fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia Sociedad

La pandemia viajó seis veces mayor de lo cual dicen los datos oficiales

Un conjunto de investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU) y de la Universidad de Melbourne ha concluido que los niveles de contagio de COVID-19 acudieron mucho mayores, en todo el globo, de lo que recogen los información oficiales. Sus conclusiones se han publicado esta semana en la gaceta «Royal Society Open Science». Los autores se han basado en los datos de fallecimientos por COVID-19 de un total de 15 países, que han empleado para valorar el número de contagios. De esta manera han concluido que entre marzo y agosto la tasa de infección se dirigió una media de 6,2 veces mayor a lo detectado en los registros oficiales. «Básicamente, analizamos las estadísticas de cuánta gente murió de COVID-19 en un Sólo determinado país y fuimos cara atrás para ver cuánta gente debería haberse infectado para llegar a ese número de muertes», ha dicho en un Sólo comunicado Steven Phipps, coautor del trabajo. De pacto con estas estimaciones, en ese período de tiempo hubo alrededor de 800 millones de contagios entre 11 países europeos, Australia, Corea del Sur, USA y Canadá. Naciones que diagnosticaron mejor que otras
Este estudio ha vuelto a subrayar que Ciertas naciones lo llevaron a cabo mejor que otras a la hora de diagnosticar las infecciones entre su población. Por ejemplo, en Corea del Sur el número estimado de contagios es Solo 2,6 veces mayor al detectado, al paso que en Italia es 17,5 veces superior. Por ejemplo, en la situación de Australia, al tiempo que se detectó el contagio del 0,10% de la población, este estudio sitúa la tasa de infección en el 0,48%. Conforme estas estimaciones, si es que se detectaron alrededor 27.000 casos, hubo 130.000. En opinión de los creadores del trabajo, la ventaja de esta técnica de estimación es que puede aportar luz en el horario la información es incompleta, especialmente en aquellas zonas donde no hay suficiente capacidad para hacer tests de diagnóstico. «Nuestro nuevo procedimiento es fácil de emplear para estimar la verdadera tasa de infección, Siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia y en el horario haya datos fiables acerca de el número de muertes atribuibles a la COVID-19», ha explicado Steven Phipps. En opinión de Quentin Grafton, coautor del trabajo, este desfase entre lo detectado y lo estimado «tiene importantes implicaciones tanto para el control Al idéntico que la probabilidad de infectarse». Aunque la capacidad de diagnóstico de los países ha mejorado de forma notable Desde marzo, los resultados son preocupantes, Según los autores: «Estos hallazgos cuestionan con seriedad cómo lidiamos con todas y cada una las facetas de la pandemia de coronavirus». Esta no es la 1era vez que se informa del desfase entre los casos diagnosticados y los números reales, Puesto que los expertos han alertado Desde El inicio de la pandemia de que se estaba subestimando el alcance real de la expansión del virus. También, otros estudios han mostrado que existía este desfase en naciones De La misma manera que USA.