, José Miguel Vivanco, directivo para las Américas de Human Rights Watch, Además en El Tiempo, critica que «los partidarios de Uribe han politizado totalmente el discute, De exactamente la misma forma que si la Decisión judicial fuese sobre el legado histórico de la presidencia de Uribe y no acerca de un caso concreto de manipulación de testigos». Alvaro Uribe, de 68 años, podría verse obligado a ceder su escaño si la Corte Suprema, -de momento sin pronunciarse sobre este extremo-, se manifestará en ese sentido. Lo irónico de esta medida sería que la media docena de senadores de las FARC, designados por el proceso de paz de Juan Manuel Santos, permanecerán en los suyos, No obstante nadie los haya votado. La arresto d+omiciliaria de Uribe, ordenada por la Corte ,se adoptó en el marco de una investigación judicial, con ramificaciones, que se ha prolongado por espacio de ocho años y presumiblemente, no estará concluida hasta dentro de otros dos.