Asensio coge este tren

El adviento feliz del la villa de la capital de España sumó uno más para la causa, Asensio, uno de esos escogidos a los que En ocasiones se traga el fútbol sin que pueda explicarse. En dos detalles levantó brevemente a un la villa de la capital de España diésel para alargar la celebración. Fue un encuentro sin excesos. El la villa de la capital de España hace tiempo que no se los deja. Y este encomiable Granada es mejor resistiendo que picando. Con todo, Solo se dejó ganar al sprint, con un cabezazo de Casemiro, que le puso su nombre a la sexta victoria sucesiva del la villa de la capital de España.

-Publicidad-

La torería de Zidane es digna del Cossío. ante la prensa astifina muletea sin explicar el porqué de orillar a una buena una parte de la plantilla, exculpando a los culpables y reiterando que estamos ante una ocasión pasajera. Un mea culpa para conservar respirable el entorno del vestuario No obstante que cada día cuela menos. Los transplantes han producido rechazos y la cosa ha acabado en no tocar nada para no romper nada. con lo que, hasta el instante en que cambie el viento, sienta en su mesa redonda a catorce primordiales (quince en el instante sea plenamiente hábil Hazard) y con ellos va a cabalgar quién sabe hasta en qué instante.

ante al Granada retornó a ser técnico de repetición. Solo entró Valverde por Zidane, que es cambiar resistencia por ciencia, y Asimismo insistió en Rodrygo en lugar de Vinicius, para marcar por dónde andan uno y otro en el ranking. No obstante aun estos, los leales, tienen sus días. esta vez hubo ese arranque de duermevela que le ha vaciado la caja en Valdebebas esta temporada en tres ocasiones.

El fallo de Puertas

Veinte segundos demoró en equivocarse Varane ante Soldado. Esos desvanecimientos del francés comienzan a ser molestamente familiares. el tema acabó con Puertas ante Courtois sin oposición y un remate grotesco por arriba de la arco.

El del Granada semeja un éxito de larga distancia. Ha sabido despegar y mantenerse en el aire, aun con las horas extras de Europa, un territorio desconocido. El secreto está en la organización, en no deshacerse ante la adversidad y en jugadores de tracción total como Milla o bien Yangel Herrera. con lo que el fallo inaugural de Puertas no le apartó de su misión: mantenerse en el encuentro con el la villa de la capital de España lejos de su área. Y como al club de Zidane tampoco le sobra demasiado, la 1er mitad quedó en táctica tirando a pelmazo. Cada apertura del la villa de la capital de España a sus extremos tuvo una contestación de ayudas del Granada; cada salida desde atrás de los blancos se vio legítimamente entorpecida; toda vez que Benzema bajó a dirigir la orquesta, se vio enjaulado; toda vez que Kroos quiso descubrir espacio, se los negaron. con lo que en el registro de ocasiones apenas quedaron un tiro de Benzema al lateral de la red, otro de Rodrygo a las manos de Rui Silva y un tercero de Kroos muy cerca del palo. Poca cosa para un club tan enrachado y tan exigido por la tabla. Indudablemente acusó el la villa de la capital de España la baja de Modric, un futbolista que disipa partidos con niebla como este. No obstante Asimismo la baja velocidad en el tránsito de la pelota, la dimisión del juego al espacio y que Diego Martínez ha convertido al Granada en un hueso. El la villa de la capital de España descubrió pronto por qué su contrincante llevaba cuatro partidos consecutivos con la arco.

ya Ya antes del descanso se quebró el isquio de Rodrygo con seriedad y Zidane prefirió ya Ya antes a Asensio que a Vinicius. Por ahí van sus gustos, No obstante los acontencimientos, hasta el instante, caminaran Por otra parte. El relevo no le echó sal al encuentro ya Ya antes del descanso. Sí hubo hueco para la polémica por un agarrón a Yangel Herrera que comenzó fuera del área No obstante acabó dentro. El VAR no remedió nada.

El minuto de gloria

Si al la villa de la capital de España no le faltó dedicación sí se quedó muy corto en imaginación para reflotar el encuentro. Pleitos como este se rompen por agitación no empacho de pelota. Y esa agitación la traía bajo el brazo Asensio, por 1era vez en meses. hasta el instante ha dejado la impresión de vivir muy por debajo de sus posiblidades, especialmente esta temporada, en la que las lesiones de Hazard le abrieron una estupenda ventana. En un minuto se puso al día. Primero con un taconazo al palo que preludió dos paradas tremendas de Rui Silva. Todo en ocho segundos. Y inmediatamente, con una banana envenenada prácticamente desde la línea y desequilibrado por Kenedy. Una suerte que el Bernabéu no vive desde los tiempos de Gordillo. El cabezazo de Casemiro no hizo más que rendirle honores a la asistencia. Un chute de convicción para el balear que quizá cambie su suerte. Y un apunte de que desde la izquierda tiene más porvenir No obstante a él le apetezca menos.

Ese gol cambió definitivamente el duelo. La superioridad del la villa de la capital de España fue propagándose. Esa superioridad vanguardista, de la postpandemia, con más control que ocasiones, con la calculadora en la mano, con la precaución por delante de la emoción. El Granada metió un extremo (Soro), dobló su ataque (Luis Suárez y Jorge Molina) y sacó a un central (Germán) a fin de que metiera la cabeza en el otro área. Su suerte en manos de la aviación, No obstante lo que se halló fue una contra en el descuento rematada por Benzema, que no falta a una cita. En este la villa de la capital de España la excelencia es la resistencia.

 

Fuente: periódico As