fbpx
sábado, agosto 24, 2019
Incio Ciencia

Ciencia

Un asteroide gigantesco «rozará» la Tierra en menos de un mes

Es bastante común que rocas espaciales visiten a nuestro planeta: no dentro de vano tenemos cerca del cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, sin contar con los llegados de otras regiones del Sistema Solar. Por ello, las agencias espaciales tienen diversos programas para encontrar y seguir a este tipo de objetos, y poder predecir con días, aun años, sus posibles trayectorias. Es el caso del asteroide 2000 QW7, un gigante que mide entre 290 y 650 metros de diámetro y que pasará cerca de la Tierra dentro de menos de un mes, Según la NASA. Concretamente se aproximará el 14 de septiembre, tal y Del mismo modo que informa el Centro de Estudios de Objetos Recientes a la Tierra (CNEOS), una comunicado del Laboratorio de Propulsión a Reacción dentro de Pasadena (JPL por sus siglas dentro de inglés) dependiente de la agencia espacial estadounidense. Si es que bien, la visita del 2000 QW7 va a ser fugaz: viaja increíblemente veloz, a 23.100 kms por hora, acelerándose a medida que se acerca a nosotros. Por otra parte, Pese a que se considera un objeto cercano a la Tierra y en los «potencialmente peligrosos», Aún estará bastante lejos. Los asteroides y otros materiales espaciales se consideran objetos recientes a la Tierra si pasan dentro de 1,3 unidades astronómicas de nuestro mundo (una unidad astronómica es la distancia de la Tierra al Sol, 149,6 millones de kms). Al semejante que señala CNEOS, 2000 QW7 pasará dentro de 0,03564 unidades astronómicas de la Tierra, lo que equivale a aproximadamente a 5,3 millones de kilómetros. Dicho de otra manera, eso es 13,87 veces la distancia entre la Tierra y la Luna, con lo que no va a haber que preocuparse demasiado por su visita. Como la Tierra, el asteroide 2000 QW7 orbita cerca de del Sol, Si es que bien Solo nos cruzamos con él de manera esporádica. La última vez que se acercó a nuestro mundo fue el 1 de septiembre de 2000. Posteriormente del 14 de septiembre, la cercana vez que se espere que pase es el 19 de octubre de 2038, Conforme el JPL.

Ryugu, la «peonza cósmica» nacida de un cataclismo

El 3 de octubre del pasado año la nave Hayabusa 2, una sonda del tamaño de una nevera y grandes paneles solares lanzada por la agencia espacial japonesa (JAXA), había dejado caer un pequeño robot de exploración acerca de el asteroide Ryugu, un objeto de un kilómetro de largo con manera de peonza y ubicado a 3.200 millones de kms de la Tierra. Entre tanto la Hayabusa 2 analizaba este objeto, el robot, de nombre MASCOT («Mobile Asteroid Surface Scout»), se afanaba dentro de comprender su naturaleza más o menos Así tal como lo haría un geólogo dentro de la Tierra: a ras de suelo. Estos análisis han revelado nuevos detalles sobre los orígenes y la composición del asteroide Ryugu. Dentro de un artículo que se termina de publicar en Science, los científicos han sugerido que se formó A partir de un cataclismo. Asimismo, han concluido que es una condrita carbonácea, un primitivo tipo de asteroides caracterizado por todo su color obscuro. Esto confirma lo que ya se había observado Desde lejos y arroja nuevas pistas acerca de la evolución del sistema solar. «Nos sorprendió mucho el grado de dato que pudimos observar dentro de la superficie», ha explicado a ABC Ralf Jaumann, primer músico y escritor del estudio y Asimismo estudioso dentro de el Centro Alemán Aeroespacial (DLR), para referirse a las observaciones de MASCOT. «Pudimos ver inclusiones brillante dentro de las rocas, de diversos colores, y distinguir superficies rugosas y otras suaves. Todo esto nos dice mucho sobre parte superficial de los asteroides con un nuevo nivel de detalle». Las observaciones de la Hayabusa 2 exhiben que Ryugu está compuesto por una mezcla de rocas y bloques de textura suave y otros más rugosos. Esto sugiere, Según sostiene el estudio de Jaumann, que Ryugu se formó Dentro del instante los fragmentos de dos objetos diversos que chocaron entre sí volvieron a unirse. Aproximadamente Del mismo modo que si el espacio hubiese recompuesto una pieza de cerámica uniendo pedazos de otros dos objetos. MASCOT, un robot de fabricación alemana y francesa, Además ha visto que las rocas del asteroide tienen una incrustaciones que parecen ser de olivino. Este detalle acerca a Ryugu a la categoría de las condritas carbonáceas, los objetos más primitivos del cinturón de asteroides. Testigos de los orígenes ¿Por qué es relevante esto? «El material carbonáceo –rico dentro de carbono– es el material primordial del sistema solar, Desde el cual se formaron los planetas y las lunas», ha explicado Jaumann. Por ello, estudiarlo es fundamental para comprender los orígenes de nuestro sistema planetario. A todo su vez, Conforme el científico, conocer con precisión la composición y la estructura –y, por tanto, la consistencia– de los asteroides y cometas «es esencial para preparar nuestras estrategias de mitigación, dentro de la situación de potenciales colisiones en contra de la Tierra». Otra de las cosas importantes que se ha observado está relacionada con algo que no está presente dentro de Ryugu: el polvo. «Los asteroides pequeños no acostumbran a poseer una capa de polvo en la superficie», ha explicado Jaumann. Si bien, los cuerpos mayores de un km sí que suelen estar cubiertos por finas partículas, con lo que «debe de haber algún mecanismo que explique por qué, Aunque Aún no ha sido probado», ha dicho el investigador. Una de las posibilidades, Según ha explicado Jaumann, es que la radiación solar sea capaz de cargar eléctricamente las finas partículas de polvo y retirarlas de la superficie. No obstante hay otra opción: «En Ryugu, Asimismo es posible que la liberación de compuestos volátiles gaseosos haya expulsado el polvo». Ahora, los científicos esperarán a que dentro de diciembre de 2020 llegue a la Tierra una cápsula de la Hayabusa 2 cargada con muestras recogidas dentro de el asteroide Ryugu. Esto permitirá hacer detallados estudios sobre la composición y la antigüedad de este objeto. Mientras que tanto, el elenco de Jaumann trabajará dentro de repetir estas observaciones dentro de la luna marciana Phobos. ¿Por qué se estudian los asteroides? Los asteroides, cuerpos rocosos cuyo tamaño va A partir de unos pocos milímetros hasta cientos y cientos de kms, eran mucho más abundantes dentro de los inicios del sistema solar: los choques y la gravedad los unieron y formaron cuerpos mayores; los planetas actuales. Pero muchos de ellos fueron perturbados por la intensa gravedad de Júpiter, y quedaron a la deriva, dentro de el cinturón de asteroides, un anillo de cientos y cientos de miles de cuerpos situado entre este mundo gigante y Marte. Allí siguieron sufriendo impactos, despedazándose y A veces volviéndose a unir. A partir de la Tierra podemos observarlos. De esta manera hemos averiguado que hay distintos tipos de asteroides con diferente composición, que se clasifican en función del brillo y color de todo su superficie, y cuya distribución y peculiaridades nos dan especial información acerca de la evolución del sistema solar. A su vez, los meteoritos que impactan en contra de la Tierra y que se almacenan en colecciones nos dejan estudiar todo su posible composición. Pero la datos que podemos conseguir En este sentido no es comparable con lo cual puede conseguir una sonda. Por esta razón, los asteroides han sido visitados en una docena de oportunidades y hasta se han recogido muestras un par de veces, para traerlas de vuelta a la Tierra.

Repetir la sílaba «ta» revela cómo es tu cerebro

Un atributo innato en los seres humanos es el talento de sincronizar nuestros movimientos con los sonidos que percibimos. Imaginemos, por servirnos de un ejemplo, Una vez que movemos el pie o el cuero cabelludo al ritmo de una canción. Este fenómeno sucede sin esfuerzo ni entrenamiento previo: ¡incluso los bebés lo hacen! También, tiene importantes implicaciones cognitivas. En la infancia, la destreza para sincronizarse a un compás predice el rendimiento en labores relacionadas con el lenguaje. La habilidad de sincronizar de manera espontánea los movimientos del cuerpo a un ritmo externo es una característica distintiva de las especies que aprenden sus vocalizaciones. Entre estas se encuentran las focas, los murciélagos, Ciertas aves y De la misma forma los seres humanos. Movimientos del cuerpo y ritmos musicales Existe una relación aparente entre nuestra capacidad de hablar y la sincronización audiomotora. El estudio de este fenómeno se ha centrado, de instante, dentro de explorar cómo los movimientos corporales se sincronizan al compás de un metrónomo y de ritmos musicales. Aunque, no sabemos de qué manera se traslada esta sincronía a la capacidad cognitiva que nos define De Exactamente la misma manera que especie: el habla. ¿Existe una sincronización espontánea entre los gestos motores que originan el habla (movimientos de la lengua, mandíbula y labios) y los ritmos que se perciben del habla? Ritmo y repetición de sílabas Para responder a esta pregunta diseñamos una demuestra de comportamiento en la cual los participantes repitieron de manera continua la sílaba “ta” Entre tanto escuchaban un tren de sílabas presentadas rítmicamente a entre 4 y 5 sílabas por 2do. Este protocolo nos reveló un fenómeno nuevo e inesperado: la población se separa en dos Grupos. Al paso que Ciertas personas alinean de manera automática el ritmo producido al ritmo percibido, otras continúan repitiendo las sílabas a un ritmo distinto del que perciben. El efecto es sorprendentemente robusto, y lo observamos dentro de muestras con centenares de participantes bajo distintas condiciones. Asimismo, se sostiene estable aun entre mediciones completadas dentro de sesiones diferentes (por servirnos de un ejemplo, con una semana o un mes de separación). Todo esto sugiere que Versa de una característica intrínseca de cada individuo. Estos resultados conductuales invitan a plantearse la proxima pregunta: ¿reflejan estos Conjuntos cómo se organizan los cerebros de las personas? Para responder a esto, estudiamos a 20 sujetos de cada grupo usando diferentes técnicas de neuroimagen. Metodología del estudio Primero completamos un estudio de magnetoencefalografía (MEG) Dentro del que registramos la actividad neuronal de nuestros participantes En tanto escuchaban secuencias rítmicas de sílabas pasivamente. Dicho de otro modo, sin pronunciar la sílaba “ta” Tal como dentro de la prueba de comportamiento. Curiosamente, los sujetos con alta sincronía revelaron una mayor sincronía cerebro-estímulo que los de baja sincronía. Más específicamente, todo su actividad neuronal en las áreas del cerebro involucradas en la planificación motora del habla oscila a Exactamente la misma frecuencia que las sílabas percibidas. Esto significa que las zonas relacionadas con la producción del habla De la misma forma se implican dentro de la percepción de Exactamente la misma, lo que quizá nos ayuda a seguir el ritmo del habla que escuchamos. Posibles diferencias en la materia blanca cerebral Después de observar diferencias a nivel neurofisiológico, Asimismo adquirimos datos de difusión por resonancia magnética de exactamente los mismos sujetos para cuantificar posibles diferencias anatómicas en la materia blanca del cerebro. La materia blanca es el tejido conectivo del cerebro, fibras nerviosas que dejan la comunicación entre zonas distantes del encéfalo. Descubrimos que el manojo de fibras que une las áreas corticales tradicionalmente relacionadas con la producción y la percepción del habla –el fascículo arqueado izquierdo– de los participantes con alta sincronía tiene un cantidad superior al del resto de participantes. Asimismo, este resultado anatómico se relaciona con el neurofisiológico: mayor cantidad de arqueado izquierdo resulta en una mayor sincronía cerebro-estímulo. Implicaciones dentro de la vida cotidiana Finalmente, para evaluar si nuestra prueba comportamental tiene implicaciones dentro de aspectos de la vida cotidiana, testamos un nuevo grupo en una tarea de aprendizaje de palabras. Sorprendentemente, encontramos que a los individuos con alta sincronía les es más simple aprender nuevas palabras que a los de baja. En resumen, en este trabajo mostramos que una prueba comportamental fácil que mide la sincronización audiomotora del habla es predictiva de propiedades neurofisiológicas, neuroanatómicas y del desempeño en una labor de aprendizaje de palabras. Creemos que esta tarea ayudará a caracterizar mejor las diferencias individuales, propiciando nuevos descubrimientos sobre el procesamiento del habla y el aprendizaje del lenguaje que, al combinar poblaciones con atributos diferentes, podrían quedar enmascarados. Joan Orpella es Post-doctoral researcher in Cognitive Neuroscience, New York University M. Florencia Assaneo es Investigadora dentro de Neurociencias Pablo Ripolles es Post-Doc, Neurociencia Cognitiva, New York University Ruth de Diego Balaguer es Investigadora ICREA, área de neurociencia cognitiva, Universitat de Barna Este artículo se posteó originalmente dentro de The Conversation.

¿Qué científicos llevábamos los españoles hace años dentro de la billetera?

El peligro de la desmemoria Siempre y en todo momento y en toda circunstancia y en toda circunstancia gravita sobre los hechos y personajes históricos, especialmente si es que Versa de científicos. Para evitar este descrédito, hace unos meses el Banco de Inglaterra instigó a sus ciudadanos a plantear nombres de científicos ingleses para ilustrar el próxima billete de cincuenta libras esterlinas. Hace años, dentro de la fecha Aún había pesetas, el Banco de España tuvo una iniciativa similar y honró a cuatro de nuestros científicos dentro de billetes de curso legal. El primero vio la luz dentro de 1935, debía un valor de cincuenta pesetas y dentro de él aparecía la efigie de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934). Un Premio Nobel en los billetes de mil El segundo llegó varias décadas luego -en 1971-, viajó dedicado a José Echegaray (1832-1916), nuestro 1er Premio Nobel (1904), que aparecía dentro de los billetes de mil pesetas. Aparte de literato –llegó a ocupar el sillón “e” minúscula de la Real Academia- Echegaray era ingeniero, matemático, político y divulgador científico. En el instante la Academia Sueca le otorgo el preciado galardón, los españoles, lejos de vitorearlo y festejarlo Al afín que si es que de una celebración nacional se tratase, casi nos amotinamos. Los primeros espadas literarios de la actualidad, los hermanos Machado, Valle Inclán, Unamuno, Pío Baroja y Azorín pusieron el grito dentro de el cielo y garrapatearon incendiarios panfletos. Sus “compañeros de letras” se ensañaron con el laureado y le bautizaron con el sobrenombre de “viejo idiota” y despreciaron hasta la saciedad su dramaturgia. A decir verdad son pocos los cuales sabrían decir que “El enorme galeoto” es su obra más emblemática. En el aspecto científico el reconocimiento que consiguió se dirigió mayor. Julio Rey Pastor, el mejor matemático de España, llegó a afirmar que las matemáticas españolas comienzan con Echegaray. Ramón y Cajal no se quedó atrás, se deshizo dentro de halagos y le calificó Del mismo modo que “el cerebro más fino y exquisitamente organizado de la España decimonónica”. El Quinto Centenario con Celestino Mutis La conmemoración del Quinto Aniversario del Descubrimiento (1992) justificó la emisión de un billete de dos mil pesetas dedicado a honrar la memoria del naturalista Celestino Mutis (1732-1808). Fue un hombre polifacético, en todo su tarjeta de visita debería aparecer sacerdote, botánico, matemático, geógrafo, médico y docente. Dentro de 1860 fue a América en donde este eximio gaditano desempeñó Múltiples puestos de esencial relevancia. Entre sus logros científicos se encuentra la clasificación taxonómica de la vegetación del Nuevo Mundo. Dentro de el billete que honraba su figura aparecía con una lupa en la mano derecha con la que examinaba una especie floral que sujetaba con la izquierda; mientas que en la parte posterior del billete se representaba una de las puertas de acceso al Jardín Botánico de Madrid. Espía, científico y marino En 1992 También vieron la luz unos billetes de diez mil pesetas que en su anverso mostraban el busto del rey Juan Carlos I y la Casa de América, al paso que dentro de el reverso aparecía el retrato del marino Jorge Juan y Santacilia (1713-1773) junto a cálculos geométricos sobre la imagen de un barco. Todo su fama Tal y como matemático se tiene que, entre otras muchas cosas, a la medición del meridiano terrestre en Quito y dentro de las cercanías del Polo Norte. Se dirigió uno de los primeros dentro de demostrar que la tierra no era redonda, Sino más bien estaba achatada por los polos. En 1747 Jorge Juan fue a la capital inglesa para llevar a cabo labores de espionaje para la Corona española, ocultándose bajo tres personalidades diferentes: Mr. Sublevant, librero y comerciante de libros extranjeros, Mr Montmor, marino y científico y Mr. Jogues. A pesar de todas y cada una estas medidas se dirigió descubierto por los servicios de contraespionaje inglés, No obstante eso ya es otra historia… Pedro Gargantilla es médico internista del Centro médico de El Escorial (Madrid) y autor de Múltiples libros de divulgación

Los humanos y no la Edad de Hielo terminaron con el oso de las cavernas

Un Plantel europeo ha encontrado pruebas de que los humanos fueron los responsables de la extinción de los osos de las cavernas y no los efectos climáticos de la Edad del Hielo. En un artículo publicado dentro de la gaceta «Scientific Reports», el grupo investiga el ADN mitocondrial de los restos de estos animales, y llega a la conclusión de que las hipótesis precedentes que señalaban que el oso de las cavernas solamente no resisitió el frío estaban equivocadas. La investigación señala a que este factor estuvo relacionado, No obstante que no fue determinante dentro de la desaparición de los míticos animales. El trabajo del Plantel Fichó pruebas mitocondriales de 59 escombros de osos cavernarios encontrados en toda Europa. El estudio de los data mostró que las poblaciones de osos Empezaron a disminuir mucho Ya antes del inicio de la última Edad de Hielo, hace aproximadamente 40.000 años. Además hallaron que los osos lograron pasar las glaciaciones anteriores sin grandes reducciones dentro de la población. Los estudiosos señalan que los humanos modernos Comenzaron a poblar las áreas donde vivían los osos al inicio de la Edad del Hielo. A su vez, señalan que los neandertales Asimismo vivían dentro de la zona, Pero que habían coexistido con los osos de las cavernas A lo largo de miles de años, por lo que es poco probable que contribuyeran a la extinción de los osos. Los estudiosos sugieren que los humanos modernos posiblemente tenían habilidades de caza más sofisticadas y eran menos reacios a aventurarse en cuevas donde los osos podrían haber estado residiendo. Señalan De la misma forma que los humanos modernos podrían haber matado osos de las cavernas por Múltiples razones, incluyendo cazarlos para comer, usar su pelaje para mantenerse calientes y eliminarlos Del mismo modo que amenazas potenciales. El ADN mitocondrial Además mostró que los osos se aislaron más a medida que disminuyeron sus números, lo que hizo que los supervivientes fueran más propensos a la enfermedad a medida que el acervo genético se redujo. Los osos de las cavernas También eran sensibles a un clima cambiante, señalan los estudiosos, Porque no eran carnívoros, los cambios en la flora A lo largo de la última Edad de Hielo realizaron que la búsqueda de alimento fuera más bastante difícil. Los estudiosos concluyen que los humanos que redujeron su número llevaron a cabo imposible que los osos sobrevivieran a la última Edad de Hielo.

Descubren restos de una supernova en la nieve de la Antártida

Día Tras día, dentro de el mundo Tierra caen alrededor de 100 toneladas de polvo y pequeñas rocas extraterrestres. La mayoría proviene de asteroides y cometas, No obstante hay partículas que vienen de más allí. Un reciente estudio, publicado en Physical Review Letters y liderado por Dominik Koll, investigador en la Universidad Nacional Australiana en Canberra, ha descubierto lo cual parecen ser trazas de una ruido de supernova en la nieve de la Antártida, tal En este sentido como ha informado The New York Times. Los estudiosos examinaron polvo proveniente de nieve antártica caída dentro de los últimos 20 años Mediante sofisticados espectrómetros y descubrieron un exceso de hierro radiactivo. Tras descartar que este proveniera de los miles de ensayos atómicos efectuados dentro de el siglo XX, se concluyó que todo su origen puede ser una explosión de supernova que roció el sistema solar. El indicio permanente se dirigió el hierro-60, un isótopo originado dentro de supernovas. Este se ha encontrado en materiales geológicos antiguos, Tal y como la corteza terrestre, y De la misma forma inclusive dentro de la Luna, Sin embargo nunca en nieve relativamente jovencita. Esto sugiere que este isótopo está a día de Hoy lloviendo dentro de la Tierra. Para detectarlo, los estudiosos recorrieron a una de las dos instalaciones del mundo con la sensibilidad suficiente para advertir las bajísimas concentraciones a las que se encuentra este isótopo. Además, tuvieron que descartar que todo su origen estuviera en los rayos cósmicos, explosiones atómicas o accidentes nucleares. Para hacerlo, analizaron la proporción de manganeso-53 frente a hierro-60, dado que el primero es producido por los rayos cósmicos. Las cifras no indicaron que el culpable fuera esta fuente. Los estudiosos Además concluyeron que las otras fuentes humanas, o bien no producen hierro-60, o bien bien su repercusión no llega tan al sur Del mismo modo que la Antártida. Todo esto señala que una o bien varias supernovas, tal vez las que recubrieron la corteza y parte superficial de la Luna con este isótopo Dentro del pasado, siguen Hoy dentro de jornada rociando hierro-60 acerca de el mundo. Ahora, los científicos buscarán huellas de este isótopo en materiales más antiguos que la nieve analizada No obstante más recientes que la corteza terrestre, con el fin de averiguar si el hierro-60 ha estado cayendo de forma continua en la Tierra. De ser En este sentido, significaría que el hierro-60 se dirigió inyectado al sistema Solar Después de una explosión de supernova. Si no, indicaría que el Sistema Solar está atravesando una zona de la Vía Láctea rica dentro de este isótopo. Tanto una cosa Al parecido que otra son, Según Koll, una interesante posibilidad que podría proporcionar datos muy útil sobre las supernovas.

La verdad detrás del supuesto choque contra la Tierra del asteroide «Dios del caos»

A continuación del revuelo generado por diversos informaciones sobre el acercamiento de un meteorito apodado También que «Dios del caos», la NASA ha querido informar de que realmente no se tienen noticias ni conocimiento de ninguna roca espacial con un riesgo significativo para la Tierra en los recientes cien años. El asteroide al que se refieren algunos medios tiene La denominación de 99942 Apophis. Mide 340 mts de longitud y pasará a «solo» 30.500 kms de la Tierra dentro de 10 años. Es cierto que un hipotético choque de Apophis tendría el potencial de ser devastador para toda la vida en la Tierra, Pero lo cierto es que los científicos esperan incluso con ansia todo su «visita» para poder ver más de cerca este tipo de objetos y estar preparados frente posibles eventos futuros que sí pongan dentro de riesgo nuestro mundo. A pesar del revuelo, distintos estudios han descartado por completo esa posibilidad, No obstante la leyenda de todo su peligrosidad no le ha abandonado por completo. Para ilustrar el acercamiento de Apophis a la Tierra, la agencia espacial estadounidense ha creado una animación para poder pbservar el recorrido que el asteroide seguirá en diez años: Otros asteroides «peligrosos» Es cierto que las agencias espaciales (no simplemente la NASA, Sino más bien que De la misma forma la Agencia Europea Espacial, ESA) monitorizan este tipo de cuerpos para calcular posibles cambios en todo su trayectoria. Se trata de los llamados NEO (Near Earth Object), que pueden pasar en los 50 millones de kilómetros que rodean a nuestro planeta. En verdad, los objetos más grandes son más fáciles de controlar que las pequeñas rocas, cuya trayectoria es más difícil de permanecer con los telescopios. «Se detectan pequeños asteroides de unos pocos metros que pasan entre la Tierra y la órbita de la Luna varias veces al mes. Los meteoritos, fragmentos muy pequeños de asteroides y cometas de menos de 1 metro de tamaño, golpean la atmosfera de la Tierra y explotan prácticamente todos los días, causando los brillantes acontecimientos de meteoritos que las personas ven en la noche y que Dentro de ocasiones permiten escombros -meteoritos - dentro de el suelo», explican A partir de la NASA. Por el momento, la NASA informa en todo su web que el mayor riesgo de impacto para un asteroide conocido es una probabilidad de 1 en 714 de impacto por un asteroide designado FD 2009 dentro de 2185, lo que significa que la posibilidad de que pueda impactar es menor al 0,2 por ciento. Otro asteroide que las agencias espaciales están estudiando de cerca, llamado Bennu, tiene una probabilidad de 1/2.700 de impactar la Tierra entre 2175 y 2195. Dentro de verdad, la nave espacial OSIRIS-REx completará una investigación de 2 años de Bennu Antes de quitar una muestra de material de asteroide de todo su superficie y devolverlo a la Tierra. Aparte de recolectar una muestra, OSIRIS-REx Además estudiará de qué manera la luz absorbida por el Sol y re-irradiada por Bennu afecta todo su órbita y, por consiguiente, de qué forma esa órbita podría volverse más peligrosa para la Tierra. Dentro de todo caso, las agencias espaciales ya están poniendo dentro de marcha diversos proyectos por si es que un día un asteroide Tal como Apophis llegara a golpear de verdad nuestro planeta.

Confirmado: las bacterias vuelan y viven hasta dentro de el lugar más marciano de la Tierra

Dentro de las futuras décadas los astrónomos van a detectar miles de exoplanetas y van a poder estudiar sus atmósferas para averiguar si podría haber vida fuese de la Tierra, como si fuera la conocemos. Posiblemente, con suerte y dinero, los astronautas se posarán en Marte. Al mismo tiempo, en nuestro mundo los científicos siguen descubriendo que la vida es más adaptable de lo que pensábamos. Últimamente, se ha sugerido que el subsuelo de la Tierra es un «mundo perdido» Dentro del que hay más biomasa que dentro de la superficie y se han encontrado microbios viviendo incluso dentro de una terrible región hidrotermal del volcán Dallol, en Etiopía. Ahora, un estudio que se concluye de publicar en Scientific Reports, y efectuado por científicos del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), ha demostrado que los microbios vivos son trasladados por el viento dentro de el desierto de Atacama, en Chile, un homólogo del planeta Marte. «Queríamos saber de dónde proceden los microorganismos que se han hallado en los valles áridos de Atacama», ha explicado a ABC Armando Azua-Bustos, 1er cantautor del estudio. «Lo novedoso es que hemos averiguado es que los microbios pueden moverse de un lado a otro del desierto sobre las partículas de polvo transportadas por el viento y que pueden adaptarse a condiciones que uno no puede imaginar». El de Atacama es el desierto más viejo del mundo y uno de los lugares más áridos de la Tierra, por detrás de los Valles Secos de McMurdo, dentro de la Antártida. Es tan seco, que dentro de las horas centrales la humedad relativa que detectan Los instrumentos es del cero %. Allí el panorama es tan desolador Del mismo modo que el del mundo a Marte. A una altitud de unos 3.000 metros, el terreno es sacudido por unos altísimos niveles de radiación ultravioleta y el suelo es rico en sales y percloratos, unos compuestos altamente oxidantes. «Hacia Atacama alrededor la costa desertificada, encuentras una tierra sin hombres, donde no hay aves, ni bestias, ni árboles ni vegetación alguna», escribió dentro de 1569 el soldado y poeta español Alonso de Ercilla. Análogo de Marte Por todo eso, Atacama es un homólogo de Marte, un lugar donde en 2003 la NASA comprobó que Los instrumentos usados por los aterrizadores Viking 1 y 2 eran incapaces de detectar vida. Y, Aunque, Del mismo modo que es uno de los sitios más hostiles de la Tierra, allí podemos aprender cómo sería, o de qué manera fue, la vida En el planeta rojo. Esta vez, el club de Armando Azua-Bustos se enfrentó al reto de investigar la escasa biomasa presente en los granos de polvo de Atacama. Usando técnicas de secuenciación y probando con Múltiples medios de cultivo, lograron identificar la presencia de 23 especies de bacterias y ocho de hongos. Según ha explicado el investigador, encontraron especies de tres Grupos diversos. Unas procedentes del océano, presumiblemente arrastradas por los vientos de Oeste a Este que proceden del Pacífico (Del mismo modo que Oceanobacillus oncorhynchi). Un segundo grupo, de especies que viven dentro de plantas, situadas en la costa, al Oeste del desierto (Como Bacillus simplex). Y un tercero, el más interesante, de especies encontradas en la alta atmosfera, a alturas de hasta 40 kms, y que semejan proceder de India y China. Asimismo, observaron que la composición de las bacterias varía a través del día dentro de función de la dirección de los vientos. Estos hallazgos sugieren que los microbios pueden desplazarse aun A través de uno de los lugares más secos e irradiados del planeta. ¿Hemos contaminado Marte? «Esto tiene importantes implicaciones astrobiológicas», ha sugerido Azua-Bustos. «Si Marte hubiera tenido vida, esta se podría habría haber desplazado así», ha propuesto. Por otra comunicado, «si las primeras naves enviadas a Marte no habrían sido bien descontaminadas Ya antes de despegar, es posible que hubiéramos enviado algún microbio contaminante y que este ya hubiera cubierto todo el planeta», ha seguido. Si ninguna de estas dos cosas ha ocurrido, Todavía hay otra que disponer dentro de cuenta. «Estamos pensando dentro de expedir una misión humana a Marte. Del mismo modo que creo que será complicado esterilizar a una persona Ya antes de mandarla allá, será difícil no contaminar el planeta». Por consiguiente, dentro de caso de enviar una misión tripulada, es de aguardar que pudiéramos transformar profundamente el mundo.