Capturan a un ingeniero nuclear de la Armada de EE.UU. y su esposa por vender secretos de submarinos nucleares

La Policía Federal de EEUU (FBI), junto con el Servicio de Investigación Criminal Naval (NCIS, por sus siglas en inglés), han arrestado a un ingeniero de la Armada, y a su mujer, por cargos relacionados con espionaje Luego de vender secretos de submarinos nucleares. «Durante casi un año, Jonathan Toebbe –de 42 años–, con la ayuda de su esposa, Diana –de 45 años–, vendió data conocida Del mismo modo que Datos Restringidos sobre el diseño de buques de guerra de propulsión nuclear a una persona que creían que era representante de una potencia extranjera. En realidad, esa persona era un agente encubierto del FBI», ha detallado en un Solo parte el Departamento de Justicia estadounidense. Con esto, Los dos han sido acusados en una denuncia penal que alega violaciones de la Ley de Energía Atómica de EEUU en la que se detalla un «complot» para «transmitir datos relacionada con el diseño» de los submarinos, Según ha apuntado el fiscal general Merrick Garland. Jonathan Toebbe había sido asignado al Programa de Propulsión Nuclear Naval de la Armada y poseía una acreditación de seguridad concedida por el Departamento de Defensa, lo que le daba acceso a alguno de los datos restringidos. De esta manera, en abril de 2020 Toebbe habría enviado un paquete a un Gobierno extranjero con una muestra de datos confidenciales y Además instrucciones para establecer una vía de comunicación para el intercambio de más datos. Esta conversación se alargó A lo largo de «varios meses» sin que supiera que verdaderamente estaba contactando con un miembro del FBI, y Además inclusive se alcanzó a pactar un intercambio de data por miles de dólares en criptomonedas. En este aspecto, el Departamento de Justicia ha detallado una serie de intercambios de tarjetas de memoria –escondidas en sándwiches o paquetes de chicles– a cambio de más de 100.000 dólares en criptomonedas –más de 85.000 euros–. Por ultimo, Justicia de USA ha remarcado que una reclama es «simplemente una acusación», por lo cual a un inculpado se le presume inocente a menos que se pruebe su culpabilidad. A su vez, la pareja de Toebbe ha sido acusada de conspiración y envío de data confidencial.