Qué es el tubo lávico que se ha formado en La Palma

El volcán de Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, permanece expulsando lava de manera constante. Su magma ha empezado a evolucionar y a empobrecerse, lo podría indicar que no se alimenta Desde reservorios localizados a grandes profundidades, Al igual que ha ocurrido Hasta ahora. No obstante, por en seguida, no se puede apreciar que haya entrado en una nueva fase y los servicios de emergencia siguen muy activos para eludir cualquier suceso. La lava prosigue llegando al mar lentamente, dejándo capturas fascinantes a la par que aterradoras. La buena noticia es que no se espera que se formen nuevas lenguas de fuego que pudieran afectar a otras distritos y incrementar la tragedia que ya viven muchos palmeros. De hecho, el pasado lunes, 4 de octubre, el Instituto Volcanológico de Canarias confirmó la presencia de una estructura muy habitual en las erupciones volcánicas y que podría ser una buena noticia para todos y cada uno de los cuales temen por sus propiedas en la isla: un tubo lávico o bien volcánico en la colada principal del volcán. Tubo lávico
Los tubos lávicos son estructuras que se constituyen Una vez que la lava entra en contacto con el aire más frío de la superficie. Este genera que la capa más externa del material magmático se enfríe y se solidifique, No obstante no su interior. El líquido candente queda En este sentido rodeada de una costra aislante y continúa desplazándose en su interior sin perder sus altas temperaturas. A fin de que se pueda formar una estructura de esta clase es necesario que el magma esté a una temperatura muy elevada y posea poca viscosidad, condiciones que se han dado en la erupción de Cima Vieja. Por la fecha los expertos han localizado Sólo un tubo en la colada primordial, Ya antes de la montaña de Todoque, No obstante lo cierto es que pueden llegar a formarse redes complejas de cavidades interconectadas, con distintos niveles y que pueden extenderse hasta Múltiples mts. Lo bueno de estas formaciones es que la lava es conducida, por lo cual es más improbable que sufra desviaciones y, al estar rodeada de una capa sólida más fría, evita que se produzcan daños extra en la superficie.