fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Conte frena «in extremis» una huelga general en Sicilia

La revuelta de Lampedusa por el crecimiento exponencial de la llegada de inmigrantes a la región de Sicilia, Si bien con cifras lejanas de alcanzadas en las fases más agudas del pasado, le quitan el sueño al Gobierno italiano, Ya que la inmigración, al lado de la pandemia y la crisis económica, están creando una situación alarmante. El alcalde de Lampedusa, Totó Martello, había anunciado para este martes una huelga general, por la presencia en la isla de casi 1.500 inmigrantes; de ellos, 400 llegaron en un Sólo viejo pesquero en la noche del sábado al domingo. Las cantidades del Ministerio del Interior indican que, Desde comienzos de año, han llegado más de 19.000 inmigrantes a las costas italianas. El regidor de Lampedusa ha pospuesto la huelga general, Más tarde de anunciar que ha sido citado por el 1er ministro, Giuseppe Conte, para este miércoles, junto al 1er magistrado de la zona de Sicilia, Nello Musumeci, para debatir acerca de los incidentes de la acogida de inmigrantes. Una primera contestación dio el gobierno el ultimo jornada de la semana por la noche, al iniciar a transferir ciertos inmigrantes y expedir tres naves a fin de que puedan hacer la cuarentena los refugiados que todavía siguen llegando.  Totó Martello, un alcalde del Partido Democrático, que manera comunicado de la coalición del gobierno central, ha expresado «basta a la invasión de inmigrantes»; Mientras que, el presidenta de Sicilia Musumeci, que es de derechas, grita De la misma forma contra el gobierno al afirmar «aquí el Estado no existe». Martello se pregunta incluso con determinado dramatismo: «¿Lampedusa manera comunicado Aún de Italia o bien no? Que asuman su responsabilidad, por el hecho de que De esta manera, con esta estrategia de transferir unos pocos centenares de inmigrantes de vez en Cuando, es Del mismo modo que vaciar el mar con una cuchara. Ya basta». Derecha e izquierda
El hecho de que Martello, de izquierdas, y Musumeci, de derechas, estén unidos para decir «ya no podemos aguantar más», refleja Ciertamente hasta qué punto la isla se siente abandonada, en una situación que ellos consideran ingobernable. En el centro de acogida de Lampedusa, con capacidad para 200 personas, suele haber más de mil refugiados; la distancia de seguridad por el coronavirus no existe. Estos días de verano, las personas están apiñadas en el suelo, buscando algo de sombra y amparo ante el siroco. La infraestructura es vigilada por Las fuerzas del mandato locales y cuarenta soldados enviados hace unos días, para eludir que algunos inmigrantes se escapen En medio la noche. En la zona de Sicilia se suma la llegada de inmigrantes a la pandemia y la crisis económica Georgia Meloni, líder de Fratelli d’Italia, solicita el bloqueo naval. Y Matteo Salvini sopla acerca de el fuego de esta crisis. El jefe de la Liga escribió en la tarde de La jornada de ayer en Twitter: «Solo el fin de semana, 1.400 personas desembarcadas. ¡Puertos cerrados y los italianos en primer lugar». Aparte de esta dura oposición, en el Gobierno Conte hay alarma pues las naves de rescate de las ONG han vuelto al Mediterráneo y podrían incrementar los desembarcos. Las protestas en Lampedusa no quitan espacio a la piedad. Don Carmelo La Magra, único párroco de la isla, ha bendecido con un conjunto de habitantes la tumba del ultimo náufrago enterrado en el cementerio de la isla, que ya está lleno de cruces sin nombre. El problema de la inmigración vuelve a convertirse en un Solo arma política ante las comicios que se celebrarán en seis zonas el cercano 20 de septiembre.