fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

La OMC condena a Trump y pide que retire los aranceles a China

La Organización Mundial del Comercio (OMC) falló Ayer que los multimillonarios aranceles aplicados por Donald Trump sobre productos importados de China en su dura guerra comercial son ilegales, Aunque este dictamen no va a contar ningún efecto práctico, pues el sistema de apelaciones de esa organización internacional que se ocupa de las normas que rigen el comercio mundial está paralizado. La Casa Blanca respondió Ayer airadamente a ese error, acusando a la OMC, Al idéntico que ha hecho en otras oportunidades, de ser un mero instrumento burócrata al servicio de República Popular China. El relevamiento publicado el martes por la OMC concluye que «EE.UU. no ha probado que sus medidas estén justificadas», dándole la razón al régimen chino, que pidió mediación frente la aplicación de aranceles (impuestos en aduanas sobre la importación) Por una parte de Trump. República Popular China denunció que esos aranceles tienen «una finalidad descaradamente coercitiva». Asimismo el relevamiento afirma que el comité «es muy consciente del contexto más amplio en el que opera actualmente el sistema de la OMC, que refleja un abanico de tensiones comerciales mundiales sin precedentes». A petición de China
En diciembre de 2018, República Popular China solicitó que un grupo de expertos se pronunciara acerca de la legalidad de esos aranceles, Después de dos rondas de mediación que no lograron pacto alguno. El conjunto lo conformaron tres expertos y participaron Del mismo modo que observadores representantes de la Unión Europea, Australia, Brasil, Canadá, Rusia, India y otros países. El responsable de comercio de EE.UU., Robert Lighthizer, respondió La este jornada de ayer a ese error alegando que la OMC es «incapaz de detener las prácticas tecnológicas nocivas de China». «Se tiene que permitir a EE.UU. defenderse de esas prácticas comerciales desleales [de China], y la Gestión Trump no permitirá que China utilice la OMC para aprovecharse de los trabajadores, las compañías, los agricultores y los ganaderos estadounidenses», dijo Lighthizer en un comunicado. En sus alegaciones frente la OMC, la Casa Blanca había defendido previamente que tiene el derecho a tomar represalias por el hecho de que República Popular China ha roto el principio de buena fe, y ha actuado repetidamente de forma desleal en el comercio con EE.UU., con subsidios gubernamentales para reducir costos, espionaje industrial y violación de la propiedad intelectual. La Casa Blanca se remitió a unas regulaciones de 1974 para justificar esos impuestos. Lo cierto es que EE.UU. debía un as en la manga en este proceso: la negativa de Washington Desde 2016 al nombramiento de nuevos jueces en el tribunal de apelaciones de la OMC, que ha llevado a la organización a una parálisis completa. Ese tribunal de apelación, que habitualmente consta de siete jueces, tiene actualmente Solo uno: la China Hong Zhao. Al ser ese tribunal la instancia más alta en la Decisión de disputas comerciales, cuyas resoluciones son vinculantes, cualquier error terminante está congelado. Ahora, a EE.UU. Sólo le basta con apelar el error del comité de este martes a fin de que este quede paralizado de manera indefinida. Puede hacerlo en un Solo plazo de 60 días. Desde la fecha en que llegó a la Casa Blanca, el primer magistrado Trump ha aprobado aranceles sobre productos chinos por valor de más de 500.000 millones de dólares (unos 340.000 millones de euros al recambio vigente), del los cuales quedan en vigor los últimos, por valor 370.000 millones de dólares, Según los información oficiales de la Gestión estadounidense. Conforme ha expresado repetidamente el presidenta, El propósito de esos impuestos es forzar a China a que «tenga un trato comercial más equitativo y justo» con EE.UU. En 2019 EE.UU. importó de China bienes por valor de 450.000 millones de dólares, y exportó a ese país apenas 106.000 millones. El flamante fallo de la OMC se refiere a dos rondas de aranceles de Trump en 2018 de hasta el 25%, a bienes por un valor estimado de 234.000 millones de dólares. De todos modos, Mientras ha litigado con EE.UU. en la OMC, República Popular China se ha apresurado a sentarse a la mesa de negociaciones. Hace un año Ambos países llegaron a un contrato para retirar los aranceles, Según el cual China se comprometió a importar entre 40.000 y 50.000 millones de dólares a los ganaderos y agricultores estadounidenses y a firmar un pacto en materia de propiedad intelectual. Trump firmó el pacto en una acto en la Casa Blanca a la que invitó al vice primer ministro y artífice de la política económica de China, Liu He. Apenas 15 días Tras percibir a la delegación de República Popular China en la Casa Blanca, Trump cerró las fronteras de EE.UU. a visitantes extranjeros que habrían estado en el país asiático en los 14 días anteriores para prevenir las llegadas de personas infectadas con coronavirus. Guerra diplomática
Desde enero, esta guerra diplomática entre Washington y Pekín ha mudado en un Sólo enfrentamiento por la administración de la pandemia, que aquí en EE.UU. ha matado ya a 190.000 personas de seis millones contagiadas. Trump se suele referir al coronavirus De esta forma tal y como el «virus chino». A su vez, el ministerio de Comercio de China dijo en un comunicado el que informa Bloomberg que «está De acuerdo con esta Decisión objetiva y justa del grupo de expertos». Además, reiteró las críticas del régimen chino al presunto unilateralismo de EE.UU. y describió a la OMC Del mismo modo que «una comunicado fundamental del sistema de comercio multilateral». «China espera ahora que la parte estadounidense respete plenamente la Decisión del conjunto de expertos», Fichó. El presidente Trump es muy crítico con las instituciones internacionales, y ya ha jubilado a EE.UU. de la Unesco, la agencia de la ONU para la educación y la cultura, y ha iniciado la salida de la Organización Mundial de la Salud por sus lazos con China y su administración de la pandemia.