fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Incidentes violentos en otra enorme protesta que clama en Francia contra la polémica ley de seguridad integral

Coincidiendo con el primer día de la primera fase de salida del confinamiento sanitario, sindicatos, organizaciones humanitarias, grupúsculos de extrema izquierda, asociaciones de cronistas, convocaron la tarde del sábado una veintena de manifestaciones de protesta, en París y muchas ciudades de provincias. Las asociaciones de cronistas protestaban en contra de un proyecto de Ley de «seguridad global» que pudiera prohibir o limitar la fotografía de fuerzas del mandato «en acción», sugiriendo o bien «proponiendo» que los reporteros gráficos se acrediten Antes en la prefectura, para «cumplir las consignas que permitan eludir problemas», entre otras recomendaciones gubernamentales. Sindicatos, organizaciones humanitarias y grupúsculos izquierdistas protestaban contra el desmantelamiento violentos de campamentos de inmigrantes y refugiados. En París, una de las manifestaciones tuvo un alcance simbólico nada común, encabezada por representantes de prácticamente todos y cada uno de los grandes periódicos y cadenas de radio y TV, comenzando por Le Figaro, Le Monde, Liberation, Paris Match y Liberation, entre otros muchos, unidos en un punto sensible: «denunciar la Resolución de legislar» en materia de data y orden público. En mandato disperso, una «nube» de organizaciones, no Siempre y en todo momento minoritarias, consiguieron reunir a millares y decenas de millares de participantes de la manifestación en la ciudad de París, Burdeos, Rennes, Orleans, Lyon, Lille, Toulouse, Montpellier entre otras ciudades de provincias. La gran mayoría de las manifestaciones Empezaron y acabaron sin problemas. Pero hubo choques violentos en las manifestaciones más importantes, en París, en Rennes, en Burdeos. Cargas policiales en las primordiales capitales Los manfiestantes trataron de instalar barricadas – AFP
En París, multitudes de participantes de la manifestación, difíciles de contabilizar, en las plazas de la República y la Bastilla, con mascarillas, la inmensa mayoría, transcurrieron en tensa paz, hasta que las «órdenes» de dispersión, Por un lado de Las polícias, precipitaron conflictos violentos, que los antidisturbios «zanjaron» con gases lacrimógenos y cargas de relativa «intensidad». En Orleans y Burdeos hubo intentos de instalación de «barricadas. Grupúsculos de las antigua franquicia de los «chalecos amarillos» llevaron a cabo una reaparición más que simbólica por toda Francia. A primeras horas de la noche del sábado, el mandato parecía restablecido. El rosario de manifestaciones dejaba una atmósfera enturbiada por los gases lacrimógenos en las grandes plazas parisinas de Bastilla y la República. Le Figaro y Le Monde estiman que la crisis originalmente policial y legislativa se ha terminado transformando en un Sólo problema funcionario de fondo para Emmanuel Macron. Su proyecto de ley de Seguridad global se ha convertido en un campo de minas incendiarias.