El Marsella sobrevive de forma milagrosa ante al Lille

Un gol de Valére Germain en el camino final del encuentro le dio un punto más que satisfactorio al Olympique de Marsella de Villas-Boas contra el Lille. El conjunto marsellés fue muy inferior a su contrincante, que perdonó múltiples ocasiones claras en la 2da parte que pudieron sentenciar el encuentro. Después de haber ganado al PSG en el Parque de los Príncipes, el OM solo ha sumado un punto de los últimos seis en juego.

-Publicidad-

Ni Marsella ni Lille tuvieron un comienzo de mucho ritmo. Es más, no hubo un disparo a puerta a lo largo de los primeros 20 minutos. Los de Galtier llevaron la iniciativa del encuentro, No obstante sin incomodar a Mandanda y solo produciendo llegadas a través de los desmarques de ruptura de Burak Yilmaz. Al turco, No obstante, le pitaron tres fueras de juego en los primeros minutos que podrían haber sido ocasiones muy claras de haber aguantado al lado de la línea defensiva del Olympique de Marsella.

El Marsella prosigue siendo un club con muchas dudas en lo que se refiere a juego se refiere. Ganó por la mínima la semana pasada en el Parque de los Príncipes y Desde entonces llegó la relajación. El conjunto marsellés tuvo muchas complicaciones para llegar a la arco contrincante, algo que se pudo ver en la derrota entre semana contra el Saint-Étienne. Sin ir más lejos, su 1er disparo llegó en el minuto 27, en un remate tímido de Payet en la frontal del área que se marchó muy desviado.

A pesar de los continuos equivocaciones no forzados por una parte de los dos equipos, el Lille pudo adelantarse en el marcador ya Ya antes del descanso. Celik aprovechó una buena diagonal de Jonathan Bamba activando el lado débil en la banda derecha y forzó la intervención de Mandanda Después de un potente disparo en la frontal del área. Fue el único aviso real de un 1er tiempo bastante atípico y que retornó a mostrar las carencias de plantilla que tiene André Villas-Boas en el Marsella.

Los dos primeros minutos del 2do acto tuvieron más emoción que los 45 anteriores. Jonathan Bamba, pichichi del Lille en el camino inicial de la época, realizó una diagonal fantástica desde la banda izquierda para ponerle en bandeja a Luiz Araujo el 1er gol del encuentro. El brasileño, que Asimismo marcó la semana pasada en Metz, aprovechó su buen instante de forma para batir a Mandanda. Un minuto más tarde, Nagatomo, que estuvo en la foto del 1er gol, le regaló precisamente a Araujo una pelota que acabó fallando incomprensiblemente Yilmaz en el 2do palo a asistencia del extremo del Lille. Fueron dos minutos que anticiparon lo que estaba por venir en el Velódrome.

El Lille fue una apisonadora para el Marsella a lo largo de muchos minutos. El cansancio se acentuó en el Marsella, que retornó a mostrar una falta de profundidad de plantilla preocupante para un club que va a disputar Champions League esta temporada. Araujo pudo marcar su 2do gol de la noche, No obstante su disparo de falta se estrelló en el larguero. Cinco minutos más tarde, Rongier tuvo la ocasión más clara del encuentro para el OM, No obstante su remate en la frontal del área se estrelló en el poste. Fue un aviso para un Lille que podía terminar pagando las consecuencias de haberle perdonado la vida a su contrincante. Mandanda realizó dos paradas espectaculares para conservar al OM en el encuentro a remates de Araujo y Fonté de cabeza que ensalzaron aún más el desempeño del Arquero a sus 35 años.

Como viene siendo frecuente, el OM de André Villas-Boas tiene más vidas que un gato. Puede estar al filo de un precipicio o bien puede estar a punto de morir en la orilla del río que el club siempre y en toda circunstancia y en todo momento y en todo momento saca puntos de situaciones inverosímiles. en el instante todo daba la sensación de que se iba a decidir del lado visitante, Valére Germain remató de cabeza en el 1er palo un centro de Sanson a la salida de un córner. El fútbol no entiende de justicias y el ejemplo más claro lo tuvimos en el Velódrome. Un empate que salva a Villas-Boas y que sabe a muy poco para el Lille.

Fuente: periódico As