Serena Williams se vacía para meterse en las semi-finales

siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia y en todo momento al borde del colapso físico, con esa respiración profunda que resuena en una Arthur Ashe sin público, con rostro de sufrimiento permanentemente, No obstante con una raza de campeonato que le mueve cara el éxito que persigue desde el instante en que retorno Después de su maternidad en mayo de 2018, Serena Williams prosigue viva en el US Open. La estadounidense, que preferiría morir en la pista ya Ya antes que ser humillada, remontó un encuentro que se complicó desde el comienzo ante Tsvetana Pironkova (4-6, 6-3 y 6-2) en un muy comentado y alabado duelo de madres en los cuartos del US Open. Serena Va a jugar sus 39º semi-finales de Grand Slam (14º en Nueva York) este jueves ante la triunfadora del encuentro que disputarán esta noche Victoria Azarenka, otra mamá orgullosa, y Elise Mertens. «Si ya has dado a luz, cualquier cosa te semeja asumible», mantuvo la triunfadora.

-Publicidad-

así continuó la cruzada de la Williams por ese 24º titulo de un major que se le resiste y con el que igualaría el récord absoluto de Margaret Court y acabó la inopinada aventura de Pironkova, una jugadora de 32 años que llevaba tres sin jugar para centrarse en la maternidad y que concurria al campeonato sin ranking Después de una carrera tirando a discreta, con balance negativo de victorias y derrotas (166-219), un título y las semi-finales de Wimbledon 2010 y los cuartos de Roland Garros 2016 como mejores resultados en Slams.

Serena padeció de lo lindo en el 1er set, en algún instante aun se diría que estuvo aun al filo de las lágrimas, con una cara de impotencia y angustia sobrecogedora. Al comienzo del 2do set se cayó y le costó levantarse, No obstante un tanto más tarde se sacó de la chistera la genialidad de devolver un resto con la mano izquierda en el instante ella es diestra y todo comenzó a irle de cara. Su servicio (20 aces, una brutalidad) le sacó de muchos apuros y busco la débil derecha de Pironkova, una tenista tal vez demasiado fría aunque poseedora, eso sí, de un revés más que notable, fue a remolque No obstante sin entregarse. No se lo puso simple a la mejor de siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia y en todo momento. La casualidad no tuvo nada que ver en que eliminara a Muguruza, Vekic y Cornet. La importancia de la actualidad y la grandeza de su contrincante, que le había ganado en sus cuatro anteriores enfrentamientos, tal vez le pudo. 

Resultados de la día.

Fuente: periódico As