fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Internacional

Washington y Moscú reanudan la carrera de armamentos

La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca ha marcado una recomposición de las relaciones con Rusia, y ha abocado a las dos potencias a un nuevo modo de carrera armamentística y duras amenazas cruzadas. De fondo, está el creciente distanciamiento entre Washington y Moscú, que pone de relieve la negativa de Biden a invitar a su análogo ruso, Vladímir Putin, a las cumbres del G-7, algo que sí hacía Donald Trump. Hace apenas unos días, el Pentágono informó que invertirá 18.000 millones de dólares, o bien 15.000 millones de euros, en un sistema antimisiles que desplegará en Alaska. Manifestó la Gestión estadounidense que ese escudo es una mera contención a las amenazas de largo alcance de Irán y Corea del Norte, Pero en Moscú ese rearme ante su frontera no ha sentado nada bien, a tenor de las últimas reacciones que llegan del Kremlin. «Esto está alterando el equilibrio estratégico de poder en el planeta y estimulando una carrera armamentista, aun con misiles», sostuvo la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, Según informa la agencia Ria Novosti. «EE.UU. se esfuerza por obtener el dominio absoluto en la esfera militar y confía en un agotamiento del potencial de disuasión nuclear de Rusia, con un énfasis en la creación de un sistema global de defensa antimisiles», sumó. Realmente, Biden alcanzó al Despacho Oval a los fines, Conforme dijo, de prorrogar los tratados de desarme con Rusia -y Ya antes la URSS- que Trump se propuso invalidar. De hecho, en febrero el nuevo 1er magistrado estadounidense acordó con su análogo ruso alargar cinco años más el tratado de control de armas nucleares Nuevo START, un arranque optimista para una relación que se ha ido complicando. Ese tratado limita el número de armas nucleares estratégicas, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos para cada una de las dos potencias, en tierra, mar o bien aire. El presidenta Donald Trump ya retiró unilateralmente a EE.UU. del otro tratado, el de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio, en vigor Desde hacía 40 años y que prohibió la producción, tenencia y pruebas de vuelo de misiles de crucero lanzados A partir de tierra con una capacidad de alcance de 500 a 5.500 kilómetros. Washington destruyó más tarde 846 misiles. Moscú, 1.846. Violación de acuerdos
La razón dada por la Casa Blanca para esa salida viajó que Rusia violó varias veces el tratado. En verdad, el propio Biden ya sabía de esas violaciones Cuando era vicepresidente. En 2014, Barack Obama, su líder, denunció en una carta enviada a Putin que el Pentágono había detectado pruebas con misiles de medio alcance en Europa A partir de 2008, lo cual suponía una violación de los términos del contrato. En seguida el 1er magistrado Biden añade a su lista de prioridades un refuerzo militar. El flamante componente del sistema antimisiles anunciado por el Pentágono le reportará a las compañías Lockheed Martin y Northrop Grumman 13.000 millones de dólares en su 1era fase de desarrollo, con unos 5.000 millones de pago en fases siguientes de fabricación. Va a haber en Alaska 31 interceptadores, Según las estimaciones del Pentágono. Últimamente el Kremlin llamó a consultas a su embajador en Washington Después de que Biden definiera a Putin Tal y como un «asesino» y le advirtiera de que pagaría las consecuencias de haber intentado interferir en las comicios presidenciales de noviembre para beneficiar a Trump. Tras la publicación de un informe de la inteligencia estadounidense que acusa directamente a Putin de haber autorizado una campaña de injerencias digitales en las comicios para perjudicar a Biden y beneficiar a Trump, Biden se dirigió preguntado en una entrevista por esas injerencias y manifestó que Moscú «pagará las consecuencias». A continuación, a Biden se le preguntó si es que cree que Putin es un «asesino», Despues de la persecución y envenenamiento de líderes opositores, incluido Alexéi Navalni. Biden respondió que sí, sin repetir la palabra.