fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Sociedad

La Tierra primitiva pudo haber sido un planeta acuático

«Waterworld», la película de los 90 que hundió (en todos los sentidos) a Kevin Costner y quizá el mayor fiasco del cine, mostraba un futuro postapocalíptico en el que la Tierra estaba absolutamente cubierta de agua. Si quitamos a los imitadores mojados de Mad Max y los gigantescos decorados de acero, posiblemente el filme no sea tan disparatado. ¡Al menos si se hace una precuela! Claro que habría que retrotaerse mucho en el tiempo. Una inédita investigación publicada en «Nature Geoscience» sugiere que nuestro planeta pudo ser un mundo acuático, sin ningún gran continente a la vista, hace unos 3.200 millones de años, Cuando surgieron las primeras maneras de vida. Los investigadores Benjamin Johnson y Boswell Wing, de la Universidad de Boswell, estudiaron un sitio geológico llamado Panorama, situado en el interior del noroeste de Australia. En la actualidad el sector está compuesto por colinas onduladas repletas de matorrales y cortadas por lechos de ríos secos. Sin embargo ese secarral También es el sitio donde descansa de lado un trozo de corteza oceánica de hace 3.200 millones de años. Por espectacular que parezca, en el transcurso de un jornada, uno puede caminar A través de lo que solía ser la capa exterior dura del mundo, A partir de la base de esa corteza hasta los lugares donde el agua una vez burbujeó en el fondo marino por respiraderos hidrotermales. Los investigadores lo vieron Al idéntico que una ocasión única para lograr pistas acerca de la química del agua del océano de hace miles de millones de años. «No hay muestras de agua oceánica tan antigua, No obstante sí tenemos rocas que interactuaron con esa agua y recordaron esa interacción», dice Johnson. Isótopos de oxígeno
Los investigadores examinaron datos de más de 100 muestras de rocas de todo el terreno seco. Buscaban, particularmente, dos sabores diferentes, o bien isótopos, de oxígeno atrapados en la piedra: un átomo sutilmente más pesado llamado oxígeno-18 y uno más ligero llamado oxígeno-16. La pareja descubrió que la proporción de esos dos isótopos de oxígeno pudieron haber estado un tanto fuese del agua del mar hace 3.200 millones de años, con Solo una pizca más de átomos de oxígeno-18 de lo cual veríamos El día de hoy. «Aunque estas diferencias de masa semejan pequeñas, son súper sensibles», asegura Wing. El motivo, Conforme el músico y escritor, es que las masas de tierra de El jornada de hoy están cubiertas por suelos ricos en arcilla que absorben desproporcionadamente los isótopos de oxígeno más pesados del agua, Del mismo modo que aspiradoras minerales para el oxígeno-18. Regiones de tierra seca
El Plantel teorizó que la explicación más probable para ese exceso de oxígeno-18 en los antiguos océanos era que simplemente no había continentes ricos en tierra para absorber los isótopos. No obstante, eso no significa que no hubiese zonas de tierra seca alrededor. «No hay nada en lo que hayamos hecho que diga que no se pueden contar pequeños continentes que sobresalen de los océanos», señala Wing. «Simplemente no pensamos que haya habido una formación de suelos continentales a escala global Del mismo modo que la que tenemos hoy», destaca. Esto lleva a los estudiosos a preguntarse cuándo la tectónica de placas empujó los pedazos de roca que eventualmente se convertirían en los continentes que conocemos. Wing y Johnson no están seguros, Pero planean explorar otras formaciones rocosas más jóvenes en sitios Desde Arizona hasta Sudáfrica para ver si es que pueden advertir en qué instante las masas de tierra Comenzaron a «rugir». «Tratar de completar ese vacío es en realidad importante», comentan los investigadores. Los hallazgos Asimismo podrían ayudar a los científicos a comprender mejor de qué forma y dónde surgieron los organismos unicelulares por 1era vez en la Tierra. Costner ya puede comenzar a planificar la precuela.

El mundo ultramasivo formado por el choque de dos estrellas muertas

Una vez que las estrellas parecidas al Sol agotan su combustible se hinchan y constituyen gigantes rojas, estrellas moribundas que se están deshaciendo y expulsando ingentes cantidades de gas y polvo al espacio circundante. Pasado un tiempo su combustible se agota y Para acabar su corazón queda desnudo y frío, incapaz de retener su envoltura, que se pierde De exactamente la misma forma que si fueran los vilanos de un diente de león. Se Capturan las reacciones nucleares del interior y, con el tiempo, lo poco que queda de la estrella cristaliza en una gigantesca roca, tan grande Del mismo modo que una Tierra y más o bien menos tan masiva Al parecido que el Sol, que ni siquiera emite luz. En la Vía Láctea hay tantas estrellas (Varios cientos y cientos de miles de millones de ellas) que hay lugares en los que se puede ubicar el resultado del choque o fusión de dos enanas blancas. Esta semana, un conjunto de astrónomos de la Universidad de Warwick (UK) han informado del hallazgo de una estrella, de nombre WDJ0551+4135, formada Tras una de estas fusiones y situada a 150 años luz de distancia. En un Sólo principio pensaban que estaban ante una enana blanca normal y corriente, Pero tanto su masa De esta forma tal y como su atmósfera han permitido deducir que Versa de lo cual queda del «abrazo» entre dos de estos objetos. El avance se ha publicado en la gaceta «Nature Astronomy». «Esta estrella resultó ser algo que no habíamos visto hasta ahora», ha explicado a ABC Mark Hollands, directivo del estudio y De la misma forma investigador en la Universidad de Warwick. Las enanas blancas demasiado pesadas
En la galaxia existe una población de enanas blancas ultramasivas, que se cree que en su mayor parte son de de la fusión de dos enanas blancas. Se desconocen los detalles de estas fusiones, en la que los objetos, extremadamente compactos, terminan convergiendo en uno Solo. Pero sí que se conoce que, A veces, en el instante la masa combinada de ambas es lo suficientemente grande, pueden originar una supernova, una ruido capaz de emitir en un segundo tanta energía De exactamente la misma manera que el Sol en toda su vida. De ahí que, estudiar estas enanas blancas es fuerte para comprender los procesos de fusión, la frecuencia de las supernovas de la galaxia y, en definitiva, la evolución de toda la Vía Láctea. Esta vez, los astrónomos identificaron la estrella WDJ0551+4135 en el sondeo de Gaia, un telescopio de la Agencia Espacial Europea (ESA) que está haciendo un catálogo del 1% de todas y cada una y cada una de las estrellas de la Vía Láctea. Los data del telescopio espacial William Herschel permitieron reconocerla Del mismo modo que uno de estos objetos ultramasivos. De hecho, localizaron que tiene una masa de 1,14 soles (en el horario La mayoría de las enanas blancas ronda las 0,6) y que tiene un diámetro un 33% inferior al de la Tierra. Esto hizo sospechar que se trataba del resultado de una fusión. Al analizar el espectro de la luz que viene de WDJ0551+4135, descomponiendo la radiación Del mismo modo que si es que fuese una firma distintiva, los astrofísicos pudieron estudiar la composición de sus capas más externas, el equivalente a una atmósfera. De este modo, obtuvieron otra demuestra del peculiar origen de esta estrella: la ausencia de helio en su atmósfera. En verdad, ha sido la primera vez que se ha identificado una enana blanca ultramasiva con un análisis de su atmósfera. Las capas de una gigantesca cebolla
«Una típica enana blanca tiene una estructura de cebolla», ha explicado Mark Hollands. «Suelen disponer los elementos ligeros en parte superficial y los más pesados a mayor profundidad, De La misma manera que consecuencia de la gravedad». En concreto, las enanas blancas suelen ser básicamente un núcleo denso de carbono y oxígeno (que acumulan el 99% de su masa), rodeados por un caparazón de helio (el 1% de su masa) y una capa de hidrógeno (el 0,01% de su masa), que se pueden mezclar entre ellos y También incluso con el carbono de más abajo. Sin embargo la «cebolla» estelar denominada WDJ0551+4135 carece de helio en las capas exteriores: «Esto no es lo que Aguardamos ubicar en una estrella normal que evoluciona hasta una enana blanca», ha incidido el estudioso. En verdad, los datos acerca de su velocidad hace pensar que esta estrella es más antigua que otras compañeras, lo cual refuerza la hipótesis de que proceda de un eventeo de fusión. La fusión de las enanas blancas
¿Cómo viajó esta fusión? Eva Villaver, astrofísica de la Universidad Autónoma de La villa de Madrid, experta en las fases finales de la muerte de las estrellas, ha explicado a ABC de qué forma pudo ocurrir: «El par binario –la pareja de estrellas– pierde energía gravitatoria orbital con el tiempo, de forma que se van acercando la una a la otra». De hecho, a medida que lo hacen, van disipando su energía en forma de ondas gravitacionales. «Para que puedan fusionarse tienen que estar muy cerca, si es que no, el proceso seria mas lento que la edad del universo», ha añadido Villaver. En el instante están lo suficientemente cerquita, comienzan los fuegos artificiales: «La más ligera de las enanas blancas del par se disipa –se deshace– alrededor de la más masiva, en unos pocos períodos orbitales –giros–», ha proseguido. Ahora, «el material disipado forma un disco cerca de de la componente más masiva. Este material va siendo acretado –algo De este modo De exactamente la misma manera que absorbido– con el tiempo en la componente más masiva, y produce que ésta aumente de masa», sigue Villaver. El resultado definitivo es una enana blanca más masiva que aun puede volver a activar Algunas reacciones de fusión nuclear, Tal y como ha matizado Hollands. Ver este fenómeno es esencial para los astrofísicos Puesto que en la Vía Láctea No es frecuente observar supernovas o bien enanas blancas ultramasivas. La jornada de hoy por Hoy, lo más sencillo es ver ejemplos de sistemas binarios (parejas) de enanas blancas que están a poca distancia y que se fusionarán en el plazo de miles e millones de años, Conforme Paul Hollands. Más adelante, será posible observar estos eventos de fusión con el futuro observatorio de ondas gravitacionales LISA, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que medirá sutiles distorsiones del espacio-tiempo provocadas por estas estrellas, a medida que giran y van perdiendo en energía debido de la gravedad. Al lado de esto, el potente telescopio PLATO, De la misma forma de la ESA, permitirá hacer estudios de sismología estelar (lo cual se conoce Al similar que asterosismología), para entender mejor el interior de estos objetos y confirmar su procedencia.

De esta manera se preparan las estrellas para el nacimiento de sus planetas

Conforme la teoría más aceptada, los planetas están sucesos del material sobrante de la formación estelar. Así, Una vez que nuestro Sol se formó y prendió Por vez primera su horno de fusión nuclear hace unos 5.000 millones de años, el material no utilizado se arremolinó a su cerca de formando un disco, del que poco tiempo después surgieron, por acreción, los mundos que El jornada de hoy pueblan nuestro Sistema Solar. Si bien, los científicos no tienen del todo claros los detalles de este complicado proceso. A continuación, un club internacional de astrónomos ha utilizado dos de los radiotelescopios más potentes del planeta para obtener más de trescientas imágenes de discos protoplanetarios alrededor de estrellas muy jóvenes en uno de los «semilleros de estrellas» más espectaculares y conocidos: las nubes de Orión. Las capturas han contado nuevos detalles sobre los lugares donde los planetas nacen, De este modo Del mismo modo que acerca de las primeras etapas de vida de las estrellas. La investigación se acaba de publicar en dos artículos en «The Astrophisycal Journal». Los astrónomos querían saber exactamente en qué momento empiezan a formarse esos discos y qué aspecto tienen. Sin embargo las estrellas jóvenes son muy débiles, y nacen rodeadas de densas nubes de polvo y gas en el interior de los semilleros estelares. De ahí que, Sólo los radiotelescopios más sensibles son capaces de encontrar los pequeños discos en medio de todo ese material. La vida íntima de los «bebés» de estrellas
Para su trabajo, los investigadores utilizaron el Karl Jansky Very Large Array y el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, apuntándolos de forma directa cara uno de los lugares con mayor tasa de nacimientos de estrellas: las nubes moleculares de Orión. Se trata de la mayor observación de estrellas jóvenes y sus discos llevada a cabo hasta la fecha. De esta manera, los investigadores pudieron observar con un detalle sin precedentes tanto las primeras etapas de la formación estelar Del mismo modo que el modo en que los discos surgen y se configuran para la «fabricación» de planetas. En total, y Gracias a los Varios cientos y cientos de capturas capturadas en diversos momentos de su desenvolvimiento, las observaciones ilustran aspectos poco conocidos de este proceso. La exquisita Resolución y sensibilidad de VLA y ALMA acudieron cruciales para comprender tanto las regiones externas De exactamente la misma forma que las internas de las protoestrellas y sus discos. En conjunto, Ambos telescopios acudieron capaces de revelar la estructura interna de las protoestrellas más jóvenes, a un escala más niña que la de nuestro Sistema Solar. Gracias a eso, los científicos podrán en seguida comenzar a comprender de qué forma comienza el proceso de formación de los planetas.

Concebir estando preñada, el milagro del ualabí

Imagine estar encinta continuamente A lo largo de toda su vida reproductiva, de tal manera que Ya antes de parir al ser que se desarrolla en su interior ya haya concebido a una inédita criatura. Un tanto angustioso, ¿verdad? Pues Así es Al igual que pueden vivir las hembras del ualabí, un marsupial de Australia y Inédita Guinea de un tamaño inferior a los canguros. En ambas familias de animales, las crías nacen inmaduras y se desarrollan completamente En medio un período prolongado de lactancia, que pasan dentro de la bolsa materna. Las hembras poseen dos úteros que se usan alternativamente para la concepción. Por lo general ovulan y se aparean después del parto. La succión del recién nacido en la bolsa desencadena señales que Detienen el desarrollo del nuevo embrión hasta que el recién nacido abandona la bolsa. No obstante, Brandon Menzies y sus colegas de la Universidad de Melbourne informan en la gaceta PNAS de una manera extraordinaria de reproducción en el ualabí de pantano o ualabí negro (Wallabia bicolor), cuya hembra ovula, se empareja y concibe de nuevo En tanto todavía está preñada de forma dinámica. ¡Dos embarazos diversos al mismo tiempo! Un fenómeno idéntico ha sido observado previamente en la liebre marrón europea. Dos días Ya antes del parto
Las hembras maduras de ualabí estudiadas por los estudiosos se obtuvieron en la naturaleza en Victoria, Australia. En los experimentos participaron diez ejemplares, ciertos de los que fueron escaneados usando ultrasonido de alta Resolución A lo largo del embarazo. Esto reveló que las hembras ovulan y se aparean uno o dos días Antes de dar a luz y conciben un nuevo embrión A lo largo de el embarazo activo. El hallazgo apunta que la duración de la gestación en los canguros de pantano excede la duración del ciclo estral (ciclo del celo). Según los creadores, Gracias a que quedan embarazada Antes de dar a luz, estas hembras pueden estar continuamente preñadas y lactantes al mismo tiempo En medio toda su vida reproductiva.

El desembarco del entretenimiento digital

 La tendencia más fuerte de la actualidad es acercar todo tipo de  servicios a los usuarios. El entretenimiento es una industria que no queda atrás. El desembarco del entretenimiento digital resultó obligado para todos los productores de estos servicios. Hoy…

¿Quieres ver las estrellas Desde tu casa con este planetario portátil?

Todo amante de la astronomía que se precie se habrá deleitado más de una vez observando el firmamento y De la misma forma identificando todas aquellas estrellas y constelaciones que su ojo alcanzara a ver. Con un tanto de suerte, en el sitio y el instante adecuados, todos habrán podido contemplar la inmensidad del universo y gozar del estudio de los astros que nos rodean. Ahora, si participas en nuestro concurso, podrás hacerlo A partir de la comodidad de tu sofá con un increíble planetario portátil que podrás proyectar en el techo de tu propia casa. ¿Te atreves a colocar a prueba tus conocimientos astronómicos identificando a qué constelación pertenece cada una de estas estrellas?

La mejor foto de la nueva luna capturada por la Tierra

El pasado 15 de febrero, un elenco de estudiosos del Catalina Sky Survey, en Arizona (EE.UU.) descubrió un objeto obscuro del tamaño de un auto moviéndose a toda velocidad por el espacio. Denominado 2020 CD3 por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, había entrado en la órbita de la Tierra, convirtiéndose en una nueva y diminuta luna. Luego, astrónomos que usan el Observatorio Gemini, en Maunakea, Hawái, lo han capturado en color. Su naturaleza Todavía no está clara. Según Grigori Fedorets, el astrónomo principal de las observaciones, el objeto podría ser un satélite rocoso natural, No obstante Asimismo algo que los humanos pusieron en el espacio hace décadas, desechos espaciales. «Necesitamos más información para determinar qué es», reconoce. Natural o bien no, va a ser un satélite por poco tiempo, Porque lo más probable es que sea expulsado de la órbita de la Tierra en abril. Si es que es de origen natural, De este modo como un asteroide, entonces es Solo el segundo satélite rocoso conocido de la Tierra que se haya descubierto De la misma forma de la Luna. El otro cuerpo, hallado en 2006, ha sido expulsado de la órbita terrestre. La nueva imagen, obtenida el 24 de febrero, muestra simplemente un pequeño punto de luz en contra de las estrellas que se arrastran. «Las estrellas se arrastran Ya que este objeto se mueve con relación a las estrellas de fondo y el telescopio Gemini North de 8 mts estaba rastreando este objeto», afirma Fedorets, quien explica que es bastante difícil permanecer objetos en movimiento Además que este con un enorme telescopio De esta manera tal y como Gemini. John Blakeslee, Jefe de Ciencia del Observatorio internacional de Géminis comenta: «Obtener las imágenes se dirigió una lucha para el Equipo de Gemini pues el objeto se está volviendo más débil a medida que se aleja de la Tierra». Más observaciones Fedorets, astrónomo de la Queen’s University Belfast , y su Plantel están «haciendo todo lo posible» para alcanzar más datos acerca de el objeto para determinar su naturaleza. «Las observaciones adicionales para refinar su posición nos ayudarán a determinar la órbita de este objeto misterioso y su posible origen», apunta. Su reflectividad Asimismo es una característica fuerte, Porque, Tal como explica el investigador, los cuerpos rocosos tienden a contar una reflectividad relativamente baja en comparación con cosas Como los propulsores de cohetes usados. El Laboratorio Nacional de Investigación de Astronomía Infrarroja Óptica (OIR Lab) efectuará un estudio continuo muy profundo del cielo en busca de objetos Del mismo modo que este y otros fenómenos que cambian de forma rápida. «Esperamos descubrir una población de estos objetos Cuando el Observatorio Rubin esté operativo», asevera Fedorets. «¡Manténganse al tanto!».

Aparece en la Antártida una isla desconocida

En medio los primeros días de febrero, una expedición científica que recorría las costas de la Antártida hizo un descubrimiento excepcional: una inédita isla, que no aparece en los mapas. Los estudiosos, que no regresarán a puerto hasta el próxima 25 de marzo, comunicaron el hallazgo a la comunidad científica internacional, que les espera en seguida con impaciencia para empezar a hacer los primeros estudios. Conforme se publica en «Nature», Versa de una prueba más de lo de manera rápida que el continente blanco está cambiando También que resultado del cambio climático. “Creo que estoy viendo rocas!!”, gritó uno de los oficiales del RV Nathaniel B. Palmer Entre tanto el barco pasaba por la bahía de Pine Island, en la Antártida occidental. Tras consultar los mapas, la tripulación se dio cuenta de que lo cual estaban viendo era una isla totalmente inédita. Según relata Julia Wellner, geóloga marina de la Universidad de Houston, en Tejas, que dirige de la expedición, “hubo una conmoción en el momento todos a bordo se apresuraron a ver el afloramiento rocoso cubierto de hielo”. Al principio el Plantel comenzó a sugerir posibes nombres, entre ellos el de Isla de Sif (en honor a una diosa nórdica asociada con la tierra), Pero el alboroto dio paso rápidamente a la emoción sobre las implicaciones científicas del hallazgo.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”en” dir=”ltr”>Every research trip to the Antarctic is special, but finding new land is the stuff of storybooks. Read more about the newly discovered island — and what it means for climate research — in my latest for <a href=”https://twitter.com/NatureNews?ref_src=twsrc%5Etfw”>@NatureNews</a> <a href=”https://t.co/4Dzsh77Io7″>https://t.co/4Dzsh77Io7</a></p>&mdash; Giuliana A. Viglione, Ph.D. (@GAViglione) <a href=”https://twitter.com/GAViglione/status/1230935573885542401?ref_src=twsrc%5Etfw”>February 21, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script> Wellner es una de las principales científicas del proyecto de investigación Thwaites Glacier Offshore, una colaboración internacional que estudia la estabilidad de los mayores glaciares de la Antártida. Hasta ahora, el principal fin de esta misión era recolectar muestras de la costa para su análisis, No obstante ahora todo ha cambiado por completo y Wellner ha anunciado que inspeccionar la isla se ha convertido en la “prioridad absoluta”. Algo que los científicos Solo han podido hacer muy brevemente debido del mal tiempo. Debido a ese 1er vistazo “in situ”, Si bien, los investigadores han podido confirmar que la isla está hecha de granito volcánico y que aun alberga una chiquita colonia de focas. No hay más afloramientos rocosos visibles en 50 kilómetro. a la redonda.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”en” dir=”ltr”>After being the first visitors, we can now confirm that Sif Island is made of granite and that it is covered by remnant ice shelf, and a few seals. Photos by CD Hillenbrand (BAS) and Laura Taylor (UH). <a href=”https://twitter.com/GlacierThwaites?ref_src=twsrc%5Etfw”>@glacierthwaites</a> <a href=”https://twitter.com/GlacierOffshore?ref_src=twsrc%5Etfw”>@glacieroffshore</a> <a href=”https://twitter.com/GAViglione?ref_src=twsrc%5Etfw”>@GAViglione</a> <a href=”https://twitter.com/hashtag/nbp2002?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#nbp2002</a> <a href=”https://twitter.com/BAS_News?ref_src=twsrc%5Etfw”>@BAS_News</a> <a href=”https://twitter.com/UHEAS?ref_src=twsrc%5Etfw”>@UHEAS</a> <a href=”https://t.co/dtWtdI95tL”>pic.twitter.com/dtWtdI95tL</a></p>&mdash; Julia Smith Wellner (@houston_wellner) <a href=”https://twitter.com/houston_wellner/status/1231700563634642944?ref_src=twsrc%5Etfw”>February 23, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script> La isla, que tiene unos 350 mts de longitud, está cubierta de hielo Pero se eleva acerca de el océano sobre una capa rocosa de color marrón que se diferencia perfectamente de los glaciares de cerquita de. Si es que no ha sido identificada Antes por satélite, explica la investigadora, es precisamente por el hecho de que su superficie helada la ha camuflado hasta luego entre el hielo circundante. La región, Asimismo, es muy poco transitada, conque es casi seguro que los integrantes de la expedición han sido los primeros en divisarla. Los estudiosos no saben Desde en qué instante la nueva isla está acerca de el nivel del mar. Utilizando capturas de satélite, Peter Neff, otro de los miembros del Equipo, hizo un modelo temporal que muestra de qué manera la retirada constante de la plataforma de hielo Desde 2011 ha dejado a Sif Island aislada y sola durante de la bahía de Pine Island. Desde arriba, se la confunde De forma fácil con un iceberg solitario. El efecto rebote
A falta de confirmarlo con más estudios, los investigadores Piensan que pueden explicar por qué la nueva isla ha surgido del mar precisamente en seguida. A medida que los glaciares se van retirando en la Antártida occidental, explican, ejercen menos presión acerca de la corteza terrestre, lo cual permite que la tierra firme “rebote” y se eleve. Recoger muestras de la nueva isla podría ayudar a los científicos a determinar cómo de rápido se está elevando el continente Tal y como consecuencia de la reducción del pesado y grueso manto de hielo que lo recubre Desde hace cientos de miles de años. Un “rebote” demasiado rápido podría aumentar el estrés acerca de la capa de hielo restante, haciendo que se rompa más deprisa, Sin embargo toda una plataforma continental en ascenso Además podría tener el efecto contrario, y “anclar” los glaciares, aumentando su estabilidad y ralentizando su marcha cara el mar. Estudiar a fondo la isla va a ser fundamental para descubrir cuál de las dos situaciones se está produciendo en la región. Para conocer los primeros resultados preliminares, Si bien, habrá que esperar casi un mes, Porque el Palmer no volverá a tocar puerto hasta finales de marzo.

El panda rojo no es una especie, Sino más bien que dos

Considerado uno de los animales más bonitos y adorables del planeta, el panda rojo conquista con su precioso pelaje, su graciosa hacia enmascarada y su cola anillada. Sin embargo lo que creíamos era Sólo una especie, son en realidad dos. Esta es la conclusión a la que han llegado estudiosos de la Academia de Ciencias de China Después de examinar el ADN de Múltiples ejemplares de estos mamíferos, nativos del Himalaya y el suroeste de China. El estudio genético, publicado en la gaceta «Science Advances», sugiere que las dos variedades conocidas de este animal son realmente dos especies diversos. Los pandas rojos son mamíferos del tamaño de un gato que se semejan más a los mapaches rojos que a los pandas. Viven a gran altura y, Al igual que los otros pandas, comen bambú. Una vez vivieron en enorme parte de Eurasia, Pero ahora se limitan a las partes sureste y sur de la meseta tibetana de Qinghai. Están en peligro de extinción, Ya que su población ha disminuido a Solo 10.000 individuos. Un estudio previo señalaba que existen dos variedades del panda rojo: el chino y el del Himalaya. Los pandas rojos chinos son conocidos por disponer caras más rojas con menos mechones blancos en el pelaje. Sus anillos de cola Asimismo son más oscuros con más blanco entre ellos. Cuestión de supervivencia
Desde hace tiempo, los científicos sospechaban que realmente no se trataba de variedades, Sino más bien que de especies distintas. Para demostrarlo, el elenco secuenció los genomas de 65 pandas rojos salvajes. Los investigadores recolectaron muestras de músculos, piel y sangre de siete áreas de la población. El análisis se centró en hallar diferencias en los pares de bases en el cromosoma Y. Los datos revelaron que no Sólo las dos variedades de panda rojo son diferentes, Sino más bien más bien que el panda rojo chino tiene tres poblaciones genéticamente distintas. De la misma forma mostró que la línea que divide a las dos especies no es el río Nujiang, Del mismo modo que se pensaba anteriormente, Sino más bien que el río Yalu Zanbu. Los investigadores Creen que sus hallazgos son importantes para la supervivencia de ambas especies, Porque ayudarán a concentrar las actividades de conservación específicas que mejor se adapten a cada una de ellas. a su vez, ayudarán a prevenir el mestizaje. Jirafa reticulada en Kenia – Julian Fennessy
El sorprendente caso de las jirafas
No es la 1era vez que una especie animal bien conocido da una novedad parecida. Un estudio genético publicado en 2016 en la revista «Current Biology» revelaba que existen cuatro especies de jirafa, no Sólo una De exactamente la misma forma que se creía hasta tanto. Los análisis efectuados a 190 ejemplares demostraron que las cuatro especies son tan distintas entre sí Del mismo modo que pueden serlo un oso polar y uno pardo.

¿Dónde se esconden los extraterrestres?

¿Es la especie humana la única especie inteligente del universo? No parece ser que haya ninguna razón para pensar que De esta manera sea. Si es que la vida y la inteligencia son el fruto de un proceso fortuito producido por millones de años de evolución, De esta forma como defiende La mayoría de científicos, este proceso podría (y debería) haberse repetido en diferentes puntos del universo. Conforme Christian de Duve, Premio Nobel de Medicina en 1974, la vida debe surgir casi necesariamente en un Sólo mundo si es que se producen unas condiciones físicas similares a las que tenía la Tierra hace 4.000 millones de años. Existen miles de millones de estrellas del mismo tipo que nuestro Sol (tipo G) en la Vía Láctea, y la nuestra es tan Sólo una entre las más de diez mil millones de galaxias del universo observable. a su vez, nada impide que la vida pueda desarrollarse en planetas que giren cerquita de de otras estrellas que no sean de tipo G, Si bien probablemente esta vida sería muy distinto de la vida que conocemos. Sin agujeros de gusano, nos quedan los vecinos
Lo cierto es que no tendría que importarnos demasiado la posibilidad de existencia de vida extraterrestre inteligente en otras galaxias, Porque lo más probable es que jamás consigamos establecer contacto con esos seres. La Vía Láctea tiene un diámetro de cien mil años luz. Esto quiere decir que, si es que recibiésemos una señal que viene de seres extraterrestres del otro extremo de la galaxia (nosotros estamos en uno de sus brazos espirales), esa señal habría sido enviada hace cien mil años, y nuestra respuesta tardaría otros cien mil años en llegar a su destino. No parece una buena forma de sostener una conversación. Sería Aún más complicado establecer algún tipo de comunicación con seres de otras galaxias. La más siguiente, Andrómeda, está a dos millones de años luz de nosotros. Es decir, necesitaríamos cuatro millones de años para oir a alguna persona que nos dijese “hola” y que ese alguien recibiese nuestra contestación. En terminante, la comunicación con seres extraterrestres Sólo podría producirse con criaturas que viviesen en un sistema planetario ubicado a unos pocos años luz del nuestro. A menos, claro, que la física que conocemos esté equivocada y la velocidad de la luz no sea un límite insalvable, o bien que aprendamos a fabricar agujeros de gusano y descubramos de qué manera mandar señales de radiofrecuencia por medio de ellos. Y de paso, aprendamos a viajar en el tiempo. Civilizaciones que se autodestruyen
En 1950, el enorme físico Enrico Fermi enunció lo cual se conoce Como la paradoja de Fermi: “Hay una contradicción entre la probabilidad de la existencia de vida extraterrestre y el hecho de que no hayamos tenido ningún contacto con ella”. La respuesta de Fermi a la paradoja, tal vez influenciada por su participación en el proyecto Manhattan, donde trabajó en el diseño de la primera bomba atómica, se dirigió que todas y cada una las civilizaciones inteligentes desarrollan una tecnología con la capacidad de destruir la propia civilización, y la emplean. ¿Puede una civilización colonizar la galaxia?
El tiempo preciso a fin de que una civilización inteligente se desarrolle y colonice una galaxia es muy inferior a la edad de la Vía Láctea. Por lo tanto, Desde el momento en que existe la Vía Láctea ha habido tiempo suficiente a fin de que sea colonizada muchas veces por diversos civilizaciones. Una civilización capaz de colonizar una galaxia debe ser de tipo 3, Según la escala de Kardashov. Esta escala clasifica las civilizaciones en función de cuánta energía de su Entorno son capaces de aprovechar. Una civilización de tipo 3 debería ser capaz de aprovechar toda la energía disponible en una galaxia. Las civilizaciones de tipo 2 son capaces de aprovechar toda la energía de un sistema planetario, y las de tipo 1 toda la energía de un mundo. Nuestra civilización aún no es ni siquiera de tipo 1, y le quedan más de 100.000 años para ser de tipo 3. Justo el tiempo que tardaría un mensaje nuestro en llegar a la otra punta de la galaxia. Si es que lanzásemos un mensaje ahora, quizá llegaríamos Ya antes que él (si no nos autodestruimos Ya antes, claro) ¿Cuántas civilizaciones inteligentes hay en la Vía Láctea?
En 1961 Frank Drake, famoso radioastrónomo y presidenta del colegio SETI, presentó una ecuación para contestar a esta pregunta. Según la ecuación de Drake, el número de civilizaciones presentes en nuestra galaxia con capacidad de comunicarse con otras civilizaciones es el producto de siete factores: El ritmo anual de formación de estrellas que son adecuadas para la vida en la galaxia. El porcentaje de estas estrellas que poseen un sistema planetario. El número de planetas de este sistema que orbitan dentro de la región de habitabilidad de la estrella. El porcentaje de estos planetas en los que se ha desarrollado la vida inteligente. El porcentaje de planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología capaz de comunicarse con otra civilización extraterrestre y De la misma forma intenta usarla. El tiempo A lo largo del que puede existir una civilización inteligente que intenta comunicarse con otras civilizaciones. Actualmente no disponemos de data suficientes para asignar valores específicos a los siete factores de la ecuación de Drake, Sin embargo abundantes científicos han tratado de calcularlos para resolverla, obteniendo resultados muy dispares. El propio club de Drake, por servirnos de un ejemplo, consiguió que el número de civilizaciones que podríamos detectar en nuestra galaxia es de 10. Michael Shermer estableció valores distintos para algunos parámetros, y calculó que actualmente tendría que haber 4.975 civilizaciones detectables en todo el universo. El número de civilizaciones de nuestra galaxia sería Sólo de 0,000000014, que es equivalente a la existencia de una civilización cada 70 millones de años. Si se Estados Unidos la teoría de Olduvai para calcular alguno de los factores, el número de civilizaciones de nuestra galaxia es Todavía menor: 0,0000000008. Esto significa que en la Vía Láctea habría existido una civilización tecnológica cada 1.240 millones de años, y en todo el universo observable habría 282 civilizaciones emitiendo señales de radio en este mismo instante. Si es que bien ya sabemos que las civilizaciones de fuera de nuestra galaxia no llegarán jamás a contactar con nosotros sin agujeros de gusano. Otros científicos han calculado valores tan dispares Al igual que que hay una única civilización o que hay diez millones. Todo depende de los criterios que se usen para estimar los distintos parámetros. La ecuación de Drake tiene siete incógnitas y Algunas de ellas Solo pueden ser estimadas, no medidas. De la misma forma, la evolución tecnológica y nuestro propio conocimiento del universo podrían hacer que los valores asignados a cada una de estas variables cambien sensiblemente. De ahí que, la ecuación de Drake es un ejercicio intelectual de dudosa aplicación práctica. Otros creadores han hecho propuestas similares a la ecuación de Drake. Por servirnos de un ejemplo, Sara Seager propuso en 2013 una ecuación para valorar el número de planetas habitables de la galaxia (Aunque no viva en ellos una civilización tecnológicamente avanzada). ¿Son los estallidos cortos de rayos gamma la contestación?
En el año 2001 tuve la ocasión de asistir a una conferencia del maestro Matteo Cavalli-Sforza (que actualmente trabaja en el Institut de Física d’Altes Energies) acerca de la posibilidad de que exista inteligencia extraterrestre. Una diálogo, celebrada con motivo del 33 aniversario de la película 2001, una odisea en el espacio, de la que extraje Algunas ideas que a continuación utilicé en mi novela de ciencia ficción Odisea. El profesor Cavalli-Sforza sugería que los estallidos cortos de rayos gamma explican el gran silencio, De exactamente la misma forma que se denomina al hecho de que en ningún radiotelescopio de la Tierra se haya conseguido captar nunca ninguna señal extraterrestre. Los estallidos cortos de rayos Gamma son los fenómenos que emiten más energía en todo el universo observable. Los astrofísicos Piensan que se producen por el colapso de dos estrellas de neutrones. Estos destellos podrían producir radiaciones, a escala galáctica, capaces de interferir en la vida de los planetas destruyendo, por poner un ejemplo, su capa de ozono. Actualmente se considera que se provoca un colapso de estrellas de neutrones cada 100 o bien 200 millones de años, No obstante en el pasado, en el horario el universo era más joven, estas explosiones eran mucho más frecuentes. Conforme el profesor Cavalli-Sforza, Ciertas hipótesis sugieren que una civilización inteligente con capacidad tecnológica no puede desarrollarse hasta que el intervalo entre dos colapsos de estrellas de neutrones es suficiente para permitir esta evolución. Probablemente sean precisos al menos 100 millones de años para lograr el grado de evolución preciso a fin de que se desarrolle una civilización tecnológica en nuestra galaxia. Tal vez, si esta teoría es cierta, no haya extraterrestres en ninguna comunicado y estemos solos en el universo.
<img src=”https://counter.theconversation.com/content/132405/count.gif?distributor=republish-lightbox-advanced” alt=”The Conversation” width=”1″ height=”1″ style=”border: none !important; box-shadow: none !important; margin: 0 !important; max-height: 1px !important; max-width: 1px !important; min-height: 1px !important; min-width: 1px !important; opacity: 0 !important; outline: none !important; padding: 0 !important; text-shadow: none !important” /> Fermín Sánchez Carracedo. Maestro titular de universidad. Arquitectura y Tecnología de Computadores, Universitat Politècnica de Catalunya – BarcelonaTech Este artículo se dirigió publicado anteriormente en «The Conversation».