La lechuga espacial, tan sana y nutritiva Al idéntico que la de la Tierra

La 1era cosecha fuera de la atmosfera de la Tierra llegó en 2015. Astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS) degustaron una ensalada elaborada con lechuga romana roja sembrada y cultivada en órbita a 400 km sobre nuestras cabezas. Los agricultores espaciales aseguraron que la lechuga tenía un sabor «increíble». Posteriormente, un nuevo estudio del Centro Espacial Kennedy le ha dado su visto bueno A partir de el punto de vista nutricional y de seguridad alimentaria. Afirman que la lechuga espacial está disponible de microbios que causan enfermedades y es al menos tan nutritiva De exactamente la misma forma que las cultivadas en la Tierra. Y eso Pese a haber crecido en microgravedad, soportando una radiación más intensa que en la Tierra. La alimentación en el espacio supone un desafío para la NASA. Por norma general, los sufridos astronautas viven de raciones procesadas y preenvasadas de frutas, nueces, chocolate, camarones, mantequilla de cacahuete, pollo o bien carne de res. Estas delicias son a menudo esterilizadas por calentamiento, liofilización o bien irradiación para que duren más. No obstante la agencia espacial búsqueda de qué manera cultivar alimentos frescos y seguros a bordo. Aparte de un cambio positivo en la dieta, los productos frescos proporcionarían a los astronautas potasio adicional, De este modo tal y como vitaminas K, B1 y C, nutrientes que son menos abundantes en las raciones empaquetadas y tienden a degradarse A lo largo de el almacenamiento a largo plazo. a su vez, los cultivos serían especialmente útiles en misiones espaciales de larga distancia, Al idéntico que las futuras misiones Artemisa-III (la conquista del polo sur lunar en 2024), el programa SpaceX actual y la primera misión tripulada de la NASA a Marte, planificada para finales de la década de 2020. Plantas de control
«La capacidad de cultivar alimentos en un sistema sostenible que sea seguro para el consumo de la tripulación se volverá crítica a medida que la NASA avance hacia misiones más largas. Las verduras de hoja verde tipo ensalada se pueden cultivar y consumir frescas con pocos recursos», afirma Christina Khodadad, cantautora principal del estudio que se publica en la revista «Frontiers in Plant Science». La lechuga romana roja «Outredgeous» se dirigió cultivada entre 2014-2016 a bordo de la ISS Desde semillas esterilizadas en la superficie dentro de los Sistemas de Producción Vegetal (apodados «Veggie»), cámaras de incremento equipadas con iluminación LED y un sistema de riego, diseñado específicamente para cultivar en el espacio. Los vegtales crecieron intactos dentro de las unidades Veggie Durante 33 a 56 días, hasta el instante en que los miembros de la tripulación comieron una parte de las hojas maduras (¡sin efectos nocivos!). El resto se dirigió congelado hasta el transporte de regreso a la Tierra para su análisis químico y biológico. Los científicos cultivaron plantas de control en la Tierra en las mismas condiciones, lo que se dirigió posible Porque los datos de temperatura, dióxido de carbono y humedad se registraron a bordo de la ISS y se replicaron en los laboratorios del Centro Espacial Kennedy con un retraso de 24 a 48 horas. Anticancerígeno y antioxidante
La lechuga cultivada en el espacio se dirigió idéntico en composición a los controles cultivados en la Tierra, excepto que en ciertos (Sin embargo no en todos) los ensayos, el tejido vegetal cultivado en el espacio tendió a ser más rico en elementos De exactamente la misma forma que potasio, sodio, fósforo, azufre y zinc, Así De La misma manera que en fenólicos, moléculas con actividad antiviral, anticancerígena y antiinflamatoria comprobada. La lechuga cultivada en el espacio y en la Tierra De la misma forma tenía niveles similares de antocianina y otros antioxidantes, que pueden defender a las células del daño causado por los radicales libres y reactivos de oxígeno. Los estudiosos De la misma forma examinaron las comunidades microbianas que crecen en las plantas. Las plantas típicas cultivadas en la Tierra albergan un grupo diverso de microbios. Estos pueden sumar invitados especializados y beneficiosos llamados comensales (que no perjudican ni benefician a su anfitrión), o asociados fortuitos. Gracias a que esto puede afectar la salud de las plantas y su idoneidad De La misma manera que alimento, los estudiosos utilizaron la tecnología de secuenciación de ADN de cercana generación para caracterizar las comunidades de hongos y bacterias que crecen en la lechuga. Identificaron los 15 géneros microbianos más numerosos en las hojas y 20 en las raíces, y descubrieron que la diversidad y Asimismo identidad de estos microbios era idéntico para la lechuga cultivada en el espacio y en la Tierra. Esta similitud fue sorprendente, dadas las condiciones únicas en la ISS: los científicos esperaban que favorecieran el desarrollo de comunidades microbianas distintas. Sin bacterias peligrosas
Los autores resaltan que ninguno de los géneros de bacterias detectados causa enfermedades en humanos. Pruebas adicionales confirmaron que las hojas jamás portaron ninguna bacteria arriesgada que se sabe que ocasionalmente contamina los cultivos, De exactamente la misma forma que E. coli, Salmonella y S. aureus, Mientras que que el número de esporas de hongos y moho en ellas Además estaba en el rango normal para el consumo humano. Los autores concluyen que la lechuga cultivada en el espacio es segura para comer. Estos resultados alentadores abren la puerta a experimentos con otros cultivos nutritivos y sabrosos a bordo de la estación espacial, para ayudar a impulsar a los astronautas cara el espacio. «Experimentos futuros estudiarán otros géneros de cultivos frondosos Así De exactamente la misma manera que pequeñas frutas Asimismo que el pimiento y los tomates, para ayudar a proporcionar productos frescos suplementarios para la dieta de los astronautas», Gioia Massa, coautora del estudio y científica del proyecto en el Centro Espacial Kennedy.