La turbulenta historia de Vesta, el asteroide con volcanes que arrojó escombros sobre la Tierra

Científicos de la Universidad de Curtin han arrojado algo de luz acerca de los orígenes del asteroide Vesta, una suerte de «cápsula del tiempo» de los primeros días del Sistema Solar que ha llegado a arrojar restos a la Tierra es sus primeros turbulentos momentos de vida. El dirigente de investigación, el profesor Fred Jourdan, de la escuela de Ciencias de la Tierra y Planetarias de la Universidad de Curtin, dice en un Solo parte que Vesta es de gran interés para saber de qué manera surgieron y evolucionaron los planetas. «Vesta es el único asteroide en gran parte intacto que muestra una diferenciación completa con un núcleo metálico, un manto de silicato y una corteza basáltica delgada. Además es muy pequeño, con un diámetro de Solo unos 525 kilómetros», asevera Jourdan. Pero es pequeño para ser un mundo (lo califican de «planeta bebé» tanto por su tamaño Como por su estancamiento en una fase primaria de la formación), Se trata del segundo asteroide más grande del Sistema Solar. Y, De hecho, A veces es visible a simple vista Desde la Tierra Del mismo modo que un punto brillante en el cielo. Un impacto que afectó a la Tierra
Este mundo, ubicado en el cinturón de asteroides (entre las órbitas de Júpiter y Marte) fue descubierto a principios del siglo XIX. Tiempo más tarde Se conoció que Vesta perdió cerquita del 1% de su masa en un Sólo impacto acontecido hace menos de 1.000 millones de años, creando una especie de «cola» de fragmentos, algunos de los cuales llegaron a la Tierra, concretamente a la Antártida. El club de Jourdan ha aunado datos de este hallazgo junto con lo recopilado por la misión Dawn de la NASA, que orbitó sobre el asteroide en 2011. De este modo, la investigación Halló infromacón inédita muy sorprendente sobre este mundo: «Vesta estuvo volcánicamente activo En medio al menos 30 millones de años A continuación de su formación original, que Ocurrió hace 4.565 millones de años. No obstante esto puede parecer un periodo corto, De hecho es significativamente más largo de lo que La mayor parte de los otros modelos numéricos predicen, y es inesperado para un asteroide tan pequeño», afirma el estudio, publicado en «Geochimica et Cosmochimica Acta». Si esto es De esta forma, los estudiosos sugieren que bolsas de magma podrían haber sobrevivido dentro de la corteza del asteroide. Trudi Kennedy, Además de el colegio de Ciencias Terrestres y Planetarias de Curtin y coautor del estudio, explica que Cuando en el que grandes asteroides chocaban con Vesta, estos impactos creaban cráteres de diez o bien más kms de profundidad de la corteza volcánicamente dinámica del asteroide. «Para poner esto en perspectiva, imagina un gran asteroide chocando contra la isla volcánica primordial de Hawai y excavando un cráter de 15 kms de profundidad. Eso está dando una idea de la tumultuosa actividad que estaba ocurriendo en Vesta en los primeros días de nuestro Sistema Solar», dice Kennedy. Cámaras de magma y un conglomerado de asteroides
Los científicos acudieron Todavía más allá en los información y observaron que Ciertas de las rocas de Vesta estaban enterradas demasiado profundo De esta forma tal como para verse afectadas por los impactos de asteroides. Aunque, sí que sufrieron otro fenómeno que las cambió: al estar relativamente cerca del manto, se vieron duramente afectadas por el calor natural del centro del protoplaneta y, Del mismo modo que resultado, se metamorfosearon. «Lo que hace que esto sea interesante es que nuestros datos confirman Todavía más la sugerencia de que los primeros flujos de lava erupcionada en Vesta fueron enterrados profundamente en su corteza por los flujos de lava más recientes, fundamentalmente superponiéndolos uno encima del otro. Más tarde acudieron ‘cocinados’ por el calor del manto del protoplaneta, modificando las rocas», afirma Kennedy. El Plantel También concluyó que los meteoritos que llegaron a la Tierra y acudieron analizados fueron expulsados de Vesta Durante un gran impacto, posiblemente hace 3.500 millones de años, y se aglomeraron en el interior de un nuevo y más pequeño asteroide construido a partir escombros, donde estaban protegidos de cualquier impacto posterior. «Esto es muy emocionanteporque nuestros nuevos datos traen mucha data nueva sobre los primeros 50 millones de años de la historia temprana de Vesta, que cualquier modelo futuro acto seguido tendrá que poseer en cuenta», explica Kennedy. «También plantea el punto de que si es que el volcanismo pudiera durar más de lo cual se pensaba previamente en el protoplaneta, luego quizás el vulcanismo en la Tierra primitiva misma podría haber sido más enérgico de lo cual pensamos actualmente». Todavía De esta manera, Vesta sigue guardando muchas preguntas en su interior.