fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Ciencia

Así es el guante que traduce en tiempo real la lengua de signos

Bioingenieros de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han diseñado un dispositivo semejante a un guante que puede traducir la lengua de signos en tiempo real. De instante, el experimento se ha llevado a cabo para la lengua de signos que se utiliza en Estados Unidos y su correspondiente traducción al inglés, No obstante los estudiosos, que se encuentran ya gestionando la patente, no descartan utilizar el sistema con otras lenguas. Los resultados se terminan de publicar en la revista «Nature Electronics». «Esperamos que esto abra una vía sencilla a fin de que las personas que emplean la lengua de signos se comuniquen de manera directa con aquellos que no la dominan sin necesidad de que alguien más les traduzca», explica en un parte Jun Chen, profesor ayudante de bioingeniería en la Facultad de Ingeniería Samueli de UCLA e estudioso principal del estudio. «Además, Esperamos que pueda ayudar a más personas a aprender la lengua de signos». Cómo funcionan
En concreto, el sistema se compone de un par de guantes con sensores muy delgados y elásticos que se extienden Mediante todos los dedos. Estos receptores están construidos por hilos conductores de electricidad, y recogen los movimientos de las manos y las colocaciones de dedos Entre tanto representan letras, números, palabras y frases individuales. Más tarde, el dispositivo convierte los movimientos en señales eléctricas, que se envían a una placa de circuito del tamaño de una divisa que está situada en el dorso de la mano, justo encima de la muñeca. La placa transmite esas señales de forma inalámbrica a un teléfono inteligente, que las traduce en palabras habladas a una velocidad de más o menos una palabra por segundo. Representación digital del dispositivo – Jun Chen Lab / UCLA
En las pruebas, el Plantel trabajó con cuatro personas sordas que usan la lengua de signos estadounidense. Los usuarios repitieron cada gesto de la mano 15 veces. Un algoritmo de aprendizaje automático personalizado convirtió estos gestos en letras, números y palabras que representaban. El sistema reconoció 660 signos, incluidas cada letra del alfabeto y los números del 0 al 9. a su vez, los estudiosos Asimismo sumaron sensores adhesivos en los rostros de los usuarios de lengua de signos que participaron y También el experimento, concretamente con electrodos situados entre las cejas y a la vera de la boca con la pretensión de capturar Además las expresiones faciales. Dispositivos anteriores
No es el 1er sistema portátil de traducción simultánea de lengua de signos, No obstante sí el más liviano y práctico, aseguran sus creadores. El dispositivo desarrollado por el club de UCLA está construido a base de polímeros elásticos ligeros que, a su vez, son bastante económicos, «si bien son muy duraderos», recalcan los estudiosos. Los sensores electrónicos que «leen» los movimientos de las manos También son muy flexibles y de bajo precio.

Sacudidas cuánticas mueven objetos de 40 kilos hasta 20 mts

Las partículas subatómicas forman un mundo de locos en el que las reglas son muy distintos a las que conocemos en el planeta clásico. Allá, puede pasar una cosa y la contraria al mismo tiempo o bien que algo esté en dos sitios simultáneos o teletransportarse, situaciones inasumibles para la física con la que todos estamos familiarizados. Pero ese reino de lo pequeño, por extraño que nos parezca, puede influir en el nuestro. Ahora, Por vez primera, un elenco dirigido por investigadores del Laboratorio MIT LIGO ha conseguido medir sus efectos en objetos a escala humana. En un artículo publicado en la revista «Nature», los científicos han observado de qué forma las fluctuaciones cuánticas que existen en el universo, por pequeñas que sean, pueden «patear» un objeto tan grande Al parecido que los espejos de 40 kilogramos del Observatorio por Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO), haciendo que se muevan de 10 a 20 metros. Este desplazamiento había sido predicho por la mecánica cuántica para un objeto de ese tamaño, No obstante nunca Antes se había medido. En concreto, los espejos han sido movidos por el ruido cuántico. El universo, visto A través de la lente de la mecánica cuántica, es un espacio ruidoso y crepitante donde las partículas parpadéan constantemente dentro y fuese de la existencia, creando un fondo de estruendo cuántico cuyos efectos son Por lo general demasiado sutiles para ser detectados en objetos cotidianos. Ocurre en nosotros mismos, Pero no nos damos cuenta. «Cada nanosegundo de nuestra existencia, estamos siendo sacudidos, golpeados por estas fluctuaciones cuánticas. Es Sólo que el nerviosismo de nuestra existencia, nuestra energía térmica, es demasiado grande para que estas fluctuaciones de vacío cuántico afecten nuestro movimiento de forma medible», explica Nergis Mavalvala, jefa del departamento de física del MIT. «Lo importante de este experimento es que hemos visto efectos cuánticos en algo tan grande Del mismo modo que un ser humano», puntualiza. Para conseguirlo, los estudiosos aislaron los espejos LIGO del movimiento impulsado térmicamente y de otras fuerzas, de modo que en seguida son lo suficientemente fuertes Del mismo modo que para ser sacudidos por las fluctuaciones cuánticas y estas «espeluznantes palomitas de maíz del universo». Patada cuántica
LIGO está diseñado para encontrar ondas gravitacionales (hizo la primera detección en septiembre de 2015) que llegan a la Tierra A partir de fuentes cataclísmicas a millones o bien miles de millones de años luz de distancia. Se compone de dos detectores gemelos, uno en Hanford, Washington, y el otro en Livingston, Louisiana. Cada detector es un interferómetro en forma de L formado por dos túneles de 4 kms de largo, al final del cual cuelga un espejo de 40 kilogramos. Para localizar una onda gravitacional, un láser situado en la entrada del interferómetro LIGO envía un haz de luz por cada túnel del detector, donde se refleja en el espejo en el extremo más alejado, para llegar de nuevo a su punto de partida. En ausencia de una onda gravitacional, los láseres deberían volver al mismo tiempo necesario. Si está pasando una onda gravitacional, perturbaría brevemente la posición de los espejos y, por lo tanto, los tiempos de llegada de los láseres. Los interferómetros está protegidos del ruido externo, a fin de que tengan una mejor oportunidad de advertir las perturbaciones extremadamente sutiles creadas por una onda gravitacional entrante. Sin embargo los investigadores se preguntaban si LIGO También podría ser lo suficientemente sensible Al idéntico que para experimentar efectos más sutiles, Como fluctuaciones cuánticas dentro del interferómetro y, específicamente, el explosión cuántico generado entre los fotones en el láser de LIGO. «Esta fluctuación cuántica en la luz láser puede causar una presión de radiación que verdaderamente puede patear un objeto», indica Lee McCuller, científico estudioso del Colegio Kavli de Astrofísica y Investigación del espacio en el MIT. «El objeto en nuestro caso es un espejo de 40 kilogramos, que es mil millones de veces más pesado que los objetos a nanoescala en los cuales otros Grupos han medido este efecto cuántico», aclara. Exprimidor de ruido
Para el experimento, el Equipo empleó un instrumento construido recientemente De La misma manera que complemento de los interferómetros, al que llaman exprimidor cuántico. Con el exprimidor, los científicos pueden ajustar las propiedades del ruido cuántico dentro del interferómetro de LIGO. El club midió primero el ruido total dentro de los interferómetros, incluido el ruido cuántico de fondo, En este sentido Al idéntico que el ruido «clásico» o bien las perturbaciones generadas por las vibraciones rutinarias normales. A continuación encendieron el exprimidor y lo configuraron en un estado específico que inmutó las propiedades del explosión cuántico. Luego pudieron restar el ruido clásico A lo largo del análisis de datos, para aislar el ruido puramente cuántico. Al idéntico que el detector monitorea constantemente el desplazamiento de los espejos a cualquier explosión entrante, los investigadores pudieron observar que Solo el cuántico era suficiente para desplazar los espejos hasta 10 o bien 20 mts. Mavalvala señala que la medición se alinea exactamente conque predice la mecánica cuántica. «Pero aún De este modo es notable ver que se confirme en algo tan grande», destaca. «Este desplazamiento de los espejos es para un átomo de hidrógeno lo que un átomo de hidrógeno es para nosotros, y lo hemos medido», agrega McCuller. El experimento puede manejar De la misma forma a otros resultados. Al estudiar cómo manipular el ruido cuántico del detector y reducir sus patadas hacia los espejos, los estudiosos podrían incluso mejorar la sensibilidad de LIGO en la detección de ondas gravitacionales, mejorando Aún más el nuevo campo para la astrofísica abierto en los últimos años. Al igual que explican los físicos Valeria Sequino, de la Universidad de Nápoles Felipe II, y Mateusz Bawaj, de la Universidad de Perugia (Italia), en un Solo artículo que acompaña al estudio en «Nature», «una vez que se ha desarrollado una mejor sensibilidad, se podrían advertir más ondas gravitacionales de lo cual es posible en la actualidad. El futuro trabajo en la supresión del ruido, por lo tanto, nos llevará cara una era emocionante de rendimiento».

¿Quieres disfrutar de las perseidas en compañía de los expertos de AstroAfiación?

Todos los años en agosto se provoca la que es posiblemente la precipitación de estrellas fugaces más famosas del año, las perseidas o bien Lágrimas de San Lorenzo, De esta forma tal y como se las conoce en países de tradición católica. Si bien nosotros las percibimos Al igual que estrellas fugaces, Versa de partículas de polvo del tamaño aproximado de un grano de arena que dejan los cometas alrededor del sol. El efecto luminoso se genera En el momento en que exactamente los mismos atraviesan la atmosfera terrestre y se volatilizan a causa a su velocidad. Todos podemos observar este fenómeno Desde un sector despejado, sin contaminación, preferiblemente en lo alto de una montaña, No obstante te gustaría vivir una experiencia única en la Sierra de Guadarrama. Te proponemos viajar por las constelaciones, su mitología, historias y leyendas observando A lo largo de telescopios de la mano de AstroAfición. Siguiendo todas las medidas de seguridad y Asimismo higiene Covd-19, podrás disfrutar con un acompañante de una noche singular, una manera distinto de levantar la vista al cielo, ver las estrellas fugaces y ubicar los entresijos del universo, de la mano de expertos. Un conjunto de apasionados de la astronomía, que Desde 2009, enseñan y comparten sus conocimientos y Furor por el universo a todo el que quiera hallar un tanto más del universo echando la vista al cielo. Responde a nuestro breve test y participa en el sorteo de dos entradas dobles para observar las estrellas el viernes 7 de agosto. El concurso estará vigente Desde la día 1 hasta el 21 de julio de 2020. El sorteo del premio se llevará a cabo una vez finalizado el concurso y los/las ganadores/as serán publicados/as en esta misma página una vez hayan confirmado la aceptación del premio.

¿Qué garantía de protección frente al Covid-19 ofrecen las mascarillas caseras?

Las mascarillas se han convertido en algo imprescindible en nuestras vidas de la noche a la mañana acto seguido de que la pandemia del coronavirus irrumpiera en nuestras vidas. Primero se agotaron en las farmacias, entonces hubo un amplio debate acerca de su conveniencia y su obligatoriedad y en seguida son una parte de nuestros enseres cada vez que salimos de casa. Las hay de muchos tipos: desechables, de tela, quirúrgicas… Se han hecho Varios estudios acerca de de qué manera las mascarillas sanitarias protegen contra el Covid-19, Sin embargo existen pocos data acerca de cuál es la efectividad de las mascarillas de tela caseras usadas por un amplio rango de público. Posteriormente, un estudio de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de Computación de la Universidad Atlántica de Florida (FAU) publicado en la revista «Physics of Fluids» viene a arrojar luz acerca de el tema. Luz y acerca de todo la visualización directa de cómo la tos y los estornudos se propagan Todavía A pesar de las mascarillas, Sin embargo sean de un material u otro la dispersión de las gotas que contienen SARS-CoV-2 puede ser muy distinto. Experimento con maniquíes que tosen
Los estudiosos utilizaron maniquíes a los cuales les pusieron diversos géneros de máscaras que están De manera fácil disponibles para muchas personas Pero que no se ven en el sitio sanitario. En concreto, utilizaron para el experimento un sencilla pañuelo o bien bandana; un pañuelo de algodón doblado acerca de sí mismo; una máscara casera cosida con dos capas de tela de algodón y acolchada en el centro; y otra estilo cono no estéril, libre en farmacias. Entonces, simularon la tos o el estornudo del maniquí utilizando una mezcla de agua destilada y glicerina para reproducir la «nube» de gotas de saliva que se manera con estas acciones. Cada tos o estornudo con las distintos mascarillas se dirigió iluminado un un haz de luz láser para poder ejecutar una visualización lo más detallada posible de las gotas que se escapaban de las mascarillas caseras. Resultados de las pruebas En las mascarillas que son un pañuelo de algodón doblado a la mitad, las gotas escaparon por el tejido hasta los 40 centímetros – Florida Atlantic University, Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Computación Con la mascarilla tipo cono no estéril las gotas alcanzaron los 20 centímetros – Florida Atlantic University, Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Computación Con la mascarilla de tela acolchada lograron filtrarse partículas por las partes mal ajustadas y Asimismo incluso la tela, Aunque no llegaron más allí de los seis centímetros – Florida Atlantic University, Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Computación
Así es De la misma forma que los estudiosos comprobaron que sin mascarilla de ningún tipo, las gotas viajaron aun más lejos de Los dos mts aconsejados: llegaron a prácticamente Ambos metros y medio y en ciertos casos incluso un metro más. Con una fácil bandana, se hallaron restos a un metro de distancia. Con el pañuelo de algodón doblado a la mitad el viaje se redujo hasta los 4o centímetros. En lo cual se refiere a la máscara casera de tela acolchada, los escombros llegaron hasta los seis centímetros. Finalmente, la máscara tipo cono no se dirigió eficaz en los 20 primeros centímetros
. «Los resultados exhiben que las máscaras plegables y las mascarillas estilo bandana proporcionan una capacidad mínima de detención para las gotas respiratorias en aerosol más pequeñas», escriben los investigadores. «Las máscaras caseras bien ajustadas con Múltiples capas de tela acolchada y las máscaras de estilo de cono demostraron ser las más efectivas para reducir la dispersión de gotas», continúan, Pero inciden que todavía con todo, la saliva se puede escapar A través de los espacios entre la máscara y la cara o bien incluso atravesar el propio material. Hasta los 3 metros En oportunidades extremas
Los resultados También mostraron que en la fecha los maniquíes no llevaban máscara de ningún tipo, las gotas podían viajar hasta más de tres metros y medio en tan Solo 50 segundos. Comprobaron a su vez en el laboratorio que estas partículas podían permanecer suspendidas en el aire hasta tres minutos, lo que apunta que las medidas de distanciamiento social pueden necesitar actualizarse para disponer en cuenta la transmisión de patógenos basada en aerosoles. «Descubrimos que Aunque se observó que los chorros turbulentos sin obstáculos viajaban hasta 12 pies (3,4 mts), una enorme mayoría de las gotas expulsadas cayeron al suelo en este punto», asevera Manhar Dhanak, responsable del estudio junto a sus compañeros Siddhartha Verma, y John Frakenfeld. «Es fuerte mencionar que tanto el número De la misma forma que la concentración de las gotas disminuirán con el desenvolvimiento de la distancia social, razón fundamental de aplicar estas prácticas». Mascarillas más medidas de distanciamiento
Además del nuevo coronavirus, los fluidos respiratorios De la misma forma son el primordial medio de transmisión de otras enfermedades virales y bacterianas, Del mismo modo que el resfriado común, la gripe, la tuberculosis, el SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y el MERS (síndrome respiratorio del Medio Oriente), entre otros muchos. Estos patógenos están envueltos dentro de las gotitas, que pueden caer en individuos sanos y provocar transmisión directa, o bien en objetos, lo cual Asimismo puede provocar la infección si es que un individuo sano entra en contacto con ellos. «Además de proporcionar una indicación inicial de la efectividad del Equipo de protección, las capturas utilizadas en nuestro estudio pueden ayudar a transmitir al público Normalmente los fundamentos de las pautas y recomendaciones de distanciamiento social aun usando máscaras faciales», explica Verma. «Promover la conciencia generalizada de medidas preventivas efectivas es crucial en este momento, Ya que estamos observando picos significativos en casos de infecciones por Covid-19», inciden. «El estudio prueba de qué manera las máscaras pueden reducir significativamente la velocidad y el alcance de las gotitas y chorros respiratorios. De la misma forma, descubre de qué manera la tos emulada puede viajar de forma notable más allí de la guía de distancia de seis pies -dos metros- actualmente recomendada», dice Stella Batalama, decana de la FAU. «Su investigación describe el procedimiento para establecer experimentos de visualización simples utilizando materiales Fácilmente disponibles, que pueden ayudar a los profesionales de la salud, estudiosos médicos y fabricantes a evaluar cualitativamente la efectividad de las máscaras faciales y otros equipos de protección personal».

Bacterias: el «hogar» preferido de los virus Mientras todo va bien

No cabe duda de que la pandemia de Covid-19 nos ha hecho mucho más conscientes de que los virus nos acompañan en todo momento. No obstante, en mi opinión, la Humanidad no tiene Todavía una idea clara de la volumen de virus que existen en el planeta. De esta manera tal como son pequeños –aunque matones–, tendemos a pensar que hay Solo unos pocos virus esparcidos por acá y por allá, y que el coronavirus es la excepción a esta regla. Aunque, los virus son los organismos –o posiblemente deberíamos decir el grupo de moléculas semivivas– que dominan la biosfera. La razón de esta abundancia de virus reside en que La mayor una parte de ellos, lejos de infectar a animales o a plantas, sobrevive en el interior de las bacterias más numerosas del océano. Versa de las bacterias de la clase SAR11, que nada tienen que ver con el coronavirus SARS-CoV-2. Un aluvión de bacterias SAR11
Se considera que hay un 10 seguido de 28 ceros de bacterias SAR11 en los océanos. Para reunir el mismo número de células humanas que de bacterias SAR11, la humanidad tendría que ser alrededor de un millón de veces más numerosa. Es decir, poblar la tierra con más de siete mil billones de personas, en sitio de los más de siete mil millones actuales. Los virus que infectan a estas bacterias son todavía más numerosos que ellas. Se considera que existen unos 10 virus por cada bacteria SAR11. Las bacterias están reproduciéndose continuamente, captando nutrientes del Entorno. Al mismo tiempo, los virus las van matando En tanto ellos mismos se reproducen, infectándolas. De este modo, resulta que bacterias y virus se encuentran en un Sólo difícil equilibrio, con una ventaja de diez a uno para los virus. Normalmente, todos y cada uno de los organismos unicelulares intentan reproducirse todo lo cual pueden, a diferencia de los pluricelulares, que Sólo nos reproducimos lo cual nos dejan. Aunque, si es que los virus se reproducen sin freno y matan con ello a demasiadas bacterias, la proxima generación de virus no va a poseer suficientes bacterias con las que vivir. En verdad, existe el riesgo real de que demasiados virus, al reproducirse todos al mismo tiempo, acaben con todas las bacterias que necesitan para vivir. En otras palabras, para sobrevivir los virus no pueden ir por ahí matando indiscriminadamente a quienes “les proporcionan de comer”. ¿Cómo se mantiene entonces el equilibro entre bacterias y virus, de forma que los segundos dejen vivir a suficientes bacterias y seguir reproduciéndose dentro de ellas, superándolas ampliamente en número? De La misma manera que Siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia y en todo momento que hay un misterio en ciencia, uno o Múltiples científicos proponen hipótesis, es decir, ideas para procurar explicarlo. Entre las ideas propuestas se encuentra la de que los virus que infectan a las bacterias SAR11 son virus latentes. Latencia es paciencia
Podríamos acotar la latencia Al idéntico que la propiedad que tienen algunos virus de aguardar pacientes para reproducirse en el horario oportuno. Los virus latentes viven “dormidos” en el interior de las bacterias o bien células a las que infectan, y no se reproducen en ellas hasta que alguna señal, algún repuesto en el Entorno –siempre un recambio molecular– les indica que es la fecha adecuado para reproducirse. En ese instante ponen en marcha la maquinaria celular que les permite multiplicarse y, con ello, acaban con la vida de la célula que les albergaba. Los virus en estado de latencia no matan, Porque, a sus hospedadores. De hecho, copian sus genes a medida que los hospedadores se reproducen. Se comportan en el interior de estos Al idéntico que si es que fueran genes del propio hospedador, sin hacerles demasiado daño, hasta que las condiciones les indican que pueden multiplicarse y matarlo. La idea de que las bacterias SAR11 podían acoger en su interior virus latentes no había podido ser confirmada Hasta la fecha. Si bien, meses atrás un grupo de estudiosos de la Facultad de Oceanografía de la Universidad de Washington (EE UU) aisló dos cepas de bacterias SAR11 del Pacífico Norte en las que hallaron virus latentes. El aislamiento de estas cepas de bacterias SAR11 ha permitido mantenerlas en cultivo en el laboratorio y manipular sus condiciones de aumento. Concretamente se ha modificado la cantidad de nutrientes disponibles, y con ello su capacidad de reproducción. Estas manipulaciones han conducido a un descubrimiento todavía más interesante: la manera en que el virus decide en qué instante reproducirse o bien no en el interior de la bacteria. Dormidos Mientras que todo va bien
En una serie de experimentos los investigadores han comprobado que los virus latentes no abandonan ese estado en el horario las bacterias crecen en abundancia de nutrientes. En estas condiciones, las bacterias pueden reproducirse con alegría, reproduciendo De la misma forma En este sentido el genoma del virus que “late” en su interior. Digamos que Mientras su bacteria hospedadora pueda vivir cómodamente, al virus no le merece la pena el esfuerzo y el riesgo de reproducirse y salir en busca de otras bacterias en las que vivir. Si bien, las cosas cambian de manera radical En el momento en que las bacterias crecen en escasez de nutrientes. En estas condiciones, los virus en el interior de las bacterias abandonan su estado de latencia y comienzan a reproducirse de forma activa, matando a las bacterias. Los virus saben de alguna manera que su hospedador no sobrevivirá en esas condiciones, y optan por aprovecharse de él todo lo que puedan Ya antes de que, en efecto, muera. En resumen, En tanto las cosas les van bien a las bacterias, los virus se dejan llevar en su interior de forma plácida y pacífica, dejando que hagan todo el trabajo para mantenerlos vivos –aunque “dormidos”–. Pero en el horario las cosas se ponen feas para las bacterias y la vida de Ambos corre peligro, los virus las atacan A partir de sus entrañas, reproduciéndose sin freno hasta matarlas. Este es un ejemplo más, a nivel planetario, de los increíbles equilibrios que se establecen entre los seres vivos en diversos ecosistemas. Esperemos que tengamos la sabiduría suficiente para no desequilibrarlos más de lo que ya lo hemos hecho. Jorge Laborda Fernández es Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad de Castilla-La Mancha Este artículo viajó publicado originalmente en The Conversation . <img src=”https://counter.theconversation.com/content/141063/count.gif?distributor=republish-lightbox-advanced” alt=”The Conversation” width=”1″ height=”1″ style=”border: none !important; box-shadow: none !important; margin: 0 !important; max-height: 1px !important; max-width: 1px !important; min-height: 1px !important; min-width: 1px !important; opacity: 0 !important; outline: none !important; padding: 0 !important; text-shadow: none !important” />

Localizan el centro del sistema solar… y no está durante del Sol

Si es que le pedimos que piense en el sistema solar quizás se imaginará un dibujo de ocho planetas apiñados muy cerca de un Sol plácidamente colocado en el centro, acerca de un inmóvil fondo obscuro. Pero la realidad es otra. Al parecido que ya escribimos Ya antes, el sistema solar es tan inmenso y los planetas tan minúsculos, en comparación, que resultaría imposible poder verlos en un Solo esquema fiel a la realidad. Por otra comunicado, el Sol no está quieto: gira cerca de de la galaxia a una velocidad de 828.000 kilómetros por hora, conque tarda unos 225 millones de años en llenar una vuelta completa. Si es que se pudiera ver el sistema solar Desde un lateral, parecería que todo el conjuto se mueve en una fantástica hélice. Sin embargo es que ni siquiera el Sol está exactamente en el centro. Todo el sistema solar gira alrededor de lo que se conoce De La misma manera que centro de gravedad o bien baricentro, un punto en el que la repercusión de la masa de todos y cada uno de los objetos se equilibra. Al igual que el Sol no es el único objeto que constituye el sistema solar, Si es que bien él Solo aglutina el 99,8% % de su masa, el centro del conjunto no coincide con el centro de la estrella. En verdad, lo mismo está pasando en la Tierra: la Luna no gira cerca de de nuestro planeta; en realidad, Ambos giran en torno a un centro de gravedad común, que está a unos 4.600 kilómetros del centro de la Tierra. Un planeta (en azul) y una estrella (en blanco) giran cerquita de del centro de gravedad o bien baricentro, vistos A partir de arriba. Los astrónomos pueden medir el cabeceo de estrellas para advertir planetas y hasta medir su masa y su órbita – https://spaceplace.nasa.gov Esta semana, un grupo de estudiosos ha dado con la localización Necesita del centro de gravedad o baricentro del sistema solar. Lo han logrado Debido a la referencia de una decena de púlsares, estrellas de neutrones que giran a enorme velocidad y envían pulsos de radiación a la Tierra con tanta precisión que sirven Del mismo modo que auténticos relojes galácticos. Los creadores confían en que sus progresos, que se han publicado en la gaceta «Astrophysical Journal», tengan aplicación para advertir las ondas gravitacionales que atraviesan el sistema solar y que proceden de agujeros negros supermasivos en el centro de galaxias lejanas. Telaraña espacial
«Con este estudio de los púlsares estamos intentando parecernos a una araña quieta en su tela», ha explicado en un Sólo comunicado Stephen Taylor, estudioso en la Universidad Vanderbilt (USA) y coautor del trabajo. «Comprender bien el baricentro del sistema solar nos dejará advertir aun el más pequeño estremecimiento en la red», ha añadido. En un caso así, el estremecimiento de la «tela de araña» no se producirá por la captura de un insecto volador, Sino que por el sutil eco de ondas gravitacionales de algún agujero negro supermasivo. El centro de gravedad del sistema solar se ha calculado Antes A través de transmisores y estimaciones de las posiciones y trayectorias de los planetas. Si es que bien, atraer las ondas gravitacionales de los agujeros negros exige una precisión mayor. «El problema es que los equivocaciones en las masas y las órbitas se traducirían en distorsiones en los datos de los púlsares que podrían parecer ondas gravitacionales», ha explicado Joe Simon, coautor del estudio e investigador en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena, California. Esto implica que los esfuerzos de Taylor y su Plantel, de buscar cambios en los ritmos marcados por los púlsares en los data del experimento NANOGrav podrían caer en saco roto. No obstante podría haber suerte. Dar con el centro
«Nuestra Precisa observación de los púlsares, dispersos por la galaxia, nos ha localizado en el cosmos mejor que lo cual habíamos podido lograr hasta ahora», ha expresado Stephen Taylor. En verdad, los creadores han ubicado la posición del centro del sistema solar con una precisión de 100 metros. Para hacerse una idea de lo que esto significa, si es que el Sol tuviera el tamaño de un esférico de futbol los creadores habrían localizado el centro con un margen comparable al grosor de un cabello. ¿Dónde está ese centro? La repercusión de Júpiter y Saturno, que aglutinan el 90% de la masa de todos y cada uno de los planetas, lo desplaza A partir de el centro del Sol cara su superficie. Taylor cree que, si es que Finalmente logran observar las ondas gravitacionales de agujeros negros supermasivos, podrían «ganar una visión más holística de todos y cada uno de los tipos de agujeros negros en el universo». Esto A su vez es interesate para estudiar la evolución de las galaxias y colocar a prueba la Relatividad y otras teorías.

Una «chuleta cuántica» que deja ocultar nuestra ignorancia en un examen

Un elenco de investigadores de la universidad australiana de Queensland termina de detectar la manera en que los Alumnas podrían ocultar su ignorancia En medio un examen y contestar correctamente, Si es que bien no sepan las respuestas, a todas y cada una las preguntas. Los profesores, a su vez, jamás se darían cuenta de su falta de conocimientos, ni podrían distinguir entre los temas que los Estudiantes conocen y los que no. La única pega es que el método Solo puede funcionar en el planeta cuántico. El trabajo de los científicos, en efecto, ha conseguido verificar con éxito en laboratorio una de esas extrañas ideas de la física cuántica que parecen ir en contra de toda lógica o bien intuición: que la ignorancia del todo implica necesariamente la ignorancia de las partes. El trabajo se acaba de publicar en «Physical Review Letters». «La ausencia de información total o parcial -reza el artículo- , lleva por nombre ignorancia. De manera natural, uno podría cuestionarse si la ignorancia de un sistema completo implica Asimismo cierta ignorancia de sus partes. Nuestra intuición clásica nos afirma que sí. Aunque, la teoría cuántica nos dice que no: es posible codificar datos en un sistema cuántico de modo que A pesar de que exista cierta ignorancia del todo, sea imposible identificar la comunicado desconocida». Jacqui Romero, física experimental de la Universidad de Queensland y cantautora primordial del trabajo asegura que «lo que Además es verdaderamente bueno es que proporcionamos una interpretación accesible en el planeta real de una declaración que proviene de la teoría de la probabilidad pura». Para la investigadora, los hallazgos de su Equipo serán importantes para los sistemas que evalúen la seguridad en el cifrado cuántico. La ignorancia, imposible de rastrear
Según nos dice la intuición clásica, la ignorancia se puede rastrear Siempre y en todo momento y en toda circunstancia hasta su fuente. Por servirnos de un ejemplo, si es que los conocimientos de un Estudiante acerca de un libro son incompletos, un maestro podría diseñar un examen para averiguar qué partes concretas del libro son desconocidas por el Alumno. No obstante ese no es la ocasión en el enrevesado planeta cuántico. En palabras de Michael Kewming, coautor de la investigación, «nuestros resultados confirman que la fuente de la ignorancia del Estudiante podría ocultarse al profesor utilizando sistemas cuánticos». Y es que, Según Kewming, los «alfabetos cuánticos» tienen propiedades en realidad extrañas. “Digamos que el Pupilo -prosigue el físico- está realizando un examen que cubre dos temas, y Sin embargo no ha estudiado, un amigo le ha dado una valiosa chuleta sobre uno de ellos. En la situación clásica, la chuleta puede resultar muy útil al proporcionar datos acerca de uno de los temas, Aunque el profesor Todavía podría averiguar el tema ignorado por el Alumno. Sin embargo, una chuleta escrita con nuestro alfabeto cuántico podría contener simultáneamente datos acerca de Los dos temas, A pesar de que parezca ser uno Sólo. Tal y como resultado, el maestro no será capaz de determinar la fuente de la ignorancia de su Pupilo. La chuleta le habría servido para Los dos temas». Especial para el cifrado
Los estudiosos consiguieron verificar esto de manera experimental escribiendo información en manera de fotones individuales, las partículas constituyentes de la luz. «Nuestro resultado -explica Romero- tiene implicaciones para la seguridad del cifrado basado en la física cuántica por el hecho de que hemos demostrado que lo que es cierto para las “chuletas” clásicas no lo es para las cuánticas». Desafortunadamente para los Alumnas, las «chuletas cuánticas» tardarán Todavía mucho tiempo en estar disponibles fuese de los laboratorios.

El misterio de la estrella que ha desaparecido ante a los telescopios

Vista y no vista. Un Plantel de estudiosos ha descubierto la desaparición de una estrella monstruosa, 2,5 millones de veces más brillante que el Sol, ubicada en la galaxia enana Kinman, a 75 millones de años luz. La ausencia, detectada con el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo del Sur (ESO) en el desierto de Atacama (Chile), podría revelar una nueva y Asimismo insólita manera de morir para las estrellas, colapsando en un Solo agujero negro sin Antes haber producido una supernova. Imagen de la galaxia enana Kinman, Además conocida Tal como PHL 293B, tomada po el telescopio espacial Hubble de la NASA / ESA en 2011 – NASA, ESA / Hubble, J. Andrews (U. Arizona) Situada en la constelación de Acuario, la galaxia enana Kinman está demasiado lejos a fin de que los astrónomos puedan ver sus estrellas individuales, Sin embargo pueden advertir las firmas de Algunas de ellas. De 2001 a 2011, la luz de la galaxia mostró constantemente evidencias de que albergaba una estrella «variable luminosa azul». Las estrellas de este tipo, las más luminosas que se conocen y entre las que se encuentran Ciertas de las más masivas del Universo, son inestables y exhiben cambios drásticos eventuales en sus espectros y brillo. Sin embargo incluso con esos cambios, dejan huellas específicas que los científicos pueden identificar. Las observaciones Asimismo indicaron que la estrella estaba en una etapa tardía de su evolución, lo cual resultaba muy interesante para aprender más sobre de qué manera mueren las estrellas. Sin embargo Cuando en 2019 los investigadores apuntaron el VLT a la galaxia distante, ya no pudieron descubrir las firmas reveladoras de la estrella. «En cambio, nos sorprendió hallar que había desaparecido», reconoce Andrew Allan, del Trinity College de Dublín, Irlanda, y responsable del estudio que aparece en «Monthly Notices of the Royal Astronomical Society». <iframe width=”100%” height=”349″ src=”https://www.youtube.com/embed/6Hcf7Ez-Rng” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe> ¿Qué le Ocurrió? ¿Por qué ya no estaba allá? «Es posible que hayamos detectado que una de las estrellas más masivas del Universo local está entrando suavemente en la noche eterna», indica el miembro del elenco Jose Groh, Además del Trinity College. El Equipo recurrió a información más antiguos, entre 2002 y 2009, recopilados en el VLT de ESO y telescopios en otros lugares. La comparación con las nuevas observaciones fue reveladora. Los datos antiguos indicaban que la estrella en Kinman podría haber estado experimentando un ferviente período de ruido que quizá terminó en algún instante ahora de 2011. Las variables luminosas azules Del mismo modo que esta son propensas a experimentar explosiones gigantes en el transcurso de su vida, causando que su tasa de pérdida de masa se dispare y su luminosidad aumente drásticamente. Convertida en un Sólo agujero negro
Con base a sus observaciones y modelos, los astrónomos han sugerido dos explicaciones para la desaparición de la estrella y La falta de una supernova. El estallido puede haber dado De exactamente la misma manera que resultado que nuestra protagonista se convirtiera en una estrella menos luminosa, que De la misma forma podría estar parcialmente oculta por el polvo. Alternativamente, el Plantel afirma que la estrella puede haberse derrumbado en un agujero negro, sin producir una detonación de supernova. Este sería un incidente raro: nuestro entendimiento vigente de de qué manera mueren las estrellas masivas señala a que La mayor una parte de ellas terminan sus vidas en una supernova. «Si es cierto -dice Allan-, esta sería la 1era detección directa de una estrella monstruosa que concluye con su vida de esta manera». Los autores reconocen que están haciendo falta más estudios para confirmar cuál se dirigió el destino de esta estrella. El poderoso Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, proyectado para 2025, tal vez sea capaz de resolver este misterio cósmico.

Día del asteroide: el peligro real de las rocas espaciales y otras nueve cuestiones que posiblemente no sepas

Existen muchas peliculas de ciencia ficción en la que la Tierra se ve amenazada por inmensos asteroides. Por lo general, la humanidad encuentra una solución aproximadamente heróica y más o menos creíble para rescatar el mundo, acerca de todo en las películas de acción. O BIEN si es que no, que se lo pregunten a Bruce Willis en «Armageddon». Todos estamos de consenso en que Existen muchas licencias de ficción en estas apasionantes películas, Pero, ¿hay algo de verdad? El jornada de hoy, 30 de junio, con motivo del 112 aniversario del famoso evento Tunguska, se celebra el día del Asteroide. Una oportunidad para conocer la amenaza real que se cierne sobre nosotros Desde el espacio y qué estamos haciendo Al respecto la Humanidad. Acá, diez cuestiones que no Siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia son conocidas por el gran público.

Todo Tuvo lugar en un Solo zeptosegundo

Un zeptosegundo no es una unidad de tiempo de esas que utilizamos a diario. De hecho, Se trata de un intervalo tan pequeño que queda reservado a complejas y rapidísimas reacciones entre partículas subatómicas. Un zeptosegundo, en efecto, es la mil trillonésima una parte de un segundo (10^-21 segundos). O BIEN expresado de otra manera, en un Sólo segundo hay mil trillones de zeptosegundos. Y en seguida, un elenco de físicos australianos y estadounidenses han sido capaces, por 1era vez, de calcular con exactitud la velocidad a la que suceden las reacciones nucleares más complejas. Y descubrieron que son realmente rápidas, tanto Al igual que para medirlas en zeptosegundos. El triunfo, recién publicado en Physical Review Letters, manera parte de un proyecto mayor con el que los investigadores desean calcular modelos detallados de los flujos de energía que tienen lugar Durante las colisiones nucleares. Utilizando supercomputadoras en Australia y USA, Cedric Simenel, de la Universidad Nacional de Australia (ANU), junto a Kyle Godbey y Sait Umar, de la Universidad Vanderbilt en Nashville, modelaron 13 pares de núcleos atómicos y calcularon un total de 600 colisiones entre ellos. En ciertos casos, las partículas en colisión se pegaban, No obstante en otras rebotan o bien se adherían brevemente (A lo largo de algunos zeptosegundos) Ya antes de separarse. Varios procesos en un momento mínimo
Por espectacular que parezca, ese brevísimo lapso de tiempo de «unión» era suficiente para que tuvieran sector Varios procesos diversos. Primero, los protones y neutrones de los núcleos se intercambiaban entre los fragmentos recién unidos, para igualar su número. Conocido Tal y como «equilibrio de carga», los cálculos revelaron que este es, precisamente, el proceso más veloz de todos. En verdad, apenas demoró un zeptosegundo en completarse. En una escala de tiempo parecido, la energía cinética (el movimiento) de los núcleos y su instante angular (la rotación) se convirtieron en calor interno, un proceso conocido Del mismo modo que «disipación». Aunque, los físicos De la misma forma midieron un tercer proceso que resultó ser mucho más lento que los otros. Versa del «equilibrio de masa», en el que la manera varía a medida que los protones y los neutrones fluyen del fragmento más grande al más pequeño. El tiempo que les llevó hacerlo se dirigió hasta 20 veces más lento que los otros mecanismos descritos. Conforme Simenel «esto indica que el proceso de equilibrio de masa es impulsado por un mecanismo diferente y que tiene poco que ver con los demás procesos». Tiempo universal
El investigador incluye que se dirigió toda una sorpresa comprobar, a su vez, que los tiempos que necesita el equilibrio de masa son exactamente los mismos sin importar el tamaño de los núcleos. «El tiempo -explica- es universal, y será el mismo si es que estamos colisionando un átomo de uranio con uno de carbono, uno hierro con uno de plomo o uno de calcio con uno de zinc». Conforme autores del artículo, una característica de sus cálculos es que se pueden comparar con cantidades experimentales medibles y concretas, lo que sugiere que podrían ayudar para agregar nuevos elementos a la tabla periódica. De hecho, las escalas de tiempo observadas determinan la manera en que los científicos pueden imaginar la secuencia de procesos a medida que dos núcleos pesados avanzan cara el equilibrio A lo largo de las reacciones nucleares de síntesis entre ellos. Lo que será de gran ayuda para crear y estudiar las propiedades de nuevos elementos sintéticos. Un gran paso, En tanto que, para la Ciencia.