fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Rabia y inquietud en Italia ante la crisis de Gobierno abierta por Renzi

Se ha abierto la caja de Pandora y aparece una espiral arriesgada Después de la crisis de gobierno abierta por el jefe de Italia Viva, Matteo Renzi, al retirar a sus dos ministras del Ejecutivo. Es una crisis de verdaderamente difícil solución, que nadie entiende y que daña la imagen de Italia, pues se genera, a su vez, en el peor momento posible, en medio de una pandemia que ha causado 80.326 fallecidos y 2.319.036 contagiados por el coronavirus. Las encuestas comentan que una gran mayoría del país quiere estabilidad para hacer frente a la grave crisis económica y a la urgencia sanitaria. A pesar de ello, Matteo Renzi, ha hecho oídos sordos aun a las sugerencias del presidenta de la República, Sergio Mattarella, para eludir la ruptura de la alianza en estos críticos instantes. Resulta paradójico que Renzi, que gritaba en contra de los minúsculos partidos pues complicaban la gobernabilidad del país al imponer «la dictadura de una minoría», haya hecho justamente lo que tiempo atrás odiaba. Con su minúsculo partido Italia Viva (las encuestas le dan menos de un 3% de votos), fundado en septiembre 2019 al desgajarse del Partido Democrático, del que fue dirigente burócrata, Matteo Renzi abre una crisis que la enorme mayoría de los italianos, el 70% considera que es «una locura», creando «rabia, preocupación y desconcierto», Conforme una encuesta de La Stampa. Exactamente el mismo sondeo señala una escala muy clara de las prioridades del país: en primer sector está el relanzamiento de la economía nacional (22,2%), con singular atención al tema del trabajo y el empleo (24,8%), junto a la urgencia sanitaria (17, 2%). Para justificar la apertura de la crisis, Matteo Renzi ha atacado ferozmente al primer ministro, Giuseppe Conte, calificándolo de «inadecuado» para guiar a Italia en una fase crucial de su historia, Una vez que se ha presentado una situación única que seguramente no vuelva a repetirse, Del mismo modo que es la llegada de enormes recursos europeos (unos 220.000 millones de euros es la última cifra con que cuenta Italia), que deben servir para modernizar un país con graves retrasos. En cuestión digital, por ejemplo, Italia está a la cola de Europa. Obviamente, la inestabilidad italiana es motivo de grave inquietud en la Unión Europea, pues este país recibirá la mayor partida de fondos europeos y se teme que no sepa aprovecharlos. Su pasado no ofrece garantías: Italia no ha sabido gastar A lo largo de los años las ayudas europeas. Precisamente, una de las críticas fundamentales de Renzi a Conte ha sido la de que su proyecto del Fondo de Reconstrucción europeo se limitaba a recuperar viejos planes, para alimentar el clientelismo y crear acuerdo electoral, sin poseer el control del Parlamento. El 1er magistrado de la República, Sergio Mattarella, ha solicitado una rápida solución de la crisis para eludir la inseguridad. Es muy bastante difícil imaginar una mayoría gubernamental diversa a la vigente. Sin embargo será sumamente complicado recomponerla. La jornada de hoy se percibe casi imposible la reanudación del diálogo entre Renzi y Conte, que sostienen una lucha personal y política. «Ha hecho un daño grave al país, la renuncia A mí me se dirigió anunciada con un correo electrónico», afirmó Conte en la noche, Mientras que la dirección del Partido Democrático ataca al líder de Italia Viva: «Matteo Renzi Solo quiere destruirnos; ha hecho un grave daño a Italia. El objetivo claro de Renzi ha sido eliminar políticamente a Conte. El funcionario más impopular de Italia (Renzi) pretende concluir con el más popular (Conte)», ha expresado el exprimer ministro Massimo D’Alema. Seis escenarios para la salida de la crisis
Por la fecha, Giuseppe Conte intenta ganar tiempo para congelar la crisis y lograr la aprobación en el Parlamento de nuevas medidas para sujetar la empresas que agonizan por la pandemia. Ciertamente, la crisis del gobierno debe resolverse cuanto Antes, Al parecido que pide Sergio Mattarella. Giuseppe Conte no ha tirado la toalla y Aún confía en seguir al frente del gobierno. Sos seis los posibles escenarios para resolver la crisis: 1) Conte acude al Quirinal y presenta su dimite, al constatar que se ha creado un gigantesco problema burócrata al perder uno de los cuatro partidos que forman La mayoría. Un paso muy doloroso para Conte, que todavía tendría la esperanza de que su dimite fuera rechazada y que el presidenta de la República le encargara la búsqueda de una solución de la crisis si puede alcanzar una mayoría en el Parlamento. 2) Conte no dimite, asume interinamente Los dos ministerios (Agricultura y Familia) que ha dejado vacantes Italia Viva y se toma tiempo para aprobar Ciertas medidas en el Parlamento, De exactamente la misma manera que conseguir el visto bueno al Fondo de Reconstrucción; Mientras tanto, maniobra y negocia para ver si se forma un grupo en el Senado que sustituya a los 18 senadores de Italia Viva, que son decisivos. Conte no podría alargar mucho el tiempo, Porque la oposición podría presentar una moción de censura y decretar su permanente. 3) Conte puede desafiar directamente a Renzi, culpandolo de la crisis, y presentarse en el Senado, pidiendo la confianza Tras haber negociado el apoyo de ciertos senadores, denominados en el argot político «responsables», que realmente son tránsfugas, figura muy frecuente en la política italiana. 4) Si Conte no lograra los suficientes apoyos, la actual mayoría intentaría buscarle un sustituto. Sería la gran baza del Partido Democrático, que podría jugar la carta de Dario Franceschini, actual ministro de Cultura, un posible candidato bien visto por Matteo Renzi. El flamante gobierno tendría exactamente la misma mayoría: Partido Democrático, M5E, Libres y Además Iguales y Italia Viva. 5) Gobierno de unidad nacional. Teniendo en cuenta el caos y la confusión política actual, es bastante difícil encontrar alguien de alto nivel dispuesto a hacerse cargo del gobierno del país en estos momentos. Se ha hablado, en primer sitio, del expresidentes del Banco Central Europeo, Mario Draghi, Tal como la figura más respetada y aceptada por las fuerzas políticas. 6) Gobierno electoral. Si es que las fuerzas políticas no llegaran a un acuerdo para sustituir a Conte, una última opción es constituir un gobierno electoral que prepare elecciones anticipados, a celebrar en mayo o bien junio. Este mes es el último en que se podría ir a las urnas, Porque A partir de junio empieza el llamado «semestre blanco», o bien sea, el periodo pertinente a los últimos seis meses del orden del presidente de la República, En medio el cual el líder del estado no puede disolver las cámaras. Más del 70 % de italianos, Conforme las encuestas, no quieren el voto anticipado. Los expertos consideran que sería una insensatez una campaña electoral durante de una grave pandemia.