Los talibanes prometen «transparencia» en la gestión de los mil millones de ayuda humanitaria

La comunidad internacional se ha comprometido al envío de 1.200 millones de dólares -unos mil millones de euros- en ayuda humanitaria a Afganistán, un proceso que estará marcado por la cooperación de los talibanes a fin de que llegue a quienes lo necesitan. Los compromisos se han alcanzado esta semana A lo largo de la 1era conferencia de alto nivel organizada por Naciones Unidas sobre Afganistán Desde la fecha en que los talibanes tomaran el control del país a mediados del mes pasado. En un principio, la ONU, por medio de su secretario general, Antonio Guterres, había solicitud 606 millones de dólares de emergencia para cubrir las necesidades de los afganos de aquí a final de año y eludir un desastre humanitario. Martin Griffiths, el primordial alto cargo de la ONU sobre ayuda humanitaria, detalló que los compromisos financieros adoptados por los países donantes duplican esa volumen y que se destinarán no Solo la ayuda humanitaria de emergencia dentro de Afganistán, Sino más bien más bien Asimismo a una contestación regional acerca de la crisis de refugiados en países vecinos provocada por la llegada de los talibanes a Kabul. «Después de décadas de guerra, sufrimiento y Asimismo incertidumbre, se enfrentan tal vez al momento más peligroso», señaló Guterres, que aseguró que uno de cada tres afganos no sabe de dónde provendrá su próxima comida, que la tasa de pobreza se dispara y que los servicios públicos básicos están al borde del colapso completo. Antes de la toma de Kabul, prácticamente la mitad de la población afgana -unos 18 millones de personas- dependían de asistencia. Coperación de los talibanes
Estos esfuerzos, Aunque, dependerán de la cooperación de los talibanes, que tendrán poder Decisión acerca de la ayuda humanitaria y acerca de la capacidad operativa de las agencias humanitarias con presencia en el país. «El ‘emirato’ tratará de hacerlo lo mejor posible para entregar esta ayuda a la gente que lo Necesita de una manera completamente transparente», señaló El jornada de ayer Amir Khan Muttaqi, el ministro de Exteriores del gobierno temporal creado por los talibanes, en su primera rueda de prensa en el cargo. Muttaqi sumó que Afganistán «es pobre» y «necesita toda la ayuda posible» y que ellos la distribuirán sin corrupción, algo dudoso en un país lastrado por ella. «Es imposible proporcionar asistencia humanitaria dentro de Afganistán sin involucrar los funcionarios ‘de facto’», reconoció Guterres frente los representantes de países donantes. «Es muy fuerte involucrar a los talibanes en este momento». Guterres confirmó que la ayuda podría servir para hacer exigencias a los talibanes sobre su nuevo régimen y eludir los abusos de la última vez que estuvieron en el poder, A partir de 1995 a 2001. EE.UU. había dejado claro que la ayuda debe poseer contraprestaciones. Linda Thomas-Greenfield, la embajadora frente la ONU, mantuvo en la conferencia que EE.UU. añadiría 64 millones de dólares en asistencia adicional a Afganistán, para un total de 330 millones este año. «Necesitamos compromisos orales y escritos de los talibanes acerca de los derechos para operar de las agencias humanitarias y sobre el respeto a los derechos de Conjuntos minoritarios, mujeres y niñas», manifestó en su operación. «Las palabras no son suficientes. Precisamos actos».