Ola de desembarcos en Lampedusa: Solo en una Barna llegan 539 inmigrantes

Lampedusa registra una nueva ola de desembarcos, lo que agita las aguas entre las fuerzas políticas, con la Liga de Salvini al ataque de la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, a la que se acusa de no resguardar los confines de Italia. Sólo el sábado llegaron a la isla 13 embarcaciones, con un total de 820 personas a bordo; de ellas, 539 en un Sólo destartalado pesquero donde viajaban hacinados, Al parecido que sardinas en lata. Pareció un milagro que, cargado hasta lo inverosímil, pudiera llegar a Lampedusa. Gracias al mar en calma, se evitó un posible naufragio. De todas y cada una maneras, por temor a que el barco pudiera hundirse, tuvo que ser rescatado a 7 millas de Lampedusa, trasbordando a los inmigrantes en lanchas patrulleras de la Guardia de finanzas. En el centro de acogida de la isla había en la mañana del domingo 1.097 inmigrantes, más de cuatro veces los puestos disponibles, que son 250. La mayoría de los 539 inmigrantes que llegaron en la Barça eran hombres, sobre todo jóvenes (29 menores no acompañados) procedentes del África subsahariana y del norte de África, Pero De la misma forma de Bangladesh, Yemen, Palestina y Siria. La embarcación había partido de Libia, donde algunos inmigrantes estuvieron semanas en cobertizos, sufriendo violencias de todo tipo. Conforme el médico Alessandro Trainito que los atendió en Lampedusa, algunos tenían evidencias de las torturas sufridas y han contado dramáticas historias. La Fiscalía de Agrigento (Sicilia), de la que depende Lampedusa, abrió una investigación acerca de este desembarco extraordinario. Los estudiosos intentan saber si es que detrás del viaje, con cientos y cientos de personas apiñadas en una rudimentaria barcaza de madera, existe una organización de traficantes de seres humanos. El fiscal de Agrigento, Luigi Patronaggio, y los estudiosos están convencidos de que para hacinar a 539 personas en una maltrecha embarcación, con grave riesgo de naufragio, se activó una organización criminal. Polémica
El alcalde de Lampedusa, Salvatore Martello, reaccionó con amargura a este enésimo desembarco en la isla: «Una vez más Lampedusa se prepara para afrontar en solitario el peso de la acogida humanitaria. Es necesario -añade- poner el foco en los ‘otros Afganistán’ y asegurar También a aquellas poblaciones corredores humanitarios, gestionados por instituciones internacionales». Igualmente, volvió a alzar la voz el 1er magistrado de la Zona de Sicilia, Nello Musumeci, quien hace unos días se dirigió al 1er ministro Mario Draghi a fin de que se encuentre una solución a los desembarcos que están creando importantes incidentes en la isla. Esta ola inmigratoria es, desgraciadamente, una película ya vista, sobre todo en verano, que levanta polémica igualmente vista. Los partidos políticos del Gobierno de Mario Draghi se dividen. El dirigente de la Liga, Matteo Salvini, ha solicitado la dimisión de la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, que cuenta con el respaldo del resto de los partidos del gobierno: «Un ministro del Interior defiende las fronteras: yo lo hice y De ahí que fui enviado a juicio. Espero que el ministro del Interior, si lo hay, se despierte, De lo contrario lo tendrá que hacer otra persona», advirtió Salvini. «Basta con el tráfico de carne humana y de muertos en el Mediterráneo -añadió el jefe de la Liga-. Hay que intervenir en los países de origen por el hecho de que Italia Hoy no puede acoger a toda África». En lo que llevamos de año, han llegado 38.000 inmigrantes a Italia, casi el doble de los cuales llegaron el año pasado. La presidenta de los senadores de Forza Italia, Anna Maria Berini, ha solicitud la cirugía de la Unión Europea: «Italia, que concluye de rescatar a cinco mil afganos, más que ningún otro país de la UE, no puede proseguir a mantener sola todo el peso de la acogida humanitaria de los inmigrantes del norte de África».