fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Primera gran jornada de protestas con reivindicaciones muy generalistas en Francia

Primera enorme día de manifestaciones, paros y movilizaciones, en París y varias capitales de provincias en contra de el Gobierno de Emmanuel Macron, con reivindicaciones muy generalistas: empleo, salarios, pensiones y servicios públicos. Versa de la 1era prueba de obliga, muy altamente simbólica, Durante la pandemia, entre una comunicado de las centrales sindicales y el Gobierno macroniano. La CGT (Confédération Générale du Travail, históricamente comunista) ha persuadido a otros siete sindicatos radicales y minoritarios para convocar una este jornada previsiblemente minoritaria Sin embargo altamente, simbólica, en el horario la segunda ola del Covid-19 tiene efectos muy duros y una gran mayoría de franceses dicen temer que su nación haya tomado el sendero del declive, manera amable de decir decadencia. La CGT, históricamente ligada al PCF, ha dejado de ser el 1er sindicato de Francia, y espera reconquistar ese podio por medio de la agitación social. Táctica que no convence a las otras dos grandes centrales sindicales, la CFDT (Confédération française démocratique du travail) y FO (Force ouvrière), que no participarán en el jornada de movilizaciones de este jueves. La CGT y los sindicatos radicales y minoritarios afirman que esta jornada «solo es la primera» de un rosario de próximas movilizaciones: esperan capitalizar el profundo descontento y Además preocupación en sectores muy diversos, de la restauración a las grandes empresas en crisis, del personal hospitalario a los pensionistas. Las movilizaciones, huelgas y manifestaciones de El jornada de hoy, en la ciudad de París y Varios capitales de provincias, serán previsiblemente modestas: la pandemia no invita a tirarse a la calle a protestar contra nada. Pero su simbolismo es una amenaza directa para las lejanas ambiciones reformistas de Emmanuel Macron. En su jornada, el 1er magistrado de la República aseveró que la reforma del sistema nacional de pensiones, sustituido por un nuevo sistema, único, sería la gran reforma de su orden presidencial. La reforma se dirigió aprobada en el Consejo de Ministros. Tenía ser aprobada, con matices, A lo largo de los debates parlamentarios, en la Asamblea Nacional y el Senado. El estallido de la crisis sanitaria, a mediados de marzo, dio un patrón a esos debates. Y el proyecto macroniano quedó aplazado «sine die», a la espera de la salida de la crisis sanitaria, en la fecha se temen los efectos de la crisis económica y social. Tirándose a la calle, para protestar, la CGT y una comunicado de los sindicatos franceses lanzan a Macron un mensaje claro y temible: la crisis económica y social provocará nuevas movilizaciones de queja. Ese enfrentamiento inquieta profundamente a la opinión pública. Conforme Varios estudios sociológicos, el 78 % de los franceses temen que Francia haya tomado el trayecto del declive, la decadencia.