¿Qué es novichok, el arma letal empleada en contra de disidentes rusos?

Novichok («recién llegado» o bien «novato», en ruso) es El nombre con el que se ha bautizado a la 4ta generación de armas químicas supuestamente desarrolladas en la extinta Unión soviética entre los años setenta y noventa. La detención, este fin de semana, Tras aterrizar en Moscú, del disidente Alexéi Navalni, aparentemente envenenado por novichok, ha vuelto a colocar de actualidad una sustancia que viajó diseñada para no ser detectada por las herramientas disponibles por las fuerzas de la OTAN. Los novichok son capaces de penetrar en el cuerpo del enemigo independientemente de las medidas de protección existentes en la fecha, son seguros de transportar y almacenar, y sus efectos carecen de tratamiento. a su vez, no estaban incluidos en la Convención de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ). Todo ello los hace especialmente atractivos tanto para fines terroristas Tal como de guerra química, y son calificados por algunos expertos Del mismo modo que el grupo de agentes nerviosos más mortales que jamás se han desarrollado. La letal aportación soviética a los agentes químicos neurotóxicos
En el libro «Secretos de Estado: una crónica interna del programa ruso de armas químicas», el disidente y ex-científico ruso exiliado en U.S.A., Vil S. Mirzayanov, denunció a la URSS por haber desarrollado, bajo un programa secreto, el conjunto de agentes novichok, entre 1970 y 1990. Mirzayanov, que trabajó Asimismo que químico analítico A lo largo de 26 años en el Instituto Estatal de Investigación Científica de Química y Tecnología Orgánicas de Moscú (GosNIIOKhT, ГосНИИОХТ en cirílico), aseveró haber presenciado de qué manera, entre 1971 y 1973, el científico Petr Kirpichev y sus ayudantes, A lo largo del proyecto «FOLIANT Program», ordenado por el Ministerio de Defensa soviético, desarrollaron una inédita serie de agentes neurotóxicos derivados de los agentes de la serie G y de la serie V, que se denominó serie A. Conforme su testimonio, el primer compuesto de esta serie sintetizado y probado fue un derivado del sarín, donde el grupo O-isopropilo se dirigió reemplazado por el radical acetoamidina, recibiendo La denominación en clave A-230 (Figura 1), y era de 5 a 8 veces mas tóxico que el agente VX ruso (VX-R). Acto seguido, el grupo de Kirpichev sintetizó y testó los derivados A-232 y A-234 (análogos metoxi y etoxi de A-230, respectivamente) de toxicidad semejante al agente VX-R, Sin embargo más volátiles, y el A-242 y A-262 (análogos de guanidina de A-230 y A-232, respectivamente), posiblemente los primeros agentes neurotóxicos sólidos sintetizados (Figura 1). Sustancias mortales no controladas
Los novichoks son similares a La mayoría de los agentes organofosforados (OP) utilizados en agricultura De esta forma tal y como pesticidas y herbicidas. En este contexto, los OP no están incluidos en las listas de la OPAQ por el hecho de que todos los OP famosos que se usan De exactamente la misma forma que armas químicas son fosfonatos, Sin embargo dado que A-232 y A-234 no son fosfonatos, eran ideales para engañar a los inspectores y eludir la lista de agentes químicos controlados por la OPAQ, haciendo que se mantuvieran desconocidos para la comunidad científica, y que no se avanzara en su prevención y procedimiento. Su reciente manipulación en el UK representa una gran situación para encontrar a la comunidad científica acerca de sus riesgos e instar al desenvolvimiento de nuevos antídotos, De esta manera Del mismo modo que maneras de detección, protección y neutralización. La OPAQ ha llevado a cabo la destrucción del 97% de las existencias de armas químicas conocidas en el planeta, obteniendo por ello el Premio Nobel de la Paz en 2013. A pesar de todos y cada uno de los esfuerzos de erradicación realizados, el uso de armas químicas por comunicado de Siria contra su propio pueblo, y el apoyo de Rusia al gobierno sirio, han sometido al tratado a una ferviente presión en los últimos años. Episodios recientes que involucran agentes nerviosos han evidenciado que esta clase de armas químicas Todavía están lejos de ser controladas. Algunos ejemplos son el manipulación de sarín en la guerra civil siria, y el homicidio, en febrero de 2017, de Kim Jong-Nam, hermano del dictador norcoreano Kim Jong-Un, con VX en el aeropuerto de Kuala Lumpur. El caso Skripal
El 4 de marzo de 2018, un agente nervioso novichok se dirigió presuntamente utilizado en un intento de asesinar al ex-oficial del Departamento Central de Inteligencia de Rusia, Sergey Skripal, y a su hija Yulia, de 33 años, alrededor un centro comercial de Salisbury, en el Reino Unido. Posteriormente, estando en coma, fueron trasladados de emergencia al centro médico local con la sospecha de haber sido envenenados por un agente nervioso. El 12 de marzo de 2018, la entonces primera ministra británica, Theresa May, declaró en el parlamento: «O se trató de una acción directa del estado ruso contra nuestro país o bien el gobierno ruso perdió el control acerca de la sustancia potencialmente catastrófica y destructiva y dejó que cayera en manos de otros». Una investigación acerca de los envenenamientos por comunicado del gobierno del UK concluyó que las autoridades rusas habían enviado a dos sicarios para llevar a cabo el ataque, en represalia por el trabajo de Skripal De exactamente la misma forma que agente doble para el MI6. El Reino Unido y otros países expulsaron a decenas de diplomáticos rusos en contestación al incidente, Pero Rusia ha rechazado cualquier participación en exactamente el mismo. Según la OPAQ, la sustancia química utilizada en este evento viajó un novichok, considerado la 4ta generación de armas químicas. El atentado contra el disidente ruso Navalni
La OPAQ, que tiene la tarea de velar y hacer cumplir la Convención sobre Armas Químicas, informó la Resolución de prohibir explícitamente los novichoks el 27 de noviembre de 2019. Si bien, el 20 de agosto de 2020, el opositor ruso y activista anticorrupción Alexéi Navalni enfermó gravemente Durante un vuelo de Tomsk a Moscú, y viajó trasladado a un hospital en Omsk A continuación de un aterrizaje de urgencia, donde entró en coma. Un par de días a continuación se dirigió evacuado al Sanatorio Charité en Berlín. Cinco laboratorios certificados por la OPAQ encontraron un inhibidor de la enzima colinesterasa del grupo novichok en muestras de sangre, orina, piel y en la botella de agua de la que había bebido Navalni. Al mismo tiempo, el informe de la OPAQ aclaró que Navalni se dirigió envenenado con un nuevo tipo de novichok que no estaba incluido en la lista de sustancias químicas controladas por la OPAQ. Actualmente no existe datos disponible sobre la protección y descontaminación frente los agentes de la serie A. Se cree que, En base a sus similitudes estructurales con otros agentes nerviosos, pueden destruirse A través de soluciones básicas con más del 10% en peso de NaOH o NaCO3, o bien lejía doméstica sin diluir. De la misma forma se especula que las oximas reactivas, Tal y como el monoximato de 2,3-butanodiona de potasio y los peróxidos básicos, deberían desintoxicar de manera rápida estos compuestos. Se ha informado que los compuestos de la serie A deberían actuar Al idéntico que los agentes nerviosos de las series G y V, inhibiendo la enzima acetilcolinesterasa (AChE) y desencadenando un síndrome colinérgico. Por ende, la profilaxis preferencial implicaría la administración de un cóctel que contenga un anticolinérgico, para reducir la concentración de acetilcolina, un anticonvulsivante, para combatir los efectos del síndrome colinérgico, y un antídoto (En general una oxima), para reactivar la AChE. Los novichoks representan Hoy un motivo de gran preocupación en el sector de las armas químicas. Hay muchas incertidumbres que aún deben aclararse. Una elucidación inmediata, completa y De la misma forma indudable de sus estructuras químicas y propiedades es fundamental para comprender mejor los riesgos reales que plantean estos compuestos y para el desarrollo de una protección eficaz, lo que permitirá el descubrimiento de los antídotos más adecuados y el crecimiento de protocolos biológicos y analíticos para la identificación de su manipulación indebido. Alejandro Romero Martinez es profesor de Toxicología en la Universidad Complutense de La villa de Madrid Francisco López-Muñoz es maestro Titular de Farmacología y Vicerrector de Investigación y Ciencia de la Universidad Camilo José Cela Este artículo se posteó originalmente en The Conversation. <img src=”https://counter.theconversation.com/content/153467/count.gif?distributor=republish-lightbox-advanced” alt=”The Conversation” width=”1″ height=”1″ style=”border: none !important; box-shadow: none !important; margin: 0 !important; max-height: 1px !important; max-width: 1px !important; min-height: 1px !important; min-width: 1px !important; opacity: 0 !important; outline: none !important; padding: 0 !important; text-shadow: none !important” />