Libia, el reino de las tinieblas sin objetivo

Exactamente el mismo pueblo en cuyo nombre asaltó el poder en 1969 acabó matándole a palos y de un tiro en la sien hace ahora diez años. Uno de esos caprichos poéticos y escalofriantes que están haciendo justicia final con algunos tiranos quiso que a Muamar al Gadafi lo encontrara arrastrándose por una tubería una horda de esos rebeldes a los cuales él, el dirigente semidiós, había jurado cazar De esta manera tal y como ratas por haber osado desmandársele. Amenazó con buscarles «casa por casa, callejón a callejón, uno a uno hasta la fecha en que el país esté limpio de escoria», dijo. Una letanía que inspiraría un rap viral y macarrónico, el soniquete del «zenga, zenga», para hazmerreir póstumo de un histrión que lo mismo salía con los… Ver Más