fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Alemania condecorará a los siete policías que defendieron el Bundestag

El presidente de Alemania, Frank Walter Steinmeier, recibió Ayer en el Palacio de Bellvue a los siete policías que el pasado fin de semana protegieron el Reichstag, la sede del parlamento alemán, de la multitud que pretendía tomarlo al asalto. Un dispositivo de 3.000 agentes había sido desplegado para garantizar la seguridad A lo largo de la manifestación que congregó a unos 30.000 contrarios a las limitaciones impuestas por el coronavirus, Sin embargo los destrozos en próximos contenedores y paradas de autobús lograron distraer al grueso del dispositivo y estos policías se las tuvieron que ver con Múltiples cientos y cientos de manifestantes que superaron el cordón de seguridad y amenazaban con entrar al Bundestag. «Cualquiera que viera las inquietantes imágenes del sábado y el domingo temió lo peor. Se lo tenemos que a ustedes, la Policía de Berlín, que los violentos no triunfasen», avisó Steinmeier, que Dió las Debido a los «héroes» su defensa de los grandes símbolos de la democracia alemana y que enfatizó que su valor «sirvió para demostrar que nuestra democracia está viva y que puede defenderse de sus enemigos». Ayer acudieron presentadas varias solicitudes ciudadanas a fin de que les sea concedida la Cruz Federal del Mérito a los agentes. Al mando del grupo estaba el inspector líder de Policía Timo Bester, que junto al inspector de Policía Enes Ergin, También presente en la escalinata del Reichtag, trabaja habitualmente en la unidad A54 de Neukölln. El agente Karsten Bonack es el que aparece en abundantes vídeos publicados en redes sociales gritando a los asaltantes: «¡Ni un paso más!». «Lo más bastante difícil es que era un grupo tan heterogéneo que no sabías a qué atenerte», declaró luego frente la prensa. A ellos acudieron corriendo, en cuanto escucharon por radio la petición de ayuda, un agente de la Policía de Berlín, un agente del departamento de tráfico y otros dos agentes de policía federal. El presidenta Steinmeier resaltó La día de ayer su «valor, compromiso y comportamiento ejemplar». En las últimas horas ha sido posible Asimismo conocer la identidad de ciertos atacantes del Reichstag, Al idéntico que Tamara K., la esposa que gritaba aferrada al micrófono: «Estamos El jornada de hoy escribiendo la historia mundial en Berlín. Mirad a vuestro alrededor, casi no quedan policías frente al edificio. ¡Vamos a tomar el Reichtag! ¡Vamos a tomar la soberanía que nos pertenece! ¡Vamos a por la embajada americana!». A su grito respondió una multitud con vítores y arrancó una desaforada carrera que llevó a las escalinatas del Reichstag, la sede del parlamento alemán, una turba que enarbolaba la bandera del Reich y que llegó a exhibir signos nazis en el máximo símbolo de la democracia alemana. Tamara K. es una «experta en terapias alternativas», que se dedica a «terapias con piedras», «masajes», «terapia con flores de Bach» y «curación del cáncer». Ayer justificaba su grito de guerra asegurando que «nos había llegado por Varios informantes que el presidenta Donald Trump estaba en Berlín y que iba a haber una fuerte negociación, lo cual Solo más tarde supimos que era falso». «Nuestra intención no era tomar el Reichstag, Sino más bien hacernos unas imágenes en la escalinata Al similar que recuerdo de la manifestación y En este sentido como signo de que Deseamos un auténtico Gobierno, una auténtica democracia, Deseamos paz y libertad y en seguida se nos está demonizando», explicaba en conversación telefónica. Tamara K., que vive en Eifel, en el oeste de Alemania entre los estados de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado, había viajado a Berlín junto con una pandilla de amigos con los cuales milita en un conjunto que se autodenomina Reichburger y se declara fiel a la República de Weimar. Sus proclamas fueron jaleadas y seguidas, y esta es la mayor peculiaridad de la queja, por jóvenes con la cruz gamada tatuada en el brazo, ecologistas radicales, integrantes del movimiento antivacunas y de los Komunnen, a los cuales se conoce en Berlín por sus tradicionales quejas violentas cada primero de mayo. El portavoz del Gobierno de Merkel, Steffen Seibert, calificó lo sucedido de «vergüenza intolerable» y mantuvo los acontencimientos De exactamente la misma forma que «ejemplo de cómo, A partir de dentro, algunos realizaron un uso indebido del derecho de manifestación». Seibert dio Asimismo expresamente las gracias en nombre del gobierno y de la canciller Merkel a los tres policías que defendieron en solitario el Reichstag «por su capacidad de reacción y su valentía», Mientras que subrayaba que «la inmensa mayoría de los 83 millones de personas que viven en Alemania se comportan de manera responsable, prudente y considerada, También de respetar las reglas en tiempos de pandemia». El responsable de Interior de Berlín, Andreas Geisel, subrayaba A su vez el «espectro heterogéneo» de los manifestantes y concretó que «aunque haya llamado ampliamente la atención la presencia de Reichburger y ultraderechistas, De la misma forma hubo una amplia representación de los más variados Conjuntos inconformistas o bien antisistema que sostienen una relación problemática con los comienzos democráticos». A todos ellos se agregaron famosillos Al igual que el cantante Xavier Noo, destacados dirigentes de la comunidad LGTB o el cocinero vegano de origen turco Attila Hildmann, formando una amalgama de sensibilidades distintas, extremistas y marginales, a la caza de causas comunes que les permitan ganar peso y notoriedad.