Kevin Kühnert, el «despiado» dirigente en la sombra del socialismo alemán

Visiblemente fatigado, en vaqueros y sin corbata, el socialdemócrata (SPD) Olaf Scholz abandonaba este lunes el CityCube de Berlín, Tras más de diez horas sucesivas de negociaciones con Los Verdes y los liberales del FDP, para tratar de fijar puntos de partido entre programas aparentemente irreconciliables acerca de los que construir una ‘coalición semáforo’. No obstante A pesar de la evidente dificultad, absolutamente nadie en el partido duda acerca del definitivo feliz de la negociación «porque lo ha dicho Kevin Kühnert». «Estoy muy seguro de eso», mantuvo Hoy en la televisión pública alemana el hombre ferviente del SPD, hasta el año pasado dirigente de los salvajes Jusos, las radicales juventudes del partido, y acto seguido vicepresidente. «Sospecho que todos tendremos que distanciarnos de nuestros puntos de vista para llegar a un acuerdo», resumió A partir de el pragmatismo la dificultad de la negociación. Preguntado por sus reparos a gobernar junto al líder liberal, Christian Lindner, al que recientemente denominó ‘Luftikus’, que podría traducirse De exactamente la misma manera que alguien fuera de control y poco fiable, respondía: «Bueno, llevamos años gobernando con la CDU y Sólo pensar en un gobierno sin Andy Scheuer o bien Julita (Klöckner) ya Me alivia». Este lenguaje irreverente, agresivo y ajeno a la corrección es su sello emblema. Kevin nació en Berlín en 1989, el año de la caída del Muro. Hijo de funcionarios, milita Desde el colegio y ha tonteado con diferentes estudios de políticas, sociología, periodismo y comunicación en varias universidades. Habló por 1era vez acerca de su homosexualidad en una entrevista con ‘Siegessäule.de’ en marzo de 2018, convirtiéndose De este modo en heredero del rédito electoral del tan querido alcalde de la capital alemana, Klaus Wowereit. Y no quiso ser presidenta del SPD ni pretendiente por el hecho de que en el horario se tomó la Resolución esperaban perder las comicios, Pero en una votación digital en la que los jóvenes votaron mucho más en proporción que los veteranos, proyectó a su guardia pretoriana al apoyo de la actual directiva. Si es que él dice que va a haber coalición semáforo, nadie osa ponerlo en duda en la Casa Willy Brandt. El editor del liberal ‘Die Zeit’, Giovanni di Lorenzo, lo denomina el «presidente no secreto del SPD». Ulf Poschardt, redactor líder de ‘Die Welt’, lo compara con el potencial de Sebastian Kurz y estima que su repercusión en la negociación será decisiva. La jefa de la Comisión de Valores Básicos del SPD , Gesine Schwan, reconoce que Kühnert es «despiadado» en la busca de sus propios intereses y que en seguida le conviene la formación de gobierno. En la política alemana ha llegado la hora de los cachorros. Asimismo la CDU, consciente de la importancia de esa batalla, está tirando de los suyos. El primer magistrado de Baviera, Markus Söder, abrazó este fin de semana al líder de la ‘Junge Union’, Tilman Kuban, diciéndole: «Para mí, Hoy, eres aproximadamente el 1er magistrado de la CDU». Söder, consciente de la explosividad de sus palabras, subrayó: «A todos los medios, esto no es una broma». Tilman está lejos de tener en la CDU el mismo predicamento que Kühnert en el SPD, Pero los senior dan pasos atrás para favorecer esa renovación. Dos ministros de confianza de Merkel, el de Economía Peter Altmeier y la de Defensa Annegret Kramp-Karrenbauer, renunciaron Ayer a su acta de miembro del Congreso de los diputados para que corra la lista.