fbpx

Prensa Libre Online

La otra noticia

Sociedad

La sonda Osiris-Rex alcanza con éxito el asteroide Bennu

La sonda estadounidense Osiris-Rex llegó esta madrugada el asteroide Bennu, «tocándolo» apenas unos segundos, Al idéntico que estaba previsto por la NASA, para proceder a la recogida de muestras de su superficie -al menos 60 gramos tanto de polvo De exactamente la misma manera que de pequeñas partículas no mayores de dos centímetros de diámetro-, No obstante la relevancia de la misión será dada a conocer dentro de unos días. «Contacto confirmado… Toma de muestras terminada», anunciaba la agencia espacial Durante una retransmisión en directo de las evoluciones de la sonda. En la sala de control, Del mismo modo que en las clásicas películas de astronautas, estallaba una ovación de todo el club. Dante Lauretta, líder de la misión, aseguraba: «Todo ha ido perfectamente. Hoy hemos escrito una nueva página en la Historia». La misión de la sonda Osiris-Rex arrancó hace cuatro años y A partir de 2018 orbitaba alrededor del Bennu. Se espera que A lo largo de las futuras horas y días transmita a la Tierra millares de imágenes y datos para su estudio. En marzo de 2021 la sonda tiene que empezar su largo viaje de regreso a nuestro mundo, y el 24 de septiembre de 2023 está previsto su aterrizaje en un desierto en el estado de Utah. Las muestras recogidas permitirán avanzar en el conocimiento del origen de nuestro sistema solar, comprobar o no la presencia de virus u otros microorganismos vivos viajando por el espacio interestelar y, Finalmente, el Osiris-Rex va a haber probado que es posible Desde la Tierra abordar un asteroide «en marcha».

Oriónidas 2020: cuándo, dónde y de qué manera ver la precipitación de estrellas provocada por el cometa Halley

La lluvia de meteoros de las Oriónidas alcanza su punto máximo en la madrugada del miércoles 21 al jueves 22 de octubre, Sólo cinco días ahora de la luna inédita, lo cual significará un año excelente para el disfrute de estas «estrellas fugaces». Aquellos que cuenten con cielos despejados -cuestión que parece no ocurrirá en España por la llegada de la borrasca Bárbara- y poca contaminación lumínica pueden aguardar ver hasta 30 meteoros por hora, lo cual hace que se trate de una de las lluvias de meteoros más intensas y rápidas del año. Las mal llamadas «estrellas fugaces» realmente son partículas del cometa 1P / Halley, más conocido Al parecido que el cometa Halley. Este famoso objeto está pasando por la Tierra cada 75 a 76 años y, a medida que el cometa helado está dando la vuelta al sol, deja un rastro de escombros por el que la Tierra está pasando cada año. Estos diminutos fragmentos de cometas, ciertos tan pequeños Como un grano de arena, entran en la atmosfera de la Tierra, convirtiéndose en meteoros. La fricción de la resistencia del aire hace que estos se calienten, creando un rastro brillante y ardiente comúnmente conocido Del mismo modo que estrella fugaz. La mayor una parte de los meteoros se desintegran Antes de llegar al suelo, Aunque los pocos que chocan en contra de la superficie de la Tierra se conocen Del mismo modo que meteoritos. «Se pueden ver pedazos del cometa Halley En medio las Eta Acuáridas (en mayo) y la lluvia de meteoros Oriónidas (en octubre y noviembre)», explica para a Space.com el experto en meteoritos de la NASA Bill Cooke. Por su parte, el Observatorio de Astronomía del Colegio Geográfico Nacional (IGN) dice que «la máxima actividad de la precipitación se espera que tenga sector en la noche del 21 al 22 de octubre. Con una Luna acercándose a su fase de Cuarto creciente, el mejor instante para la observación va a ser la 2da parte de la noche, En el momento en que la Luna se haya puesto». Dónde mirar
Los meteoros de las Oriónidas son visibles A partir de cualquier lugar de la Tierra y se pueden ver en cualquier comunicado del cielo. Toman su nombre por el hecho de que parecen irradiar Desde la constelación de Orión, También conocida De exactamente la misma forma que la del cazador. Sin embargo no es conveniente mirar directamente a este sitio «porque los meteoros próximos al radiante tienen senderos cortos y son más difíciles de ver, por lo cual debe apartar la mirada de Orión», asevera Cooke. De exactamente la misma manera que es la ocasión con La mayoría de los acontecimientos nocturnos de observación del cielo, la contaminación lumínica puede obstaculizar la vista de la precipitación de las Oriónidas. Si es posible, aléjese de las luces de la ciudad, que pueden entorpecer el espectáculo. Por otra parte, los binoculares y los telescopios no mejorarán la vista, por el hecho de que están diseñados para ver objetos estáticos en el cielo. El tiempo va a ser el principal obstáculo para gozar en todo su esplendor del espectáculo estelar. Según la Agencia Estatal de Metereología (Aemet), se espera que Durante el miércoles y el jueves lleguen «nuevos frentes atlánticos que seguirán generando lluvias, más factibles e intensas en las vertientes atlántica y cantábrica y, por el contrario, menos factibles en el área mediterránea». Aún De este modo, para los afortunados que tengan cielos despejados, podrán ver Ciertas Oriónidas muy rápidas y brillantes, Porque pueden pasar a una velocidad de hasta 238.000 kilómetro / h en velocidad relativa. Eso es Solo 6 km / h más lento que las Leónidas, el espectáculo más rápido del año.

De qué forma la «Gran Muerte» estuvo a punto de aniquilar toda la vida en la Tierra

Para la persona es inimaginable, Sin embargo la Tierra ha pasado por catástrofes globales que han puesto en jaque exactamente la misma vida en el planeta. Una de las más conocidas es la que Ocurrió hace 66 millones de años, en la fecha el impacto de un asteroide en lo que Hoy es la península del Yucatán, en México, ha puesto objetivo a la era de los dinosaurios. Pero mucho Antes, hace 252 millones de años, en el límite entre las épocas del Pérmico y Triásico, Sucedió una extinción masiva mucho más extrema, conocida Del mismo modo que la «Gran Mortandad». Las tres cuartas partes de todas las especies terrestres y cerca de del 95% de todas y cada una y cada una de las del océano desaparecieron. Aun las plantas y los insectos Normalmente resistentes sufrieron una aniquilación. El planeta estuvo alrededor convertirse en una roca desolada y yerma. Sin embargo las causas de esta extinción masiva Todavía generan controversia, los científicos coinciden en señalar a unas gigantescas erupciones volcánicas ocurridas en una enorme región entonces activa denominada trampas o bien escaleras siberianas, que liberaron en la atmosfera miles de millones de toneladas de cenizas y carbono, alterando drásticamente el clima en todo el mundo. Después, un club internacional ha reconstruido la secuencia de los sucesos que llevaron a un insoportable efecto invernadero. Su estudio, advierten en la revista «Nature Geoscience», extrae lecciones sombrías para el futuro si es que no cuidamos el medio Ambiente. Fósiles de almejas
Los estudiosos, dirigidos por Hana Jurikova, del centro Alemán de Investigación de Geociencias – Centro Helmholtz Potsdam, estudiaron los isótopos del elemento boro en las conchas calcáreas de fósiles de braquiópodos -unos organismos similares a las almejas que existieron en la Tierra Durante 500 millones de años- encontrados bien conservados en los Alpes del Sur. Estas conchas se depositaron en el fondo del océano Tetis hace 252 millones de años. Resulta que dependiendo del grado de acidificación de los mares, los caparazones de los organismos que viven en ellos difieren levemente en su composición química. De esta manera, los investigadores pudieron determinar la tasa de acidificación de los océanos en el límite Pérmico-Triásico. Gracias a que el pH del océano y el dióxido de carbono atmosférico (CO 2) están estrechamente relacionados, el elenco pudo reconstruir los cambios en el CO 2 atmosférico al debut de la extinción de los isótopos de boro y carbono. Acto seguido utilizaron un modelo geoquímico innovador para estudiar el impacto de la inyección de CO 2 en el medio Ambiente. Efecto invernadero
Sus hallazgos revelaron que las erupciones volcánicas en los traps, liberaron inmensas cantidades de CO 2 a la atmosfera. La liberación de este enorme CO 2 duró Varios milenios y provocó un ferviente efecto invernadero en el mundo del Pérmico tardío, causando un calentamiento y una acidificación extremos del océano. Además trajo consecuencias adicionales: con el aumento de las temperaturas globales ocasionado por el efecto invernadero, Además incrementó la meteorización química en la tierra. A lo largo de miles de años, cantidades crecientes de nutrientes llegaron a los océanos En medio ríos y costas, que luego se fertilizaron en exceso. El resultado se dirigió un agotamiento de oxígeno a gran escala y la variación de ciclos elementales completos. Los varias factores estresantes ambientales resultantes se combinaron para eliminar una extensa variedad de Grupos de animales y plantas. «Estamos frente una catástrofe en cascada en la que el incremento de CO 2 en la atmosfera provocó una cadena de eventos que extinguieron sucesivamente casi toda la vida en los mares», asegura Jurikova. Acciones humanas
«Las viejas erupciones volcánicas de este tipo no provienen manera directa comparables a las emisiones de carbono antropogénicas (hechas por el hombre) y, De hecho, todas y cada una de las reservas modernas de combustibles fósiles son demasiado insuficientes para liberar tanto CO 2 Durante cientos de años, y mucho menos miles de años Al idéntico que lo cual se dirigió lanzado hace 252 millones de años», explica. «Pero es asombroso -continúa- que la tasa de emisión de CO 2 de la humanidad sea actualmente catorce veces mayor que la tasa de emisión anual Una vez que que marcó la mayor catástrofe biológica en la historia de la Tierra “.

¿Qué efectividad tienen las mascarillas en una habitación cerrada?

La llegada del otoño ha presunto la vuelta al colegio, el regreso de muchos a la oficina y el cierre de Algunas terrazas; el frío obliga a resguardarse en lugares cerrados, Si es que bien distintos estudios apuntan a que este no es el escenario ideal si es que no Deseamos contagiarnos con el flamante coronavirus, que ya ha afectado a más de 30 millones de personas en todo el mundo. Es por ello que los científicos se afanan en entender su propagación en sitios sin ventilación y, sobre todo, cómo por medio de minúsculas gotas trasportadas por el aire, el SARS-CoV-2 es capaz de infectar a una persona sana. El ultimo estudio termina de ser publicado en la revista «Physics of Fluids». Si es que… Ver Más

Todo a punto para tocar Bennu, el segundo asteroide más peligroso para la Tierra

Este miércoles, a las 00.14 de la madrugada, la nave OSIRIS-REx («Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer») tocará fugazmente en Bennu, un asteroide de 492 metros de diámetro, con forma de diamante y de color obscuro. La cita, en que una nave del tamaño de un minibús se acercará a un asteroide del tamaño del Empire State Building, tiene Así como finalidad recoger un puñado de rocas para traerlas a la Tierra, y Asimismo examinar los orígenes del sistema solar y de las moléculas precursoras de la vida. a su vez, dichas investigaciones permitirán estudiar un asteroide que podría impactar contra la Tierra en el siglo XXII. El contacto se producirá a unos 334 millones de kms de la Tierra, a una distancia que la luz tarda en recorrer unos ocho minutos. Culminará con la maniobra «Touch and go», o TAG, un fugaz toque en el que un brazo robótico inyectará nitrógeno a presión para recolectar muestras del regolito de Bennu. Los estudiosos esperan obtener De esta manera una prístina y valiosa colección de partículas de polvo y piedrecitas, de hasta dos centímetros de tamaño. Cuatro horas de ansiedad
La maniobra será de máxima tensión, pues la nave va a poseer que tocar el asteroide, de manera autónoma, en la región Nightingale, un «aparcamiento» de apenas ocho mts de largo situado en el hemisferio norte del asteroide. Un sistema automático reconocerá el terreno, En tanto el aparato se acerca a Bennu a una velocidad de 10 centímetros por 2do, tratando de evitar la colisión con algunos de los bloques, del tamaño de casas de dos plantas, que hay en la superficie. En tanto tanto, el asteroide proseguirá viajando a unos 100.000 km/s y girando acerca de sí mismo; a su vez, tanto la nave Al similar que Bennu va a ser empujados por el viento solar y se moverán De exactamente la misma manera que consecuencia del calor generado en sus superficies. «Serán cuatro horas y media de ansiedad», avisó este lunes en rueda de prensa Lori Glaze, directora de la División de Ciencia Planetaria de la NASA, para referirse a las complejas maniobras necesarias para que la OSIRIS-REx toque Bennu este miércoles. En verdad, Desde que la nave alcanzó al asteroide en el mes de diciembre de 2018, los científicos han pasado dos años trazando mapas de la superficie del asteroide y analizando su composición para prepararse para la maniobra de mañana. No Sólo para localizar el mejor sitio donde recoger muestras, Sino más bien Además para crear modelos prácticamente perfectos que permitan maniobrar la nave con una precisión sin precedentes, de Varios metros, A pesar de buscarse a cientos y cientos de millones de kilómetros de la Tierra. Superficie del asteroide Bennu, A partir de una disitancia de 24 km – NASA/Goddard/University of Arizona
Ser necesario a millones de kilómetros de distancia «Allí no se puede conducir la nave en tiempo real —las instrucciones tardan ocho minutos en llegar Desde la Tierra—», manifestó Kenneth Getzandanner, directivo de activa de vuelo de la misión. «Hay que planear las maniobras con dos semanas de antelación, y enviarlas 24 horas Ya antes de su ejecución». «Allí no se puede conducir la nave en tiempo real: hay que planear las maniobras con dos semanas de antelación y enviarlas 24 horas Antes de su ejecución» Mañana mismo, Ya antes de la crítica maniobra de contacto, o TAG, va a haber dos importantes operaciones, en las que los propulsores de la nave desviarán su trayectoria con enorme precisión para acercarla al punto de parte superficial deseado: el check point burn y el match point burn, ya acerca de el punto Nightingale. Ahora, Luego de el contacto, se producirá la maniobra de ascenso Desde el asteroide. La dificultad fundamental es que las maniobras han de llevarse a cabo en un Entorno donde la gravedad del asteroide es escasa, conque cualquier perturbación por la radiación solar tiene un impacto considerable. De hecho, la misión OSIRIS-REx ha batido un récord, al haber logrado que una nave orbite el objeto más pequeño hasta el instante. Representación de la OSIRIS-REx, de seis metros de envergadura, en el lugar Nightingale, donde recogerá las muestras, al lado de enormes bloques – NASA/Goddard/University of Arizona
Además, para enorme novedad de los científicos, el asteroide no es la «playa de arena» que imaginaban, cubierta por finos granos, Sino que está repleto de bloques sólidos, algunos del tamaño de casas de dos plantas, que dificultan mucho poder recolectar muestras con seguridad. Dos preciosos kilogramos
«Tras tomar, literalmente, miles de capturas de las rocas— dijo Heather Enos, investigadora principal adjunta de OSIRIS-REx— dimos con el lugar adecuado: la zona Nightingale. Allí hay altas probabilidades de descubrir materiales finos, jóvenes, prístinos y frescos, con presencia de moléculas orgánicas». Si es que todo va bien, la nave desplegará un brazo de tres metros de largo coronado por un extremo que actuará De exactamente la misma forma que «aspiradora»: tiene un aspecto que se acuerda al filtro del aire de un auto viejo, y tiene la función de recolectar entre 60 y 2.000 gramos de regolito. «En mis sueños más alocados, recogeremos hasta dos kilogramos de muestras», avisó Heather Enos. «Lo ideal va a ser recolectar una muestra diversa, que represente la composición de Bennu, con moléculas ricas en carbono». «En mis sueños más alocados, recogeremos hasta dos kilogramos de muestras» Si la nave aborta el descenso, por culpa de la presencia de los grandes bloques, o bien si se recogen menos de 60 gramos de muestras, los científicos volverán a intentar la maniobra de contacto en enero, en una zona famosa Al igual que Osprey. Ensayo de la recogida de muestras en agosto del vigente año, hasta llegar a una distancia de 40 mts de parte superficial – NASA/Goddard/University of Arizona
Mañana, de madrugada, se espera que la OSIRIS-REx entre en contacto con el asteroide y que, pasadas varias horas, lleguen las primera capturas de la región de contacto que indiquen si la maniobra se ha completado o no. No será hasta el sábado hasta que puedan hacer girar la nave para comprobar si es que en su depósito hay más masa, que viene del regolito de Bennu. Dado que en el espacio no hay gravedad, no hay otra forma de saber cuánto pesan las muestras. Muestras de vuelta a la Tierra
En caso de que todo vaya bien, las muestras llegarían a la Tierra el 24 de septiembre de 2023, fecha en la que aterrizarían sobre el desierto de Utah, en EEUU. Una parte de las preciadas muestras serán investigadas con todo el arsenal científico y técnico disponible, en busca de vestigios del sistema solar, y otra parte sería almacenada para ser investigada en el futuro, con mejores técnicas. «Las muestras le permitirán a los científicos planetarios del futuro contestar a preguntas que aún no han surgido», dijo Lori Glaze. «Las muestras le permitirán a los científicos planetarios del futuro contestar a preguntas que Aún no han surgido» No es la primera vez que una nave recoge muestras de un asteroide: la agencia espacial japonesa JAXA recogió muestras del asteroide Itokawa en 2005, con la misión Hayabusa, y tiene a la nave Hayabusa 2 en trayecto a la Tierra, ahora de recoger muestras del asteroide Ryugu el año pasado. A diferencia de OSIRIS-REx, la sonda japonesa lanzó un proyectil al asteroide con el que recolectar muestras de debajo de parte superficial. Los científicos de la NASA dicen que ambas misiones, que compartirán muestras y datos, serán complementarias. En esta ocasión, No obstante, la gran ventaja es que la NASA podría traer una importante cantidad de muestras, por 1era vez A partir de la misión Apolo 17, en la Luna. a su vez, estudiará un asteroide muy relevante por Varios motivos. Bennu, una cápsula del tiempo
Entre los 780.000 asteroides que se conocen, Bennu es uno de los más cercanos. Del mismo modo que a su vez está en un plano de órbita idéntico al de la Tierra, es uno de los más fáciles de visitar. Su tamaño, de 492 mts, y su periodo de rotación, de 4,3 horas, le están haciendo adecuado para orbitarlo con una nave. Representación de la nave OSIRIS-REx recogiendo muestras de Bennu – NASA/Goddard/University of Arizona
Aparte de consideraciones técnicas, Bennu es un asteroide fuerte por el hecho de que es una «cápsula del tiempo» de los inicios del sistema solar. Se piensa que se formó hace unos 4.500 millones de años y que ha permanecido inalterado A partir de luego, Sin embargo se formó A continuación de el impacto de dos objetos progenitores, hace mil o dos mil millones de años. Su composición, muy rica en carbono, y la presencia de agua en sus minerales, le están haciendo muy interesante para estudiar no solamente la formación del sistema solar Sino También la aparición de los precursores de la vida. «Cuando piensas en Bennu, piensas en una piedra de Roseta», avisó este lunes Thomas Zurbuchen, Administrador Asociado del Directorado de Misiones de Ciencia de la NASA. «Es algo que está ahí fuese y que nos cuenta la historia y la evolución de la Tierra y del sistema solar». «Cuando piensas en Bennu, piensas en una piedra de Roseta. Es algo que está ahí fuera y que nos cuenta la historia y la evolución de la Tierra y del sistema solar» Entender su composición y estructura es importante Además para estudiar asteroides similares, con la mente puesta en futuras misiones de minería espacial. Y, lo que es tal vez Todavía más fuerte, para defender a la Tierra de los impactos de asteroides que ocurrirán en el futuro. Un destructor de la civilización
Por ejemplo, Debido a OSIRIS-REx se ha averiguado que este objeto no está muy consolidado, y que está compuesto en un Solo 20 o bien 40% de espacio vacío. Sus grandes bloques son porosos y apenas están cohesionados por la gravedad, por lo cual pueden moverse de vez en en la fecha. Además, su órbita está muy influida por el efecto Yarkovsky, un proceso por el que la luz solar calienta una parte del asteroide, que radia calor al espacio y que actúa Así tal y como impulsor, alterando su órbita. Para sorpresa de los científicos, También, Bennu está activo geológicamente, y expulsa pequeñas cantidades de partículas al espacio por acción de la radiación solar. Bennu es un asteroide potencialmente peligroso para la TierraTodo esto es crucial en caso de Bennu, pues es el segundo objeto más peligroso para la Tierra, por detrás del asteroide 29075 (1950 DA), Según la escala de Riesgo de Impacto de Palermo. De hecho, hará su máxima aproximación a nuestro planeta en el año 2135, fecha en la que estará más cerquita que la Luna. En los años 2175 y 2199 habrá una probabilidad de impacto de 1 entre 2.700, lo que es 40 veces más probable que un número de lotería sea premiado con el Gordo. En los años 2175 y 2199 va a haber una probabilidad de impacto de 1 entre 2.700, lo cual es 40 veces más probable que un número de lotería sea premiado con el Gordo Esto es fundamental, En tanto que, al poseer 492 mts de diámetro, Bennu es considerado Del mismo modo que un asteroide con capacidad de destruir la civilización. «En Bennu, estamos recogiendo piezas críticas de datos muy importantes para la defensa planetaria», sostuvo Lori Glaze. «Estas herramientas nos ayudarán a predecir si es que podrá impactar en contra de la Tierra en el futuro». En comunicado, todo esto dependerá de que mañana una máquina del tamaño de un minibús toque en un asteroide, a cientos y cientos de millones de kilómetros de acá.

Bennu: Diez cosas que debes saber sobre el asteroide de la resurrección

OSIRIS-REx, la primera misión de la NASA para recolectar y devolver a la Tierra una muestra de un antiguo asteroide, llegará esta noche a su instante más emocionante. En la fecha ya sea la madrugada del miércoles en España, la nave intentará robar al menos 60 gramos y hasta 2 kilos de material de la roca, llamada Bennu. Promete ser la mayor volumen de material extraterrestre traída del espacio Desde la era Apolo. Esto es lo que la agencia espacial estadounidense ya sabe sobre el asteroide: Es muy oscuro
Bennu está clasificado Al idéntico que un asteroide de tipo B, lo que significa que contiene una gran volumen de carbono. Por ese motivo, su superficie refleja muy poco la luz, cerca de del 4% de la que lo golpea. Por el contrario, el planeta más brillante del sistema solar, Venus, refleja alrededor del 65% de la luz solar entrante, y la Tierra refleja, el 30%. Es muy antiguo
Bennu es muy primitivo. Se formó en los primeros 10 millones de años de la historia de nuestro sistema solar, hace más de 4.500 millones de años. Tal vez nació en el cinturón principal de asteroides entre Marte y Júpiter, Pero debido al efecto Yarkovsky, el ligero empujón provocado por el calor de la luz solar que golpea al asteroide, y los tirones gravitacionales de otros cuerpos celestes, se ha acercado cada vez más a la Tierra. Asteroide Bennu – NASA / Goddard / University of Arizona Es una pila de escombros
Bennu está hecho de muchos pedazos de restos rocosos que la gravedad comprimió. Los investigadores Piensan que surgió de un asteroide mucho más grande, de unos 100 km de ancho. Tan alto Del mismo modo que el Empire State Building, pudo fusionarse en unas pocas semanas. Por dentro, el asteroide está lleno de agujeros: del 20 al 40 por cien de su cantidad es espacio vacío. Corre el peligro de separarse si inicia a girar mucho más rápido o bien si es que interactúa demasiado con un cuerpo planetario. Puede guardar el misterio de la vida
Debido a que es tan antiguo, Bennu podría estar hecho de material que contiene moléculas que estaban presentes Una vez que se formó la vida Por vez primera en la Tierra. Gracias a la muestra que tomará OSIRIS-REx, los científicos investigarán qué papel jugaron los asteroides ricos en materia orgánica en el origen de la vida en nuestro mundo. Puede contener platino y oro
Es probable que Bennu sea rico en platino y oro. Estudiarlo anunciará a los científicos acerca de la posibilidad de utilizar los asteroides industrialmente, en sitio de los recursos finitos de la Tierra, A lo largo de la exploración y los viajes en el espacio. a su vez, es probable que el agua sea el recurso más especial en Bennu. El agua (dos átomos de hidrógeno unidos a un átomo de oxígeno) puede usarse para beber o bien separarse en sus componentes para alcanzar aire respirable y combustible para cohetes. Dado el alto costo de transportar material al espacio, sería muy esencial que los astronautas pudieran sacar agua de un asteroide Además que soporte vital y combustible. La luz solar puede cambiar su trayectoria
El lado de Bennu que mira al Sol se calienta con la luz solar, Pero un día en Bennu dura Solo 4 horas y 17,8 minutos, con lo que la comunicado de la superficie que mira al Sol varía constantemente. A medida que Bennu prosigue girando, expulsa este calor, lo que le da al asteroide un pequeño empujón hacia el Sol de más o menos 0,29 kilómetros por año, cambiando su órbita. Puede impactar en contra de la Tierra
Bennu está clasificado Del mismo modo que potencialmente peligroso. Entre los años 2175 y 2199, la posibilidad de que Bennu impacte contra nosotros es de 1 en 2700. Es muy pequeña, No obstante los científicos quieren seguir la trayectoria de la roca por seguridad. Refinarán sus predicciones con la medición del efecto Yarkovsky por OSIRIS-REx y con futuras observaciones. Es más rocoso de lo que se creía
Las primeras observaciones realizadas en la Tierra sugirieron que Bennu debía una superficie lisa compuestas por pequeñas partículas de menos de un par de centímetros Al igual que máximo. A medida que OSIRIS-REx pudo tomar fotografías con una Decisión más alta, se hizo evidente que tomar muestras de Bennu sería mucho más peligroso de lo que se creía anteriormente: nuevas imágenes de parte superficial de Bennu exhiben que está cubierta principalmente de rocas masivas. OSIRIS-REx se dirigió diseñado para navegar dentro de un área en Bennu de más o menos el tamaño de un parking con 100 espacios. Ahora, tiene que maniobrar hasta un lugar seguro en parte superficial rocosa de Bennu dentro de una región en la que no cabrían más que cinco coches estacionados. Tiene El nombre de una deidad egipcia
Bennu viajó bautizado en 2013 por un niño de 9 años de Carolina del Norte (EE.UU.) que ganó una competición para colocar nombre al asteroide. El pequeño, Michael Puzio, sugirió que el brazo y los paneles solares de la nave espacial se asemejaban al cuello y las alas en las ilustraciones de una antigua deidad egipcia llamada Bennu, representada De esta manera tal como una garza real. Los egipcios vinculaban a Bennu con el Sol, la creación y el renacimiento, y era el símbolo viviente de Osiris, dios de la muerte y la resurrección. El mito de Bennu se adapta al propio asteroide, dado que es un objeto primitivo que se remonta a la creación del Sistema Solar. Escupe rocas al espacio
La cámara de navegación de la nave espacial observó que Bennu arrojaba chorros de partículas un par de veces a la semana, una rareza. La luz solar puede romper rocas en su superficie, donde tienen pedazos de otro asteroide esparcidos.

Interactivo: Así es la misión OSIRIS-REx en Bennu

Ha llegado la fecha. En seguida de un viaje de un par de años y prácticamente otros dos de observaciones en órbita, la nave OSIRIS-REx, un aparato del tamaño de un minibús, se posará En medio unos diez segundos en la accidentada superficie de Bennu, un asteroide hecho de escombros y del tamaño del Empire State. El partido tendrá sitio a una distancia de más de 300 millones de kms y requerirá que la nave se pose en una zona comparable a cinco plazas de párking, Mientras que el asteroide gira y la radiación solar cambia su trayectoria. Un sistema automático la guiará hasta la superficie, evitando gigantescos bloques del tamaño de viviendas, y un brazo robótico tocará el asteroide En medio Múltiples segundos, inyectando gas… Ver Más

El misterioso halo que envuelve la Vía Láctea donde se podría descubrir la materia perdida del universo

El universo está compuesto de un 65-70% de energía oscura -la fuerza que acelera su expansión-; un 20-25% de materia oscura -la misteriosa fuerza que ayuda a preservar unidas a las galaxias- y entre un 5-15% de materia ordinaria -que manera todo lo visible por nuestros ojos, A partir de los planetas hasta nuestros cuerpos-. De esta última, la mitad está perdida: Conforme cálculos teóricos, nuestra tecnología debería atraer el doble de lo cual ve en la actualidad. Ahora, un nuevo estudio está dando pistas acerca de dónde puede estar oculta: en los confines de las galaxias, que También pueden ser una especie de «papelera de reciclaje» donde va a parar todo el material estelar que se desecha Tras el nacimiento y la muerte de las estrellas. Bautizada Del mismo modo que «materia bariónica» -porque está formada por bariones, unas partículas subatómicas formadas por electrones, protones y neutrones- es un misterio que lleva años intrigando a los astrofísicos. Uno de los lugares donde los expertos afirman que se puede esconder es en el llamado medio circungaláctico (CGM). Estas regiones son cruciales para comprender no Solo de qué forma se formaron y evolucionaron las galaxias, Sino más bien que También de qué forma el universo progresó Desde que era un núcleo de helio y Asimismo hidrógeno hasta convertirse en un cosmos repleto de estrellas, planetas, cometas y todo género de objetos espaciales. Qué es el medio circungaláctico
Los CGM son formaciones de gas caliente que se crean cerquita de de las galaxias y que en los orígenes de éstas actúan Del mismo modo que «incubadoras de estrellas». No obstante, Aún se ignora la función exacta que desempeña el CGM en la fecha la galaxia ya está formada ni el tamaño hasta el que se extienden sus dominios, lo cual puede ser clave para responder al misterio de la materia bariónica. Por ello, en 2018 la Universidad de Iowa, en colaboración con la NASA, envió la misión HaloSat, un minisatélite diseñado para estudiar de qué manera es de grande el CGM de la Vía Láctea Desde su emisión de rayos X. Partían de dos teorías: una dice que si ocupa una extensión lo suficientemente grande, podría hospedar todo el material «perdido» de cada galaxia y, por ende, del universo. Otra asegura que Se trata de regiones que actúan De este modo como una «papelera de reciclaje» del material que expulsan las estrellas en su nacimiento y muerte. No obstante, estas dos teorías podrían ser autoexcluyentes: de ser el lugar donde terminan los desechos estelares, se trataría de una delgada capa de gas que no podría amparar todos los átomos que faltan para resolver la problemática del material bariométrico. Aquí es donde entran las mediciones de HaloSat y sus nuevas conclusiones, publicadas después en «Nature Astronomy». Los sorprendentes datos de HaloSat
HaloSat registró una capa mucho más densa y «grumosa» de lo esperado, Porque los estudiosos creían que observarían una disposición mucho más uniforme. a su vez, se sorprendieron pues los datos revelaban que las áreas más densas son regiones donde se forman estrellas y se intercambia material entre la Vía Láctea y el CGM; expresado de otro modo, son dinámicas. «Parece Además que si la Vía Láctea y otras galaxias no fueran sistemas cerrados. Realmente, están interactuando, arrojando y atrapando material al CGM a la vez», explica Philip Kaaret, maestro del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Iowa y músico y escritor del estudio. «Donde la Vía Láctea está formando más estrellas, hay más emisiones de rayos X del medio circungaláctico -continúa Kaaret-. Eso sugiere que el medio circungaláctico está relacionado con la formación de estrellas, y es probable que se nutra del mismo gas que una vez cayó en la Vía Láctea, ayudó a formar estrellas y en este momento se recicla en el medio circungaláctico». «Nuestros datos son consistentes con la teoría de que todo el material perdido está en el medio cirgungaláctico» Es decir, los información apoyarían la teoría de que el CGM es algo Como el «vertedero» de reciclaje de las galaxias. Pero, los investigadores no descartan -de hecho, al contrario- que este sitio sea Asimismo A su vez el lugar donde se esconde toda la materia perdida del universo. «Lo que hemos hecho ha sido experimentar que hay una parte de alta densidad del CGM que desencadena muchas emisiones de rayos X. Sin embargo Todavía podría haber un halo extendido verdaderamente grande que apenas refleje esta radiación y que podría ser más difícil de captar», asevera Kaaret. En verdad, el astrofísico asegura que sus datos «son consistentes con que el CGM contiene toda la materia bariónica, Pero no brindan patentiza sólida de que este sea el caso». Es por ello que el próxima paso va a ser combinar los información de HaloSat con la datos obetenida por otros observatorios de rayos X para poder determinar el tamaño real del CGM y solucionar En este sentido el rompecabezas bariónico faltante. «Esos bariones que faltan deben estar en alguna parte», dice Kaaret. «Ya sea en halos cerca de de galaxias o bien en filamentos que se extienden entre ellas», termina, haciendo referencia a otra teoría candidata que postula que hay una «red cósmica» entre las galaxias en la que está escondida esta escurridiza materia. De instante, la respuesta Todavía permanece en el espacio.

Descubren que la peste se transmitió cada vez más rápido en Europa En medio 300 años

Después de analizar detenidamente miles de documentos históricos que abarcan un periodo de 300 años de brotes de peste en Londres, un Equipo de investigadores de la Universidad McMaster, en Canadá, ha llegado a la conclusión de que la enfermedad, en sector de disminuir, se se dirigió transmitiendo cada vez más deprisa en cada sucesiva oleada. De hecho, se propagaba hasta cuatro veces más rápido en el siglo XVII que en el XIV. El hallazgo, recién publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, muestra una sorprendente aceleración en la transmisión de la peste negra de 1348, que se considera que terminó con más de un tercio de la población de Europa, y las epidemias siguientes, que culminaron con la enorme Plaga de 1665. Los investigadores comprobaron que en el siglo XIV la volumen de personas infectadas en un brote se duplicaba más o bien menos cada 43 días. En el siglo XVII, Aunque, los enfermos se duplicaban mucho más deprisa, cada 11 días. «Hay una diferencia asombrosa en la rapidez con la que crecieron las distintas epidemias de peste», asevera David Earn, intérprete y escritor primordial del estudio. Earn y su Equipo, que añade a estadísticos, biólogos y genetistas evolutivos, estimaron las tasas de mortalidad A través de el análisis de datos históricos, demográficos y epidemiológicos de tres fuentes: testamentos personales y últimas voluntades, registros parroquiales y los bandos de mortalidad en Londres. Por presunto, no se trataba Solo de poseer los muertos, En tanto que no existieron registros oficiales hasta 1538, Sino de sacar datos de los documentos consultados para establecer de qué manera la plaga se iba extendiendo por la población. «En aquel instante -dice Earn- las personas Por lo general escribían testamentos Porque se estaban muriendo o bien temían morir de forma inminente, por lo cual planteamos la hipótesis de que las fechas de los testamentos serían un buen indicador de la propagación del miedo y, por consiguiente, de la muerte misma. Para el siglo XVII, en la fecha a su vez de testamentos ya había registros de mortalidad, comparamos lo que se podía inferir de cada fuente por separado y encontramos exactamente las mismas tasas de incremento. Absolutamente nadie que viviera en Londres en el siglo XIV o bien en el XVII podría haber imaginado de qué forma esos registros iban a usarse cientos y cientos de años entonces para entender la propagación de enfermedades». Estudios genéticos anteriores ya habían identificado a Yersinia pestis Al idéntico que el patógeno causante de la peste, No obstante eso no decía mucho sobre la transmisión de la enfermedad. «A partir de la patentiza genética -dice Por su lado Hendrik Poinar, coautor de la investigación- tenemos buenas razones para creer que las cepas de la bacteria responsable de la peste cambiaron muy poco A lo largo de este periodo de tiempo, con lo que el nuestro es un resultado fascinante». La velocidad estimada de propagación de estas epidemias, junto con otras informaciones sobre la biología de la peste, sugiere que En medio esos tres siglos la bacteria responsable no se propagó primordialmente A lo largo del contacto de persona a persona, Sino más bien más bien que En medio las picaduras de pulgas infectadas. Los estudiosos Piensan que la rápida aceleración en la transmisión podría explicarse con la densidad de población, las condiciones de vida y las temperaturas cada vez más frías en una Europa que, precisamente en el siglo XIV, empezaba a sufrir los efectos de una «pequeña edad de hielo» que duraría hasta bien entrado el siglo XIX. Los científicos, Asimismo, Piensan que los patrones de transmisión de estas epidemias de peste ofrecen valiosas lecciones para comprender otras pandemias modernas, incluido la de Covid-19.

La basura espacial, más peligrosa que nunca: Además puede explotar

Conforme el ultimo Informe anual acerca de medio Ambiente espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA), las medidas adoptadas En medio los últimos años para mitigar el problema de la basura espacial no han conseguido su fin. El problema, en efecto, es cada vez más acuciante y amenazador. Todas y cada una las naciones con capacidad espacial han contribuido a esta situación, enviando más y más objetos al espacio. Conforme el informe, está demostrado que muchos de esos objetos, una vez cumplida su misión y ya fuese del control directo de los técnicos en tierra, acaban por chocar entre ellos, rompiéndose en pedazos que no hacen más que incrementar el número de desechos espaciales. Solo A lo largo de el ultimo año, dos grandes satélites ya fuese de manipulación (el telescopio espacial IRAS, lanzado en 1983, y la carga científica de un antiguo satélite militar de 1967) estuvieron a punto de chocar, y en exactamente el mismo periodo la Estación Espacial Internacional ha tenido que ejecutar tres maniobras de urgencia para evitar la colisión en contra de fragmentos espaciales.<iframe width=”100%” height=”349″ src=”https://www.youtube.com/embed/-LL1MBpTN4w” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe> El mayor peligro, las explosiones
Sin embargo, el Relevamiento de la ESA considera que las colisiones no son, ni de lejos, el mayor de los incidentes. De hecho, A lo largo de los 10 últimos años las colisiones Sólo fueron responsables del 0,83% de todos los acontecimientos de fragmentación. El mayor peligro, En verdad, son las explosiones. “El mayor contribuyente al problema vigente de los desechos espaciales -asegura Holger Krag, director del Programa de Seguridad Espacial de la ESA- son las explosiones en órbita, causadas por la energía sobrante (combustible y baterías) a bordo de las naves espaciales y cohetes. Pese a que A lo largo de años se han implementado medidas para evitarlo, no vemos una disminución en el número de semejantes eventos”. El problema de la basura espacial se propuso por 1era vez en la década de 1960, No obstante se tardó mucho tiempo en comenzar a tomar medidas. En la actualidad, la planificación de lo que ocurre con las naves al definitivo de sus misiones ha mejorado mucho, Si bien no lo suficiente, Según la ESA. Técnicas De La misma manera que la de llevar los satélites a “órbitas cementerio”, o a la atmosfera terrestre para que se quemen allá, o bien vaciar los remanentes de combustible y baterías a fin de que las naves fuera de manipulación no exploten, o bien construirlas con materiales que no se desintegran, no han impedido que se produzcan hasta 12 acontecimientos de fragmentación cada año En medio las dos últimas décadas. Y el número va en aumento. Cada colisión o bien detonación puede causar miles de nuevos fragmentos en la órbita de la Tierra, y También inclusive los más pequeños, De la misma forma que simples tornillos, son Tal y como balas a gran velocidad que pueden perforar Fácilmente el casco de una nave o la escafandra de un astronauta. Millones de fragmentos
Aunque es bastante difícil saber con precisión cuántos fragmentos hay “ahí arriba”, el modelo estadístico de la ESA nos afirma que a día de Hoy existen unas 5.400 piezas de basura espacial de más de un metro de longitud, 34.000 de entre 10 cm y un metro, 900.000 de entre uno y 10 cm, y más de 130 millones de piezas de desechos de entre un mm y un cm. Un auténtico campo de minas espacial. Según el informe, cada vez más naciones son conscientes del problema y siguen las directrices internacionales Al respecto. Sin embargo no todas. Y la propia ESA, Al idéntico que otras agencias espaciales, trabajan activamente para descubrir soluciones. Entre ellas, el proyecto europeo de fabricar un “basurero espacial” capaz de recolectar desechos y cuya prueba de concepto será lanzada en 2025. “Los desechos espaciales – escribe la ESA en su informe- plantean un problema para el medio Entorno próximo a la Tierra a escala mundial, al que han contribuido todas las naciones con capacidad espacial y para el que Solo una solución con apoyo global puede ser la respuesta”.