Kim Jong Un afirma que «no hay motivos» para creer que EE.UU. no sea hostil con Corea de Norte

El jefe de Corea del Norte, Kim Jong Un, ha afirmado que «no hay motivos» para creer que EEUU no sea hostil con Pyongyang, Pese a que últimamente A partir de Washington se han «enviado señales» de que la Gestión del presidenta estadounidense, Joe Biden, no es contraria hacia otro país. «Estados Unidos Todavía está creando tensión en la zona En medio sus juicios y acciones equivocadas», ha criticado Kim A lo largo de una operación en un conmemorativo de una exposición de autodefensa, Según notifica la agencia de noticias norcoreana KCNA y recoge la agencia surcoreana Yonhap. Así, el dirigente norcoreano ha insistido en su idea de fortalecer la capacidad defensiva de su país, No obstante ha aclarado que «el principal enemigo es la guerra en sí, no Corea del Sur ni ningún otro país o potencia Del mismo modo que Estados Unidos». Kim ha remarcado que, de cara al futuro, Corea del Norte debe «ser fuerte», Sin embargo ha aclarado que no está «fortaleciendo» sus capacidades defensivas en contra de la nación vecina del sur. Anteriormente, este lunes, Kim aceptó que el país atraviesa una mala ocasión económica y De la misma forma instó a los altos cargos a centrarse en mejorar la «calidad de vida» de sus conciudadanos. En el marco de la fiesta del 76º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, Kim calificó la ocación actual de «sombría» y sostuvo que el país se enfrenta a grandes desafíos a la hora de desarrollar la economía estatal y obtener los objetivos fijados. La economía de Corea del Norte, que se ha mostrado duramente golpeada por las sanciones internacionales impuestas a causa de su programa nuclear, ha ido empeorando progresivamente Desde la fecha en que se detectó la pandemia de coronavirus. El fin de semana, la delegación diplomática de Rumanía en Corea del Norte, la última misión de la UE que quedaba en el país, abandonó suelo norcoreano. Tal y Del mismo modo que avisó Kim, La cita se ha propuesto proseguir adelante de manera «eficiente» con el plan económico nacional, que contempla una implementación por fases con una duración de cinco años.