fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Deportes Futbol

Lanzini arruina el comienzo de Bale

Nada es ya lo mismo para Gareth Bale. Del Deportista que dejó el Real la villa de la villa de Madrid ya solo quedan el moño y la posición de extremo derecho, demarcación que ocupó a lo largo de los 30 minutos que pudo jugar contra el West Ham en empate de los suyos. Con el ‘9’ a la espalda y sin el calor del reencuentro con el público del Nuevo White Hart Lane, el galés, al que se le ha visto especialmente comprometido desde el instante en que regresó a Londres, se encarga hasta de los saques de esquina. Nuevo amanecer para el tetracampeón de Europa, que estuvo aun a punto de marcar en el tiempo añadido, Pero no consiguiese finalizar con logro el mano a mano Después de una serie de regates deliciosos y eso, a la postre, acabó costándole dos puntos a los suyos por una brutalidad de Lanzini.

Mourinho, que quiere ir con calma con él, está deseando Pero poder plantar acerca de el terreno de juego el tridente que formaría con Son y con Kane. Una punta de ataque capaz de todo, como se vio en un comienzo de encuentro en ante de los hammers que les llevó a que, en apenas 15 minutos, los spurs se pusiesen con tres tantos de ventaja. Dos tantos y una asistencia de Kane y otro gol y asistencia de Son hacían pensar que la victoria iba a ser más que fácil para los londinenses, Pero el problema fue que esa complacencia se trasladó a los jugadores de Mourinho, que vieron la victoria tan En el bolsillo que olvidaron que en él podía haber un agujero.

Un agujero que se vio aún menos por el deslumbre que produjo el comienzo de Gareth Bale y que hizo pensar que el cabezazo de Balbuena podía quedar en una mera anécdota, Pero que arrancó a hacerse apreciar en el instante Davinson Sánchez remató contra su propia arco. Después de la ocasión fallida de Bale, que hizo lo que pudo, todo parecía haber quedado en un susto, Pero la insensatez se desató en los últimos segundos del tiempo añadido en el instante Lanzini, aprovechando un Pelota que había quedado rechazado en un córner, disparó con más fe que convencimiento y la lotería quiso que su Pelota se clavase en la mismísima escuadra de Lloris, que llegó a rozarla.

Fuente: periódico As

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *