fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Sociedad

Descubren por qué nuestra galaxia está deformada

En el horario uno imagina la Vía Láctea, nos viene a la mente una galaxia en espiral, Al semejante que si fuese un molinillo. De este modo es si es que la vemos A partir de arriba, Sin embargo si es que le echamos un vistazo de lado, se semeja más bien a una tortita deformada. En efecto, el disco galáctico, donde residen La mayor parte de sus cientos de miles de millones de estrellas, no es plano Sino más bien más bien que está algo curvado hacia arriba Por un lado y cara abajo por el otro. Está claro que absolutamente nadie es perfecto. A lo largo de décadas, los astrónomos se han preguntado qué causa esta curiosa distorsión. De esta forma tal y como explicación, han propuesto varias teorías, incluida la influencia del sector magnético intergaláctico o los efectos de un halo de materia oscura, esa misteriosa materia invisible tan diferente a la que conocemos que se espera que rodee a las galaxias. Si es que ese halo tuviera una manera irregular, su obliga gravitacional podría doblar el disco galáctico. En seguida, la insólito misión Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA), que estudia más de mil millones de estrellas en la Vía Láctea, podría ser clave para solucionar el misterio. Los astrónomos que estudian sus datos sugieren que, realmente, la distorsión podría ser causada por la colisión sigue con otra galaxia más niña, que envía ondas a través del disco galáctico Del mismo modo que una roca arrojada al agua.<iframe width=”100%” height=”349″ src=”https://www.youtube.com/embed/ylM4Gy-6sFM” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe> Un trompo que gira
Gaia ha asegurado indicios anteriores de que esta deformación no es estática, Sino varía su orientación con el tiempo, Del mismo modo que Una vez que una tortita o una masa de pizza es lanzada al aire. Los astrónomos llaman a este fenómeno precesión y podría compararse Además con el tambaleo de un trompo Mientras que su eje gira. La velocidad de esa precesión es mucho más rápida de lo esperado, lo cual descarta la acción del sector magnético intergaláctico o el halo de materia oscura. En repuesto, sugiere que la deformación debe ser causada por algo más poderoso, Del mismo modo que una colisión con otra galaxia. «Medimos la velocidad de la deformación comparando los datos con nuestros modelos. Según la velocidad obtenida, la deformación de la galaxia completaría una rotación cerca de del centro de la Vía Láctea en 600 a 700 millones de años», dice Eloisa Poggio, del Observatorio Astrofísico de Turín, Italia y música y escritora principal del estudio, publicado en «Nature Astronomy». «Eso es mucho más veloz de lo que esperábamos Basándonos en las predicciones de otros modelos». Aunque, la velocidad de la deformación es más lenta que la velocidad a la que las propias estrellas orbitan el centro galáctico. El Sol, por poner un ejemplo, completa una rotación en unos 220 millones de años. Estas ideas, sostienen los creadores, fueron posibles Debido a la capacidad sin precedentes de la misión Gaia de mapear la Vía Láctea en 3D, determinando con precisión las posiciones de más de mil millones de estrellas en el cielo y estimando su distancia de nosotros. El telescopio en manera de platillo volador De la misma forma mide la velocidad a la que las estrellas individuales se mueven en el cielo, lo cual deja a los astrónomos ‘reproducir’ la película de la historia de la Vía Láctea cara atrás y hacia adelante en el tiempo Durante millones de años. «Es Asimismo que contar un vehículo y tratar de medir la velocidad y la dirección de desplazamiento de este coche A lo largo de un período de tiempo muy corto y posteriormente, basándose en esos valores, tratar de modelar su trayectoria pasada y futura», afirma Ronald Drimmel, astrónomo investigador del Observatorio Astrofísico de Turín y coautor del artículo. «Si hacemos tales mediciones para muchos autos, podríamos modelar el flujo del tráfico. Del mismo modo, midiendo los movimientos aparentes de millones de estrellas en el cielo, podemos modelar procesos a gran escala, Tal como el movimiento de la deformación». ¿Culpa de Sagitario?
Los astrónomos Todavía no saben qué galaxia podría estar provocando la onda ni en qué instante empezó la colisión. Una de las candidatas es Sagitario, una galaxia enana que orbita la Vía Láctea, que se piensa que ha irrumpido en nuestro disco galáctico Múltiples veces en el pasado. Los astrónomos estiman que Sagitario será absorbido gradualmente por la Vía Láctea, un proceso que ya está en marcha. Eso sí, los científicos aseguran que esta deformación no tiene efectos notables en la vida en nuestro mundo, por lo que no podemos culparla de nuestros propios desajustes personales. «El Sol está a una distancia de 26.000 años luz del centro galáctico donde la amplitud de la deformación es muy pequeña», dice Poggio. «Nuestras mediciones se dedicaron eminentemente a las partes externas del disco galáctico, a 52.000 años luz y más allá». Si las cosas le salen un poco mal, recuerde que hasta a la galaxia le está pasando.

No te das cuenta, No obstante tu cerebro cambia En tanto comes

En el momento en que tenemos hambre comemos y Cuando comemos nos saciamos. Parece evidente, Pero los mecanismos fisiológicos que lo están haciendo posible tienen una complejidad mayor que la de un reloj suizo y no son del todo bien famosos. Se sabe, por ejemplo, que el tejido adiposo (que acumula grasa en el organismo) libera leptina, una hormona que señala cuántas reservas energéticas hay en el cuerpo. Parece ser que el tracto gastrointestinal libera otras hormonas En el momento en que se está comiendo, inhibiendo el hambre, Mientras que que otras se liberan Cuando una persona está pasando cierto tiempo sin comer. Se desconoce mucho sobre por qué ocurre todo esto y queda mucho por averiguar en lo relacionado con la psicología e inclusive con desórdenes De esta forma tal y como la obesidad o bien la anorexia. Ahora, un Equipo de estudiosos acaba de revelar cuál es el mecanismo que dinámica la saciedad justo Más tarde de comer. Su estudio, que ha sido publicado en «Cell Reports» y que ha sido elaborado con ratones, muestra que se sucede una cascada de reacciones Tras que aumenten los niveles de glucosa en sangre. Se sospechaba que la saciedad y el hambre dependen en comunicado de la plasticidad sináptica, la capacidad de las neuronas de reconfigurar sus conexiones en contestación a algunos estímulos. De hecho, los científicos Creen que estos procesos contribuyen a preservar el balance entre ingesta y gasto de energía y que, aun, esta plasticidad podría estar alterada en casos de obesidad. Hambre, lactancia y comportamiento sexual
Ahora, los ratones han dado una contestación. Un elenco comandado por Alexandre Benani, investigadora del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia (CNRS) ha visto que estos circuitos neuronales se activan en lo cual dura una comida, regulando el comportamiento del animal. Si es que bien, semeja ser que no interviene la plasticidad sináptica. Los estudiosos se fijaron en unas neuronas del hipotálamo, en la base del cerebro, y que responden a una molécula llamada POMC (proopiomelanocortina). Éstas regulan el apetito, la ingesta de comida, el comportamiento sexual, la lactancia y hasta el ciclo reproductivo. En este sentido tal como demuestra de su importancia, resulta que estas neuronas están interconectadas con otras muchas neuronas del cerebro y que sus conexiones son especialmente maleables y sensibles a cambios hormonales. Las células que cambian de forma
Paradójicamente, esta vez los científicos observaron que estos circuitos no cambian en seguida de que un ratón haga una comida equilibrada. Aunque, ocurre algo Todavía más sorprendente: unas células nerviosas que acostumbran a dar soporte a las neuronas, y que se llaman astrocitos, cambian su manera. Más en concreto, se retraen. Se puede decir que los astrocitos hacen todo el trabajo sucio. Al tiempo que las neuronas son células frágiles e hiperespecializadas, los astrocitos hacen las «tareas domésticas»: limpian desechos, transportan nutrientes hasta las neuronas, mantienen el pH, regulan el medio y hasta dan soporte físico a las neuronas, entre otras muchas cosas. En el caso de esas neuronas POMC, que tienen funciones relacionadas con el sexo o bien la alimentación, los astrocitos actúan Normalmente Al igual que limitadores de su actividad. Sin embargo en seguida, los investigadores han observado que ahora de comer, en el horario los niveles de glucosa en sangre aumentan, estos astrocitos detectan la señal y se retraen en cosa de 1 hora. En seguida, las neuronas POMC se activan, liberando hormonas y señales que inducen la sensación de saciedad y que llevan al animal a no comer más. Curiosamente, los investigadores han averiguado que una comida rica en grasas no activa este mecanismo. De ahí que, en un Sólo futuro cercano tratarán de averiguar si esto significa que la grasa es menos eficaz a la hora de satisfacer el hambre o si, más bien, es que inducen la saciedad de otro modo. Otra posibilidad que De la misma forma se plantean es si la grasa puede activar una sensación de placer adictiva sin llegar a crear saciedad, lo que sería verdaderamente toda una bomba de relojería para el cerebro, Del mismo modo que muchas personas pueden comprobar Fácilmente.

Proponen la construcción de un agujero de gusano en laboratorio

Un elenco de físicos del Instituto de Tecnología de California se dispone a fabricar, en laboratorio, uno de los objetos teóricos más buscados del Universo: un agujero de gusano, esto es, un túnel espaciotemporal que comunica de forma instantánea dos puntos lejanos, sin importar la distancia a la que Ambos se encuentren. Para conseguirlo, los investigadores proponen recrear los efectos que, en el espacio, tendrían dos agujeros negros entrelazados. El entrelazamiento es un curioso fenómeno de la Mecánica Cuántica (profusamente utilizado por los físicos Aunque aún no bien comprendido) que permite que una partícula reaccione de inmediato ante cualquier cambio que sufra la partícula con la que está entrelazada, aun si ambas se encuentran en extremos opuestos del Universo. Conforme se explica en la gaceta Quanta, la idea más establecida nos dice que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de la inmensa gravedad de un agujero negro. Y eso significa que cualquier data que cruce el horizonte de hechos (la línea de no retorno, A continuación de la cual ya no es posible el retorno) quedará encerrada por toda la eternidad en el interior del agujero. Si bien, Desde hace ya unos años distintas investigaciones indican que dos agujeros negros entrelazados deberían ser capaces de transmitirse data el uno al otro, en sector de destruirla para Siempre y en toda circunstancia y en toda circunstancia. En ese sentido, los agujeros negros estarían recreando un fenómeno bien conocido, el de la teleportación cuántica, ampliamente utilizado en la construcción de ordenadores cuánticos y que consiste en enviar datos encriptada de una máquina a otra. Circuitos cuánticos
Por presunto, crear y entrelazar dos agujeros negros en laboratorio es algo que está absolutamente fuese de nuestro alcance, Sin embargo sí que sería posible construir circuitos cuánticos que, Según los primeros modelos puestos a punto por los investigadores, se comportarían exactamente También en que lo harían dos agujeros negros entrelazados. Es decir, el sistema resultante no Sólo recrearía la actividad de un agujero negro, Sino que sería indistinguible de uno real. Algo Ciertamente desconcertante. Si todo funciona, entonces sería posible introducir data en uno de esos agujeros negros simulados y, acto seguido de un pequeño intervalo, recogerla intacta emergiendo del otro agujero. El sistema es absolutamente distinto de lo cual se consigue con las actuales técnicas de teleportación cuántica, con las que la datos introducida emerge totalmente codificada y Necesita, Antes de poder utilizarse, ser descifrada por el receptor, lo que hace que todo el proceso sea más lento y Además menos necesario, a causa a los posibles fallos de la computadora en el proceso de lectura. Agujeros negros entrelazados, agujeros de gusano, teleportación cuántica… La idea, Desde posteriormente, parece extraída de una novela de ciencia ficción, Pero simplemente lejos de la realidad. Se trata, más bien, de una sugerente manera de mejorar la Todavía incipiente tecnología de la computación cuántica. Recrear y entrelazar las extrañas propiedades de los agujeros negros significa que la teleportación cuántica se haría mucho más deprisa de lo que Hoy es posible. Lo cual redundaría en el rinde y la velocidad de las futuras generaciones de ordenadores.

La terrible enfermedad de «El Hombre Elefante», el mal que deforma el cuerpo

Una de las vitrinas del Royal London Sanatorio capta de inmediato la atención de los visitantes que por allí se acercan, en ella hay un amasijo de huesos entrelazados sujetos con finos muelles, lo que da al conjunto un aspecto de marioneta. Un análisis más exhaustivo nos lleva a ubicar que el cráneo no tiene nariz y que los huesos de la mitad derecha del cuerpo son desproporcionadamente más grandes que los del lado izquierdo. El esqueleto perteneció a un hombre llamado Joseph Merrick (1862-1890), uno de los personajes más seductores del Londres victoriano. A la vera de la vitrina existe una gorra, una máscara bajo la cual debía que ocultar su aspecto y un distinguido sillón, en el que pasó las últimas noches de su vida, Debido a que el peso de su cabeza le imposibilitaba dormir tumbado. Una vida llena de sufrimiento y humillaciones
Merrick sufría un trastorno muy raro y desconocido, y que en seguida conocemos De exactamente la misma manera que síndrome de Proteus, el cual le causó terribles malformaciones A partir de su más tierna niñez. Este personaje nació, totalmente sano, en Leicester (Inglaterra) y a los pocos años de vida comenzó a sufrir, De La misma manera que él describiría, «el mayor infortunio de su vida». Repentinamente la mitad de su cuerpo se deformó, de manera progresiva su mano aumentó de tamaño hasta adquirir la manera y las dimensiones de una pata de elefante. Su cabeza se desfiguró incomprensiblemente, aparecieron amplias masas carnosas, con la forma de un tazón, en la una parte del occipucio. Por si esto no fuese poco, una extraña protuberancia emergió entre el labio superior y la nariz. El conjunto le confería un aspecto aterrador. Su vida, llena de sinsabores y Además ignominias, se dirigió llevada al cine -hace ahora cuarenta años- bajo el título «El hombre elefante». Un biopic liderado por David Lynch que se dirigió alabado por la crítica y que se quedó con alzarse con ocho nominaciones a los Óscar. a su vez de su interés cinematográfico la cinta nos hizo reflexionar sobre la dignidad humana, un valor inherente al ser humano Pero que A veces nos resulta ajeno. Atracción circense
El aspecto de Merrick era foco de atención allá a donde iba, siendo objeto de las más terribles humillaciones a las que se puede someter a un ser humano. Una de las pocas personas que le trató Al igual que a un semejante se dirigió un prestigioso cirujano, el doctor Frederick Treves. Con su ayuda logró dejar una feria de vanidades
, en la que un empresario sin escrúpulos le había contratado y permaneció A lo largo de una época recibiendo los cuidados que se merecía en un Sólo centro médico londinense. Por último, el 11 de abril de 1890 -con tan Sólo 27 años de edad- llegó el sueño de los justos. Parece que la causa de su muerte se dirigió un aplastamiento cervical provocado por el desproporcionado peso de su cráneo. Su esqueleto se dirigió destinado a el colegio médica del sanatorio, lo que nos ha permitido afinar en el diagnóstico. El resto de su cuerpo ha estado en paradero desconocido En medio más de cien años, hasta que ha sido localizado en el cementerio de la City de Londres. La culpa está en los genes
El síndrome de Proteus es un trastorno extraordinariamente excepcional que se caracteriza por el hecho de que las personas que lo padecen tienen un aumento masivo , rápido y desproporcionado de ciertos de sus huesos y tejidos. Es una enfermedad genética provocada por una mutación A lo largo de el crecimiento embrionario. En la fecha del nacimiento la apariencia es totalmente normal Sin embargo los síntomas comienzan a aparecer A partir de Los dos primeros años de vida. En este instante se estima que hay en torno a 500 personas en todo el mundo afectadas por esta dolencia. Investigaciones recientes han puesto de manifiesto que el síndrome de Proteus se produce por una mutación en el gen AKT1, el encargado de activar el aumento esporádico de un tejido. Pedro Gargantilla es médico internista del Centro médico de El Escorial (Madrid) y músico y escritor de Múltiples libros de divulgación
.

¿Por qué la materia del universo no viajó aniquilada? Un experimento arroja un poco de luz

Toda la naturaleza que conocemos, con sus árboles, supernovas y galaxias, está compuesta por 94 elementos químicos y un total, muy aproximado, de al menos 10^80 átomos (un uno seguido de 80 ceros). La existencia de todo esto es fascinante, Sin embargo resulta todavía más llamativo el hecho de saber que todo procede de una feliz casualidad cósmica: aquella que permitió que al comienzo del universo hubiese «un poquito» más de materia que de antimateria en la sopa primordial, Conforme hipotetizan ciertos científicos. Se especula que si es que no hubiese sido Así las partículas de antimateria (idénticas a las de materia Pero con carga opuesta) se hubieran aniquilado con las de materia; en terminante, Por eso hay árboles compuestos de materia Sin embargo no de antimateria y ésta Hoy Sólo puede toparse en Ciertas colisiones experimentales, anterior pago de enormes cantidades de dinero. Lógicamente, es en realidad difícil estudiar algo que no está. No obstante no es imposible. Se puede hacer deducciones A partir de lo cual sí vemos. Por poner un ejemplo, Ciertas teorías que proponen la asimetría inicial de la antimateria y la materia en el universo concluyen que los neutrones (unos de los «ladrillos» de los núcleos de los átomos) tienen una propiedad, famosa De exactamente la misma forma que «momento dipolar eléctrico» (EDM), que implica que un «extremo» sea ligeramente negativo y otro ligeramente positivo, al menos hablando de manera sencilla. Medir algo en una partícula más niña que el núcleo de un átomo no es fácil. Pero en seguida, un estudio publicado en «Physical Review Letters» ha logrado la media más Precisa hasta la fecha de este EDM. Los resultados no han llevado a descartar las teorías que contemplan la asimetría inicial de materia y antimateria en el universo. «El Modelo Estándar –el marco teórico que explica la realidad que conocemos En base a Múltiples decenas de partículas y a cuatro interacciones– predice que los neutrones tienen un EDM que es un millón de veces más pequeño que el límite de nuestro experimento», ha explicado a ABC Philip Harris, director de la investigación y científico en la Universidad de Sussex (Reino Unido). «Sin embargo, cualquier valor más allá del Modelo Estándar predice un valor mayor para el EDM. Conque, si es que hubiéramos visto una señal, vendría de la “nueva Física” y no del modelo estándar». Viaje a las profundidades del neutrón
No ha sido el caso, con lo cual se puede decir que un nuevo experimento, hecho en los límites de nuestro conocimiento y de nuestros instrumentos, ha confirmado que el Modelo Estándar funciona. Esto es una buena noticia (No obstante resulte aburrida para los científicos). Pero lo más interesante es que muestra que para localizar esa nueva física que explica las cosas que no comprendemos, Del mismo modo que por qué hay materia en el universo o qué es la materia oscura, hay que mirar donde no hemos mirado Hasta el momento. Quizás hasta en los más profundo de un neutrón. Hacerlo no es tan fácil Del mismo modo que decirlo. El trabajo preciso puede llevar décadas. «Aunque los neutrones tienen carga neutra, las cargas positivas y negativas de su interior no están centradas exactamente en exactamente el mismo sitio», ha dicho Harris, para explicar el planteamiento de su trabajo, centrado en medir una «distancia» mínima, más allá de la comprensión. «Si las cargas fueran la carga estándar del electrón, luego la separación sería de menos de 1,8×10^-26 centímetros, dicho de otro modo, dos centímetros dividido entre 100 millones de millones de millones de millones». Para hacerse una idea de lo cual significan estas dimensiones es buena idea compararlas con la Tierra: si se ampliase un neutrón hasta la fecha en que tuviera el tamaño de nuestro planeta, la distorsión medida por los científicos tendría una décima del grosor de un cabello humano. A partir de los años cincuenta se han hecho decenas de experimentos para medir este «momento dipolar eléctrico» y las nimias separaciones que existen en esta partícula subatómica, y cada vez se ha hecho con mayor precisión. De esta forma, con el tiempo, un número inmenso de teorías científicas han ido cayendo en la papelera y los «teóricos han tratado de crear nuevas ideas con las que explicar el origen de toda la materia en el universo», Conforme Harris. Un Balón del tamaño del universo
En esta oportunidad, los estudiosos han sentado un nuevo límite máximo de sensibilidad para medir esta magnitud. «Nuestro experimento viajó capaz de medir esto con tanto dato y que si es que esta asimetría –de instante dipolar– pudiera ampliarse hasta el tamaño de un Balón de futbol, un esférico de fútbol agigantado en exactamente la misma proporción rellenaría el universo observable», ha dicho. El experimento requirió generar unos neutrones muy dóciles, estables y que se mueven muy despacio, los llamados neutrones ultrafríos, en las instalaciones especiales del Colegio Paul Scherrer, en Suiza. De la misma forma se dirigió preciso crear un lugar magnético de una precisión extrema, manteniéndolo en funcionamiento En medio un par de años, para poder medir con una precisión sin precedentes las propiedades del neutrón. Tango que hizo falta disponer en cuenta el paso de un camión por los aledaños del edificio para no obtener mediciones erróneas. Cada 300 segundos, una fuente proyectó pequeños «ejércitos» de 10.000 neutrones hasta los sensores. Éstos quedaron atrapados por un ámbito magnético Durante un tiempo prolongado para poder ser medidos. Para finalizar, esta intervención se repitió unas 50.000 veces. Todo en nombre de esa búsqueda de la nueva física que hace falta para entender lo que Hoy es aún incomprensible.

Probado por la ciencia: los loros son mucho más inteligentes de lo que pensamos

El kea es una suerte de loro de Nueva Zelanda que lleva asombrando a los científicos En medio décadas Gracias a su mente; no en balde, con frecuencia se refieren a él De este modo tal y como «el ave más inteligente del mundo». El Nestor notabilis, que mide aproximadamente medio metro de largo y tiene un plumaje verde, es capaz de utilizar objetos de la naturaleza para conseguir comida, actuar en conjunto para obtener sus objetivos o resolver problemas Tras un análisis previo. Ahora, un conjunto de investigadoras han observado una nueva destreza que se creía única en humanos y primates: puede actuar barajando probabilidades. El estudio, publicado en la gaceta «Nature Communications» y firmado por las investigadoras de la universidad de Auckland (Nueva Zelanda) Amalia Bastos y Alex Taylor, desgrana cómo ambas hicieron una serie de experimentos diseñados para comprobar la comprensión estadística de los loros. De hecho, utilizaron las bases de investigaciones anteriores llevadas a cabo con bebés y primates. «Son los animales más inteligentes que jamás he conocido y tienen increíbles personalidades», explica Bastos, quien junto a su compañera entrenó a seis de estas aves para asociaciar el color negro con una recompensa y, por el contrario, el color naranja sin premio. Tres experimentos sorprendentes
Así, se hicieron tres experimentos. En el primero, se introdujeron fichas mezcladas de color naranja y negro en dos botes. El seleccionador escogía una pieza con cada mano detrás de una pantalla, sin que el animal pudiera ver nada. En más de la mitad de las oportunidades, los kea escogían la mano que había escogido en el bote con más fichas negras. Lo mismo ocuría si es que llenaban los botes con mayor probabilidad de recompensa a la mitad. Después, colocaron una barrera horizontal en el centro de cada recipiente y colocaron más fichas negras en el 1er tarro, sección superior. «Los loros comprendieron la barrera física y se fijaron en la comunicado superior, obviando el resto de porciones», explica Bastos. Finalmente, probaron con dos seleccionadores diversos escogiendo de dos tarros y La mayor una parte de veces prefirieron a la persona que previamente había demostrado un «sesgo» al ofrecer más veces piezas con premio (o bien sea, negras). <iframe height=”286″ src=”https://www.youtube.com/embed/Yj718A7_s4A” frameborder=”0″ allowfullscreen style=”width:100%;”></iframe> «Anteriormente, Solo los humanos y los grandes simios se han mostrado capaces de una verdadera inferencia estadística. Mostrar esta clase de proceso cognitivo complejo de orden superior en un Sólo pájaro puede ayudarnos a comprender la historia evolutiva de esta capacidad», explican las investigadoras, quien continuarán estudiando otros posibles comportamientos «aventajados» de los inteligentes kea.

El Premio Fundación BBVA de Ciencias Básicas recae sobre los «padres» de la criptografía cuántica

El físico y químico Charles H. Bennett (Inédita York, 1943), el informático Gilles Brassard (Montreal, 1955) y el matemático Peter Shor (Inédita York, 1959) han sido galardonados con el XII Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en su categoría de Ciencias Básicas (Física, Química, Matemáticas). Los tres investigadores han sido reconocidos «por sus contribuciones sobresalientes a las áreas de computación y a la comunicación cuánticas», Según apunta el acta del jurado, que ha dado a conocer su Resolución este martes 3 de marzo en La capital española. Bennett y Brassard, físico químico e informático respectivamente, inventaron en los años ochenta la criptografía cuántica, que garantiza la inviolabilidad física de las comunicaciones. La importancia de su trabajo se hizo patente Una vez que diez años a continuación el matemático Peter Shor descubrió que un hipotético ordenador cuántico convertiría en inservibles los sistemas de criptografía convencional en los que se basan la seguridad y la privacidad de las comunicaciones actuales en internet. En otros términos, En el momento en que exista un auténtico ordenador cuántico, las comunicaciones Solo van a estar seguras Debido a la criptografía cuántica. El jurado, presidido por el premio Nobel de Física Theodor Hänsch y cuyo secretario es el físico cuántico Ignacio Cirac, ha destacado el enorme impulso experimentado en los últimos años por las tecnologías cuánticas, que se asienta en enorme medida acerca de las aportaciones pioneras de los galardonados. Su trabajo –describe el acta– «abarca Múltiples disciplinas y aúna conceptos de matemáticas, física y ciencias de la computación. Sus ideas están jugando un papel clave en el crecimiento de las tecnologías cuánticas para la comunicación y la computación». La invención de la criptografía cuántica
Cuando Bennett, investigador en IBM Research Desde hace más de cuatro décadas, y Brassard, actualmente catedrático en Ciencia de la Datos Cuántica en la Universidad de Canadá, Empezaron a colaborar, en 1979, ese escenario estaba muy lejos de ser siquiera imaginable. La física cuántica y la computación eran ámbitos de trabajo distantes entre sí, y la investigación en la relación entre Los dos se consideraba marginal. Para 1984, Sin embargo, Bennett y Brassard habían dado con un resultado muy llamativo: un sistema de criptografía que, Según explica el acta del jurado,«permite codificar y transmitir mensajes usando las leyes de la física cuántica de forma que impide la oye de terceros incluso si dispusieran de recursos computacionales cuánticos». Para crear la criptografía cuántica, Bennett y Brassard aprovecharon uno de los extraños fenómenos que se proporcionan en el planeta cuántico, la superposición, que –dicho de manera simplificada– hace posible que una partícula esté en dos o bien más lugares simultáneos. La teoría cuántica prevé que si alguien observa la partícula esta duplicidad desaparece, y la partícula aparece en una posición o bien en la otra. Si es que esta partícula estuviese siendo transmitida, cualquier intento de hackeo rompería la superposición y los interlocutores lo sabrían al instante. Bennett y Brassard presentaron esta invención en un trabajo El día de hoy conocido solamente Como BB84, por las iniciales de sus creadores y el año de texto. Se reconoce El jornada de hoy De exactamente la misma manera que la 1era aplicación práctica de la ciencia de la datos cuántica. «La información cuántica es un tipo de datos que se altera si es que alguien la observa, y no puede ser copiada. Gilles Brassard y yo nos dimos cuenta de que podía contar una utilidad práctica: un sistema para mandar mensajes, en el que el emisor y el receptor advertirían de inmediato si es que alguna persona hubiera escuchado el mensaje Durante su transmisión», informó El día de ayer Bennett por teléfono Tras conocer el fallo. «Eso es en esencia la criptografía cuántica». El algoritmo que amenazó a la criptografía convencional
Shor, catedrático de matemáticas aplicadas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), reveló que precisamente el problema irresoluble en que se basa la criptografía clásica, la factorización de grandes números –es decir, su descomposición en números primos–, sí estaría al alcance de un hipotético ordenador cuántico. De esta manera tal y como señala el acta, «Shor descubrió que los ordenadores cuánticos podrían factorizar números enteros mucho más rápido que cualquier súperordenador, comprometiendo por consiguiente la seguridad de los sistemas criptográficos». Esta aportación lleva El nombre de su descubridor: el algoritmo de Shor, y es uno de los algoritmos cuánticos que forman el lenguaje, ahora en pleno desenvolvimiento, en que hablarán los futuros ordenadores cuánticos. Poco ahora de crear su algoritmo, el estudioso recibió otro resultado esencial: la corrección de fallos cuánticos, «un requisito principal que permite la escalabilidad de los ordenadores cuánticos», señala el acta. Los ordenadores cuánticos, por su propia naturaleza física, están expuestos a una gran cantidad de ruido, fuente de abundantes fallos. Ya antes del resultado de Shor no se creía tecnológicamente posible superar el desafío de aislar los ordenadores cuánticos lo bastante Del mismo modo que para eliminar los errores. Shor insufló esperanza en el área y propulsó su avance. «Todo el mundo pensaba que no se podían corregir equivocaciones en un ordenador cuántico pues, en cuanto intentas medir un sistema cuántico, lo alteras, y por tanto si es que intentas medir un error para corregirlo, modificas y También interrumpes la computación. Sin embargo mi algoritmo probó que es posible aislar el fallo, de tal forma que puedes corregirlo sin alterar la computación», explica Shor. Anteriores premiados
Los galardonados de la edición precedente acudieron los físicos estadounidenses Charles Kane y Eugene Mele por detectar los aislantes topológicos, una inédita clase de materiales con propiedades electrónicas extraordinarias que abren nuevas posibilidades en la física de la materia condensada y la ciencia de materiales. La categoría de Ciencias Básicas es la quinta que se ha dado a conocer de esta XII edición de los Galardones, que concede anualmente la Fundación BBVA. El resto de categorías (con una dotación económica de 400.000 euros cada una de ellas) se darán a conocer Mediante este año: Economía, Finanzas y Gestión de Empresas (17 de marzo); Música y Ópera (31 de marzo); y Humanidades y Ciencias Sociales (15 de abril). Los Premios serán entregados en una gala que tendrá sitio en Bilbao el 2 de junio de este 2020.

La Tierra primitiva pudo haber sido un planeta acuático

«Waterworld», la película de los 90 que hundió (en todos los sentidos) a Kevin Costner y quizá el mayor fiasco del cine, mostraba un futuro postapocalíptico en el que la Tierra estaba absolutamente cubierta de agua. Si quitamos a los imitadores mojados de Mad Max y los gigantescos decorados de acero, posiblemente el filme no sea tan disparatado. ¡Al menos si se hace una precuela! Claro que habría que retrotaerse mucho en el tiempo. Una inédita investigación publicada en «Nature Geoscience» sugiere que nuestro planeta pudo ser un mundo acuático, sin ningún gran continente a la vista, hace unos 3.200 millones de años, Cuando surgieron las primeras maneras de vida. Los investigadores Benjamin Johnson y Boswell Wing, de la Universidad de Boswell, estudiaron un sitio geológico llamado Panorama, situado en el interior del noroeste de Australia. En la actualidad el sector está compuesto por colinas onduladas repletas de matorrales y cortadas por lechos de ríos secos. Sin embargo ese secarral También es el sitio donde descansa de lado un trozo de corteza oceánica de hace 3.200 millones de años. Por espectacular que parezca, en el transcurso de un jornada, uno puede caminar A través de lo que solía ser la capa exterior dura del mundo, A partir de la base de esa corteza hasta los lugares donde el agua una vez burbujeó en el fondo marino por respiraderos hidrotermales. Los investigadores lo vieron Al idéntico que una ocasión única para lograr pistas acerca de la química del agua del océano de hace miles de millones de años. «No hay muestras de agua oceánica tan antigua, No obstante sí tenemos rocas que interactuaron con esa agua y recordaron esa interacción», dice Johnson. Isótopos de oxígeno
Los investigadores examinaron datos de más de 100 muestras de rocas de todo el terreno seco. Buscaban, particularmente, dos sabores diferentes, o bien isótopos, de oxígeno atrapados en la piedra: un átomo sutilmente más pesado llamado oxígeno-18 y uno más ligero llamado oxígeno-16. La pareja descubrió que la proporción de esos dos isótopos de oxígeno pudieron haber estado un tanto fuese del agua del mar hace 3.200 millones de años, con Solo una pizca más de átomos de oxígeno-18 de lo cual veríamos El día de hoy. «Aunque estas diferencias de masa semejan pequeñas, son súper sensibles», asegura Wing. El motivo, Conforme el músico y escritor, es que las masas de tierra de El jornada de hoy están cubiertas por suelos ricos en arcilla que absorben desproporcionadamente los isótopos de oxígeno más pesados del agua, Del mismo modo que aspiradoras minerales para el oxígeno-18. Regiones de tierra seca
El Plantel teorizó que la explicación más probable para ese exceso de oxígeno-18 en los antiguos océanos era que simplemente no había continentes ricos en tierra para absorber los isótopos. No obstante, eso no significa que no hubiese zonas de tierra seca alrededor. «No hay nada en lo que hayamos hecho que diga que no se pueden contar pequeños continentes que sobresalen de los océanos», señala Wing. «Simplemente no pensamos que haya habido una formación de suelos continentales a escala global Del mismo modo que la que tenemos hoy», destaca. Esto lleva a los estudiosos a preguntarse cuándo la tectónica de placas empujó los pedazos de roca que eventualmente se convertirían en los continentes que conocemos. Wing y Johnson no están seguros, Pero planean explorar otras formaciones rocosas más jóvenes en sitios Desde Arizona hasta Sudáfrica para ver si es que pueden advertir en qué instante las masas de tierra Comenzaron a «rugir». «Tratar de completar ese vacío es en realidad importante», comentan los investigadores. Los hallazgos Asimismo podrían ayudar a los científicos a comprender mejor de qué forma y dónde surgieron los organismos unicelulares por 1era vez en la Tierra. Costner ya puede comenzar a planificar la precuela.

El mundo ultramasivo formado por el choque de dos estrellas muertas

Una vez que las estrellas parecidas al Sol agotan su combustible se hinchan y constituyen gigantes rojas, estrellas moribundas que se están deshaciendo y expulsando ingentes cantidades de gas y polvo al espacio circundante. Pasado un tiempo su combustible se agota y Para acabar su corazón queda desnudo y frío, incapaz de retener su envoltura, que se pierde De exactamente la misma forma que si fueran los vilanos de un diente de león. Se Capturan las reacciones nucleares del interior y, con el tiempo, lo poco que queda de la estrella cristaliza en una gigantesca roca, tan grande Del mismo modo que una Tierra y más o bien menos tan masiva Al parecido que el Sol, que ni siquiera emite luz. En la Vía Láctea hay tantas estrellas (Varios cientos y cientos de miles de millones de ellas) que hay lugares en los que se puede ubicar el resultado del choque o fusión de dos enanas blancas. Esta semana, un conjunto de astrónomos de la Universidad de Warwick (UK) han informado del hallazgo de una estrella, de nombre WDJ0551+4135, formada Tras una de estas fusiones y situada a 150 años luz de distancia. En un Sólo principio pensaban que estaban ante una enana blanca normal y corriente, Pero tanto su masa De esta forma tal y como su atmósfera han permitido deducir que Versa de lo cual queda del «abrazo» entre dos de estos objetos. El avance se ha publicado en la gaceta «Nature Astronomy». «Esta estrella resultó ser algo que no habíamos visto hasta ahora», ha explicado a ABC Mark Hollands, directivo del estudio y De la misma forma investigador en la Universidad de Warwick. Las enanas blancas demasiado pesadas
En la galaxia existe una población de enanas blancas ultramasivas, que se cree que en su mayor parte son de de la fusión de dos enanas blancas. Se desconocen los detalles de estas fusiones, en la que los objetos, extremadamente compactos, terminan convergiendo en uno Solo. Pero sí que se conoce que, A veces, en el instante la masa combinada de ambas es lo suficientemente grande, pueden originar una supernova, una ruido capaz de emitir en un segundo tanta energía De exactamente la misma manera que el Sol en toda su vida. De ahí que, estudiar estas enanas blancas es fuerte para comprender los procesos de fusión, la frecuencia de las supernovas de la galaxia y, en definitiva, la evolución de toda la Vía Láctea. Esta vez, los astrónomos identificaron la estrella WDJ0551+4135 en el sondeo de Gaia, un telescopio de la Agencia Espacial Europea (ESA) que está haciendo un catálogo del 1% de todas y cada una y cada una de las estrellas de la Vía Láctea. Los data del telescopio espacial William Herschel permitieron reconocerla Del mismo modo que uno de estos objetos ultramasivos. De hecho, localizaron que tiene una masa de 1,14 soles (en el horario La mayoría de las enanas blancas ronda las 0,6) y que tiene un diámetro un 33% inferior al de la Tierra. Esto hizo sospechar que se trataba del resultado de una fusión. Al analizar el espectro de la luz que viene de WDJ0551+4135, descomponiendo la radiación Del mismo modo que si es que fuese una firma distintiva, los astrofísicos pudieron estudiar la composición de sus capas más externas, el equivalente a una atmósfera. De este modo, obtuvieron otra demuestra del peculiar origen de esta estrella: la ausencia de helio en su atmósfera. En verdad, ha sido la primera vez que se ha identificado una enana blanca ultramasiva con un análisis de su atmósfera. Las capas de una gigantesca cebolla
«Una típica enana blanca tiene una estructura de cebolla», ha explicado Mark Hollands. «Suelen disponer los elementos ligeros en parte superficial y los más pesados a mayor profundidad, De La misma manera que consecuencia de la gravedad». En concreto, las enanas blancas suelen ser básicamente un núcleo denso de carbono y oxígeno (que acumulan el 99% de su masa), rodeados por un caparazón de helio (el 1% de su masa) y una capa de hidrógeno (el 0,01% de su masa), que se pueden mezclar entre ellos y También incluso con el carbono de más abajo. Sin embargo la «cebolla» estelar denominada WDJ0551+4135 carece de helio en las capas exteriores: «Esto no es lo que Aguardamos ubicar en una estrella normal que evoluciona hasta una enana blanca», ha incidido el estudioso. En verdad, los datos acerca de su velocidad hace pensar que esta estrella es más antigua que otras compañeras, lo cual refuerza la hipótesis de que proceda de un eventeo de fusión. La fusión de las enanas blancas
¿Cómo viajó esta fusión? Eva Villaver, astrofísica de la Universidad Autónoma de La villa de Madrid, experta en las fases finales de la muerte de las estrellas, ha explicado a ABC de qué forma pudo ocurrir: «El par binario –la pareja de estrellas– pierde energía gravitatoria orbital con el tiempo, de forma que se van acercando la una a la otra». De hecho, a medida que lo hacen, van disipando su energía en forma de ondas gravitacionales. «Para que puedan fusionarse tienen que estar muy cerca, si es que no, el proceso seria mas lento que la edad del universo», ha añadido Villaver. En el instante están lo suficientemente cerquita, comienzan los fuegos artificiales: «La más ligera de las enanas blancas del par se disipa –se deshace– alrededor de la más masiva, en unos pocos períodos orbitales –giros–», ha proseguido. Ahora, «el material disipado forma un disco cerca de de la componente más masiva. Este material va siendo acretado –algo De este modo De exactamente la misma manera que absorbido– con el tiempo en la componente más masiva, y produce que ésta aumente de masa», sigue Villaver. El resultado definitivo es una enana blanca más masiva que aun puede volver a activar Algunas reacciones de fusión nuclear, Tal y como ha matizado Hollands. Ver este fenómeno es esencial para los astrofísicos Puesto que en la Vía Láctea No es frecuente observar supernovas o bien enanas blancas ultramasivas. La jornada de hoy por Hoy, lo más sencillo es ver ejemplos de sistemas binarios (parejas) de enanas blancas que están a poca distancia y que se fusionarán en el plazo de miles e millones de años, Conforme Paul Hollands. Más adelante, será posible observar estos eventos de fusión con el futuro observatorio de ondas gravitacionales LISA, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que medirá sutiles distorsiones del espacio-tiempo provocadas por estas estrellas, a medida que giran y van perdiendo en energía debido de la gravedad. Al lado de esto, el potente telescopio PLATO, De la misma forma de la ESA, permitirá hacer estudios de sismología estelar (lo cual se conoce Al similar que asterosismología), para entender mejor el interior de estos objetos y confirmar su procedencia.

De esta manera se preparan las estrellas para el nacimiento de sus planetas

Conforme la teoría más aceptada, los planetas están sucesos del material sobrante de la formación estelar. Así, Una vez que nuestro Sol se formó y prendió Por vez primera su horno de fusión nuclear hace unos 5.000 millones de años, el material no utilizado se arremolinó a su cerca de formando un disco, del que poco tiempo después surgieron, por acreción, los mundos que El jornada de hoy pueblan nuestro Sistema Solar. Si bien, los científicos no tienen del todo claros los detalles de este complicado proceso. A continuación, un club internacional de astrónomos ha utilizado dos de los radiotelescopios más potentes del planeta para obtener más de trescientas imágenes de discos protoplanetarios alrededor de estrellas muy jóvenes en uno de los «semilleros de estrellas» más espectaculares y conocidos: las nubes de Orión. Las capturas han contado nuevos detalles sobre los lugares donde los planetas nacen, De este modo Del mismo modo que acerca de las primeras etapas de vida de las estrellas. La investigación se acaba de publicar en dos artículos en «The Astrophisycal Journal». Los astrónomos querían saber exactamente en qué momento empiezan a formarse esos discos y qué aspecto tienen. Sin embargo las estrellas jóvenes son muy débiles, y nacen rodeadas de densas nubes de polvo y gas en el interior de los semilleros estelares. De ahí que, Sólo los radiotelescopios más sensibles son capaces de encontrar los pequeños discos en medio de todo ese material. La vida íntima de los «bebés» de estrellas
Para su trabajo, los investigadores utilizaron el Karl Jansky Very Large Array y el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, apuntándolos de forma directa cara uno de los lugares con mayor tasa de nacimientos de estrellas: las nubes moleculares de Orión. Se trata de la mayor observación de estrellas jóvenes y sus discos llevada a cabo hasta la fecha. De esta manera, los investigadores pudieron observar con un detalle sin precedentes tanto las primeras etapas de la formación estelar Del mismo modo que el modo en que los discos surgen y se configuran para la «fabricación» de planetas. En total, y Gracias a los Varios cientos y cientos de capturas capturadas en diversos momentos de su desenvolvimiento, las observaciones ilustran aspectos poco conocidos de este proceso. La exquisita Resolución y sensibilidad de VLA y ALMA acudieron cruciales para comprender tanto las regiones externas De exactamente la misma forma que las internas de las protoestrellas y sus discos. En conjunto, Ambos telescopios acudieron capaces de revelar la estructura interna de las protoestrellas más jóvenes, a un escala más niña que la de nuestro Sistema Solar. Gracias a eso, los científicos podrán en seguida comenzar a comprender de qué forma comienza el proceso de formación de los planetas.