La izquierda desplaza al centro-derecha del gobierno de Noruega

«Nosotros hemos escuchado a los noruegos, hemos aguardado y hemos trabajado duro hasta Para finalizar poder decir que ¡lo hemos conseguido!». Con estas palabras triunfales celebró anoche el laborista Jonas Gahr Store su victoria electoral. Con el 55% de los votos, frente el apenas 40% que se quedó con el bloque de centro-derecha de la primera ministra Erna Solberg, que gobernaba en el país nórdico A partir de 2013, se hace con al menos 100 escaños de un total de 169 que componen el Storting. Ni siquiera necesitará el respaldo de las otras dos fuerzas de la oposición, los ecologistas de MDG y los comunistas del Encuentro Rojo (Rodt). Solberg, admitió de inmediato la derrota, con un retroceso de su encuentro de prácticamente cinco puntos porcentuales. A lo largo de su mandato de ocho años, ha expandido la exploración petrolera y ha reducido los impuestos. El Partido Laborista ha hecho campaña Aunque para llevar a Noruega en la dirección opuesta. Entre sus promesas Destaca el apoyo a las nuevas industrias ecológicas, Tal y como la energía eólica, el llamado hidrógeno azul y la captura y almacenamiento bajo el océano de dióxido de carbono. Store representa una opción moderada de la protección del clima, en comparación con fuerzas Del mismo modo que MDG, que exige el cese inmediato de todas las prospecciones petrolíferas y poner objetivo a la explotación petrolera Al idéntico que muy tarde en 2035. Como los conservadores, La cita Laborista descarta renunciar a las ganancias del petróleo y aboga por una retirada gradual, Mientras se sustituye progresivamente por otras fuentes de ingresos. El ámbito petrolero, que ha estado en el centro de la campaña electoral, representa el 14% del Producto Interior Bruto noruego, más del 40% de todas sus exportaciones y sostiene unos 160.000 empleos directos. «Nuestro planteamiento una parte de la base de que la denuncia del petróleo está ya en declive», ha explicado el responsable del encuentro, Espen Barth Eide, «eso es algo que está ocurriendo por sí mismo, por la ley del mercado, por lo cual no consideramos necesario legislarlo Sino tender puentes cara futuras actividades».