Los talibanes ocupan un Panshir huérfano de civiles

«¿Es musulmán?», es la 1era pregunta que tiene el mulá Farsat en el instante le informan de la llegada de un periodista a Bazarak, la capital del valle del Panshir. Los once talibanes que están en la sala estrechan la mano al recién llegado y, en silencio, esperan Las palabras del religioso, que es De la misma forma el responsable de la seguridad en la única provincia de Afganistán donde hay resistencia armada contra el ‘emirato’. «Todo está bajo control, en los últimos días más de 300 combatientes enemigos han entregado sus armas y el resto ha huido. Se han terminado los choques y el Panshir es una parte más del ‘emirato’», asevera con rotundidad Mientras que el resto de la sala asiente. La gran mesa… Ver Más