fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Crecen las protestas contra el golpe de Estado en Birmania Después de la represión del Ejército

Multitudes en Rangún, Mandalay, Naypyidaw, el lago Inle y, casi, por toda Myanmar, nombre oficial de la antigua Birmania. Un río humano inunda este bello país del Sudeste Asiático para luchar por su chica democracia, amenazada por el golpe de Estado que el Ejército dio el 1 de febrero en contra de el Gobierno de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. Después de la represión del objetivo de semana, que se cobró al menos dos vidas y decenas de heridos, millones de personas han tomado las principales ciudades birmanas para sumarse a una inédita este día de huelga general. Llamada la «
Revolución de los Cinco Doses
» por celebrarse este 22 de febrero, recuerda por su carácter masivo al Levantamiento de los «Cuatro Ochos» del 8 de agosto de 1988 contra la dictadura militar de aquel entonces, que terminó en un baño de sangre un mes entonces. No obstante ni siquiera tan trágico recuerdo ha amilanado a los participantes de la manifestación, quienes siguen desafiando a los soldados comandados por el general Min Aung Hlaing, el nuevo «hombre fuerte» del país. Conforme informa el diario ‘The Irrawaddy’, la huelga general ha sido convocada por 25 organizaciones de todo tipo, A partir de partidos políticos hasta sindicatos estudiantiles y agrarios pasando por Grupos religiosos, profesionales y de intelectuales, y es ya la mayor movilización A partir de el golpe. «Las protestas de La jornada de hoy son mucho mayores que las de Ya antes, con más carreteras y autopistas cortadas y tiendas cerradas por todos sitios. La jornada de hoy es más una huelga general en el sentido de que nadie ha ido a trabajar. También de las tiendas, han cerrado las empresas estatales, los departamentos de Hacienda, los ingenieros, los médicos…», explica a la BBC Thompson Chau, periodista del medio local Frontier. Tal y Así como exhiben las redes sociales en internet, que han estado cortadas Durante la noche y parte de la mañana, la muchedumbre se ha echado a las calles Pese a la represión que el Ejército llevó a cabo En medio el fin de semana. El sábado, al menos dos personas murieron tiroteadas por los antidisturbios en Mandalay, la 2da ciudad del país, Durante un paro en unos astilleros. A tenor del Relator Esencial de la ONU para Birmania, Tom Andrews, en el aplastamiento de esa protesta participó la infame División 33 de Infantería Ligera, más famosa por sus masacres en 2017 contra los musulmanes de la etnia rohinyá en el estado de Rajáin. De este modo se percibe en Algunas fotos de los soldados difundidas por las redes sociales, donde se distingue el distintivo ’33’ en sus uniformes de camuflaje. «Estoy horrorizado con la pérdida de más vidas, incluida la de un chica, Mientras que la Junta militar aumenta su brutalidad en Birmania. A partir de cañones de agua hasta pelotas de goma y gases lacrimógenos y ahora tropas disparando a participantes de la manifestación pacíficos. ¡Esta locura tiene que concluir!», escribió Andrews en su Twitter. a su vez, mostró su preocupación por un aviso público de las autoridades, quienes advirtieron de que «los manifestantes están incitando a la gente a un sendero de confrontación donde sufrirán la pérdida de más vidas». Por su comunicado, Andrews recordó al Ejército birmano que, al contrario que en 1988, «las acciones de las fuerzas de seguridad están siendo grabadas y se os pedirán responsabilidades». En un Solo mundo globalizado Pese a la pandemia del coronavirus, internet y la datos al instante son las grandes diferencias con aquella revolución, que derrocó al dictador Ne Win, en el poder Desde 1962, No obstante viajó revelado por otra Junta de generales que aplastó a la oposición demócrata y encerró a su dirigente, Aung San Suu Kyi, bajo arresto domiciliario. De esta forma se avanzó 15 de los siguientes 20 años, hasta que fue liberada en 2010 y arrancó una tímida transición democrática que se aseguró en 2015 con las primeras comicios libres. Después de ganar en noviembre las segundas por abrumadora mayoría, el Ejército ha vuelto a alzarse en contra de ella. En esta oportunidad, los militares saben que, si fracasa su golpe, serán castigados fuertemente y se quedarán sin el poder funcionario y económico que habían conservado Después de la llegada de la democracia. Para corregir la Constitución que el Ejército promulgó a su medida y aprobó en un «pucherazo» en 2008, los manifestantes Piden su abolición y el establecimiento de un nuevo gobierno federal que firme la paz con las numerosas guerrillas étnicas que controlan amplias zonas de Birmania, que se han vuelto a rebelar en contra de los militares. Menos a República Popular China, que definió al golpe Del mismo modo que una «importante remodelación del Gobierno», el general Min Aung Hlaing tiene en contra a una buena comunicado de la comunidad internacional, dirigida por Occidente. La problemática ahora está en saber hasta dónde son capaces de llegar unos y otros.