fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Presidenta Kamala

Cuando Richard Nixon decidió sujetar De La misma manera que vicepresidente a Spiro Agnew Pese a las investigaciones sobre sus manejos turbios, la maledicencia en Washington comentaba que lo hacía para asegurarse de que los ciudadanos rezaban a periódico por la salud del 1er magistrado. El puesto de número dos, con muy pocas excepciones (el influyente Dick Cheney con Bush hijo), es un asiento en el banquillo y Solo cobra importancia en el momento la sustitución se hace necesaria -Teddy Roosevelt y Lyndon Johnson, Los dos capaces de reaccionar frente el drama del magnicidio. En la ocación de la candidatura de Joe Biden a las comicios de noviembre, la elección de Kamala Harris, senadora por California, es mucho más que la nominación de una vicepresidenta. El demócrata tiene verdaderas posibilidades de derrotar a Donald Trump, Gracias a los esfuerzos de autodestrucción del magnate, que ha visto al planeta sus nulas dotes de mandatario en tiempos de crisis. Pero Biden llegaría con 78 años a la Casa Blanca y una salud delicada. Harris, con 55 años y mucho empuje, podría contar A partir del 1er momento un papel estelar en la inédita gestión, más De exactamente la misma forma que portavoz que Desde la sala de máquinas. Sería el mejor lanzamiento de su propia candidatura presidencial para el 2024. Si es que bien, quedan ochenta días de campaña y no hay nada que le guste más a Donald Trump que ganar Cuando los demás le dan por amortizado. Kamala Harris recuerda a Barack Obama: una historia familiar de superación, buena comunicadora, capaz de movilizar a la minoría afro-americana y de representar a los simpatizantes del movimiento anti-racista. Conecta con la izquierda de su partido, con las mujeres mejor que Hillary Clinton y acumula una experiencia profesional y política más sustantiva que el precedente presidenta demócrata, en el fondo un académico al que le costaba ensuciarse las manos. Harris es una buena constructora de coaliciones y acuerdos. Su reto es dejar atrás la política de identidades y el cortejo intensivo de las minorías que tanto ha debilitado al partido demócrata. Será presidenta un día si es que traslada un mismo mensaje de cambio y esperanza a todos los americanos.